SONIDOS QUE ANDAN EN LA VUELTA

En "Pick Me Up Off The Floor", Norah Jones presenta un álbum repleto de intimidad

Norah Jones publicó "Pick Me Up Off The Floor", su séptimo disco, donde construye un constante diálogo entre la tristeza y la búsqueda de esperanza. Incluye una colaboración con Jeff Tweedy.

Norah Jones
Norah Jones, una cantante siempre renovada. Foto: Difusión.

Siempre es bueno es reencontrarse con la voz de Norah Jones. En tiempos oscuros donde reina incertidumbre, su voz cálida y llena de matices siempre le brinda un poco de calma a cualquiera que se tome un momento para escuchar sus discos. Y Pick Me Up Off the Floor, su séptimo trabajo, es un buen ejemplo de este efecto.

Unas insistentes notas de violonchelo, un piano que imita la melodía de la voz y unos sutiles arreglos cuerdas —que visten de numerosos colores a la composición— dan la bienvenida a “How I Weep”, la puerta de entrada al disco. En esta canción, no se necesita percusión porque el violonchelo de Paul Wiancko es el corazón del tema. Enseguida irrumpe la voz de Jones, que sobrevuela los instrumentos para cantar sobre el dolor de una pérdida. “Bailo, canto y me río / Y me río y me río, / Pero por dentro lloro una pérdida / Que es tan profunda que se endurece y se convierte en una piedra”.

Sobre esa frase se construye el resto del disco. Pick Me Up Off the Floor presenta 11 canciones en las que la artista presenta un constante diálogo entre la tristeza y la búsqueda de esperanza. Como siempre, Jones se acompañada de letras empáticas que interpreta con esa voz apasionada que, como se dijo al principio, logra encontrar calma entre tanto dolor.

En el disco hay espacio para el miedo existencial, la búsqueda de esperanza entre tanta oscuridad y el dolor de la angustia. Lo interesante es que en cada canción, Jones y sus músicos acompañantes saben cómo traducir cada sensación hacia el terreno musical. Hay minimalismo, hay oscuridad, hay suspenso y hasta luz en cada acorde de piano de la artista y en los arreglos de cuerda o pedal steel.

Se podría decir que “It Hurts To Be Alone” es el alma del disco, ya que representa muy bien un estado de ánimo cambiante. Lo que comienza con la frase: “Nunca me duele estar sola”, rápidamente pasa a un pedido de ayuda: “¿Podrías hacerme desaparecer una o dos veces por año? / Me duele estar sola”.

En “Heartbroken, Day After”, Jones se acompaña acordes menores de piano y de un sutil para retomar el despecho que definía a “How I Weep”.“Con el corazón roto, un día después, parece el mundo se está desvaneciendo”, canta. Sin embargo, la estadounidense encuentra esperanza para salir de la penumbra. “Hey, todo va a estar bien / Te prometo que encontraremos nuestro camino”. Sobre el final, Jones repite esta frase para que quede clara en la cabeza del oyente.

Lo mejor llega con “I’m Alive”, compuesta junto a Jeff Tweedy de Wilco, que presenta una especie de postal sobre la vida política de Estados Unidos. “Él grita, grita, / Las cabezas le hacen reverencia a la televisión, / Muerden el anzuelo / Y reflejan oleadas de odio”.

Pick Me Off the Floor es un disco que dialoga constantemente entre la tristeza y la esperanza, pero, como en todas las obras de Jones, luego de que termina el álbum el oyente se queda con la sensación de que la luz le terminó ganando a la oscuridad. Nada mejor para estos tiempos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados