MÚSICA

Phil Collins: "Me tomo con calma el regreso"

El ex Genesis habló de sus planes de volver a hacer música

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El artista se encuentra en un período de descanso. Foto: EFE

Phil Collins dejó la música en 2011, entre otras causas, para estar cerca de sus hijos pequeños, su prioridad aún a día de hoy. La música aún está en plano secundario y se lo toma "con calma". De momento lo único que ha hecho ha sido la reedición de sus discos Face value y Both sides, su "favorito".

"Cuando anuncié mi vuelta (el año pasado), solo dije que escribiría nuevas canciones, lo que se deformó en que haría un nuevo álbum. Lo cierto es que aún no he escrito nada. Mi intención es volver a casa, no hacer nada durante un tiempo, sentarme entonces en el estudio y ver qué sucede. Ahora solo tengo un par de ideas", dijo en una entrevista con EFE.

Persistentes problemas médicos fruto de tres décadas tocando la batería (pérdida de capacidad auditiva, una vértebra dislocada y daños nerviosos) llevaron a este británico, poseedor de 7 premios Grammy y un Oscar, a abandonar su carrera hace cinco años.

A ello se sumó cierto hastío de algunas dinámicas de la industria musical: "aunque hay muchas más cosas por las que le estoy agradecido", precisa. En tercer lugar, pero no menos importante, "porque quería criar a mis hijos pequeños".

Su tercera esposa, Orianne Cevey, se los llevó a Miami después de dejar la relación y esto obligaba a Collins a viajar a menudo.

Lo que sucedió es que la inactividad y todos los acontecimientos personales le sumieron en un "período de oscuridad" en el que se pasaba las horas viendo la televisión y bebiendo demasiado alcohol. Eso lo cortó en 2012.

A principios de 2015, Cevey quedó paralizada y Collins decidió mudarse permanentemente a Miami para estar cerca de su familia. Él mismo confirmó que todo aquello "fue un tiempo difícil, pero es pasado" y que ahora viven "otra vez todos juntos".

En el impasse de estos acontecimientos, le propusieron involucrarse en la reedición de su catálogo, especialmente en el abundante material adicional que lo acompaña (la remasterización recayó más bien en Nick Davis).

"Lo mejor de estas canciones es que no han envejecido, suenan tan bien como cuando las grabamos", presume su autor, que dice que le animó el que otros artistas le citen como una influencia: "Pensé que sería interesante que quienes leyeran eso pudieran escuchar de qué se estaba hablando", añade.

Face value sobresale por contener temas icónicos como "In the air tonight", con su imprescindible solo de batería. "Me parece fantástica. No creo que pudiera mejorarlo", apunta. Fue además el primer disco en solitario de su carrera, cuando se tomó una pausa de Genesis.

Eso sí, la relación con los ex miembros del grupo es estupenda. "Sus números están en mi agenda. El día de mi cumpleaños estuve hablando con Tony (Banks) y Mike (Rutherford)", asegura Collins, que hizo una gira con ellos por última vez en 2007. Fue entonces cuando se dislocó algunas vértebras del cuello, lo que hizo que dejara de tocar la batería. "Quizás debería empezar a practicar para ver qué sucede", comenta.

Las ventas de sus discos superan los 100 millones en todo el mundo, pero es tan alabado como discutido: "Lo más importante para mí es que a la gente normal le gusta lo que hago", dice al respecto el músico, que asegura no haberse enterado de la humorística campaña que se inició en para impedir que volviera a la música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)