Show

El Plan de la Mariposa vuela por Montevideo

Cinco hermanos argentinos forman una banda que crece

El Plan de la Mariposa
"El riesgo", de El Plan de la Mariposa

Hay algo muy uruguayo en el mestizaje que define al rock de El Plan de la Mariposa, y sin embargo, es la primera vez que esta banda argentina cruza el río para tocar aquí, ante un público que los empieza a conocer. Con base en cinco hermanos de Necochea que bien podrían ser de los países nórdicos (pieles blanquísimas, cabellos rubios, cuerpos huesudos), esta banda empezó a editar discos a comienzos de esta década, y desde entonces ha ido ascendiendo círculos en el circuito de salas de Buenos Aires, hasta agotar espacios como el Teatro Vorterix e integrarse en la grilla de festivales.

Su trabajo Devorando intensidad, que es del año pasado, parece ser la madurez de un grupo que se define como de “rock libre”, para evitar las etiquetas y así poder mezclar a piacere cualquier influencia musical.

En eso y en la presencia de candombe que es permanente en su discografía (tiene cuatro discos de estudio y uno en vivo), la banda tiene un dejo uruguayo que la acerca más a Cuatro Pesos de Propina y por momentos a La Chancha o La Vela Puerca, y no tanto a las bandas argentinas que se han hecho escuchar aquí en los últimos años, como el caso de Los Espíritus, por supuesto Él Mató, Indios o Francisca y los Exploradores.

“La Vela nos encanta mucho; de hecho, en el disco 'Danza de Antalgia' (que además fue mezclado por el uruguayo Julio Berta) el Enano y el Cebolla cantaron los dos. Estamos muy conectados con la música uruguaya”, dice el cantante Sebastián Andersen a El País, en charla telefónica desde Valizas y en el medio de una gira que tuvo al grupo por Punta del Este, José Ignacio, La Pedrera, Aguas Dulces y La Barra, y que ahora los trae a Montevideo. Esta noche, la troupe argentina será la invitada de Edú “Pitufo” Lombardo y Senda 7 en un show compartido en el patio del Museo del Carnaval (Rambla y Maciel), para el que hay entradas anticipadas en Abitab. Y mañana tocará en Solitario Juan (José Enrique Rodó 1830).

“La idea es que sea una primera venida para después empezar a venir más seguido”, dice Andersen, y asegura que el mayor logro de El Plan de la Mariposa es seguir encontrando un lugar donde tocar, donde mostrar la música. Y no importa si es en el Lollapalooza o si es abriendo un show de Manu Chao, como les ha tocado: lo importante es sacar las canciones para afuera y que le lleguen al público.

“A nosotros nos gusta mucho tocar. El logro tiene que ver con salir de gira, viajar, conocer nuevas maneras de vivir que te hacen pensar en tu propia manera de vivir. Eso nos alucina mucho y estamos muy agradecidos de poder hacerlo”, asegura el cantante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)