MÚSICA

Una pianista que estrena su ciudadanía ilustre

Raquel Boldorini, hoy, en el Auditorio Nelly Goitiño.

Hace poco más un mes la pianista uruguaya Raquel Boldorini fue declarada Ciudadana Ilustre de Montevideo por el intendente Daniel Martínez. Se trató de un reconocimiento de la ciudad en el Mes de la Mujer a una de sus pianistas más dilectas de las últimas décadas. Ahora Boldorini ofrecerá su primer recital tras ese reconocimiento y será en el ciclo de música de cámara del Sodre, en la Sala Nelly Goitiño hoy, a las 19:30.

La pianista uruguaya, que este año también será la encargada de inaugurar la temporada principal de la Filarmónica de Montevideo con el Concierto para la mano izquierda de Ravel, vuelve al Sodre para ofrecer en recital una de las obras que han sido, a lo largo de su carrera, una de sus cartas de triunfo: la Sonata nº 32 en do menor Op. 111 de Beethoven, la última sonata del compositor y una de sus últimas creaciones para teclado.

Boldorini, una de las últimas representantes de la notable escuela de piano que tuvo este país en la segunda mitad del siglo XX y cuyo nombre es ya leyenda nacional, ha sido una beethoveniana de ley. Está entre las intérpretes nacionales que más veces ha tocado los conciertos de Beethoven en el ámbito local; es la única uruguaya que los hizo integralmente en forma de ciclo en Montevideo y ha tenido en las últimas sonatas su trilogía de destaque.

Pero Beethoven no será el único plato fuerte del programa. El recital también incluye las Sonatas del Padre Soler, la Fantasía IK 397 de Mozart, una serie de Preludios de Debussy —otro de los compositores fetiches de la pianista uruguaya— y un corpus de tres Mazurkas de Chopin, la nº 4 del Opus 33, y las nº 1 y nº 2 del Opus 63.

Raquel Boldorini, declarada ciudadana ilustre y también una pianista en plena madurez, vuelve al escenario del Sodre con lo mejor de su esencia como recitalista. Las entradas para su presentación se venden en boleterías del Auditorio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados