MÚSICA

Perotá Chingó, el dúo que busca la mutación constante, se presenta hoy en la Sala del Museo

A las 21.00, el dúo argentino Perotá Chingó presentará su último disco, "Muta", en el patio de la Sala del Museo; antes del show, Lola Aguirre y Julia Ortiz hablaron con El País

Perotá Chingó. Foto: Camila Berrio.
Perotá Chingó. Foto: Camila Berrio.

Ya pasaron casi nueve años desde que el video de “Ríe chinito”, que las argentinas Lola Aguirre y Julia Ortiz protagonizaron una tarde de verano en el Cabo Polonio, se publicó en YouTube. Ese “dúo cósmico, analgésico y muy pero muy lindo”, según definía la descripción del video filmado por un amigo de ambas (y que ya acumula más de 24 millones de reproducciones en la plataforma), terminó marcando el camino de inicio de Perotá Chingó, un proyecto que ya lleva tres discos editados y numerosos conciertos ofrecidos a través de escenarios de toda Latinoamérica y España.

Ahora, con Mutar (editado de forma independiente a finales del año pasado), el dúo se dedicó a expandir el sonido relajado y acústico que definió sus primeros trabajos y le agregaron beats electrónicos y loops. “Fue una combinación de ganas y de gustos”, le dice Aguirre a El País previo al show que el dúo argentino ofrecerá esta noche en la Sala del Museo (entradas en Abitab). “Juli trae toda la parte de sonidos más electrónicas, y yo, Lola, quizás vengo de una cosa de raíz, más clásica. En este disco partimos de las ganas de fusionar las dos partes”.

La primera muestra de esta mutación pudo descubrirse en “Toca”, el primer adelanto del disco, que fue publicado en junio del año pasado. Bajo la producción de Juan Campodónico, la raíz folclórica (a cargo del pulso percutivo y el uso del ronroco) se entrelaza con programaciones a cargo de Pablo Bonilla y Chancha Vía Circuito.

Las siete canciones restantes de Muta se centran en el diálogo constante entre tradiciones musicales. En “Flor de vida” los beats de Campodónico se van intercalando con una percusión con tintes candomberos y brasileños. Sobre esta base, Aguirre y Ortiz ofrecen un fraseo rapeado. También hay espacio para el tango electrónico en “Aurora”, con un sonido que recuerda a Bajofondo.

Los interesados en la primera época del dúo van a encontrar algunas reminiscencias a Perotá Chingó (2014) en la hermosa “Oh Mamãe”, una canción acústica cantada en portugués. Por ese camino también va “Coral”, que cierra el disco, y que presenta a Aguirre y Ortiz en una canción con ambientes de ritual. “Esa fue, justamente, la canción que compusimos el último día de la grabación del disco”, comenta Aguirre. “La idea que fuese un reflejo de todo lo que habíamos vivido en las etapas de grabación y representara la última etapa del disco, que es la muerte”.

Ortiz explica que la temática de Muta está centrada en las cuatro etapas de la vida: el nacimiento y la niñez, la juventud, la madurez y finalmente la muerte. La primera evidencia de esta idea está en una frase de la ya nombrada “Toca”, que abre el disco:“Ser, elegir y encarnar quiénes queremos ser”. La cantante explica que esa frase funciona como el “lema del disco” y representa el nacimiento. “Toca al cuerpo ser cuerpo, / Toca tocarse, / Toca sudor, toca quemarse”, la frase que se escucha en el estribillo, aporta, según Aguirre, “un regreso a lo físico en una era tan virtual como la que estamos viviendo ahora”.

Sin embargo, Ortiz y Aguirre aseguran que no buscan que la recepción del disco se centre únicamente en las cuatro etapas vitales que se mencionaron anteriormente. “Las interpretaciones son infinitas”, dice Ortiz. “Y esa es la gracia de las canciones: que cada uno lo tome para el lugar donde más le sirva; ahí es donde se termina de concretar la obra”. Así, el concepto de la mutación vuelve a tener el protagonismo.

Esta noche, presentarán esas canciones para el público uruguayo. “Los shows de Perotá son como rituales", define Aguirre. "Se mueve mucha energía y va más allá de la música que estamos llevando. Estamos en una formación bastante más bailable y más festiva de lo que acostumbraba ser el grupo. También va a ser un poco una sorpresa siempre porque la energía del público uruguayo va a creciendo: Al principio era super tranquilo y silencioso, pero ahora nos vamos encontrando con un público como mucho más activo. Es una incógnita lo que nos vamos a encontrar", concluye..

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados