JUANCHI BALEIRÓN

"Los Pericos siempre fuimos un equipo"

El cantante de Pericos habla de su nuevo disco y su show en Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juanchi Baleirón. Foto: Difusión

Tienen 30 años de carrera y eso es un montón. Y aunque Los Pericos han pasado por etapas de crisis (como cuando se fue su frontman, Bahiano, en 2004), han sostenido un éxito que se remonta a aquel "El ritual de la banana" que es de 1987. La segunda etapa de la banda tiene a Baleirón como cantante de un sexteto que, con disco nuevo, Soundamerica, vuelve a Uruguay este viernes 21 para presentarse en La Trastienda.

No hay duda que la banda está en un buen momento y que, en un raro ejemplo de resiliencia, han dejado bien atrás esos cambios forzados en su integración. Actualmente la banda está integrada por Diego "Chapa" Blanco, Gaston "Moreira" Goncalvez, Marcelo Blanco, Ariel "Topo" Raiman y Guillermo "Willy" Valentinis. En 2013, falleció su saxofonista histórico, Horacio Avendaño.

Soundamerica los encuentra renovados pero sin abandonar el clásico sonido reggae que nacionalizaron en Argentina, uno de los países más amables con el ritmo jamaiquino. Aunque el disco tiende inevitablemente para ese lado (o al dub, como en "El último"), la banda amplía, como también es su costumbre, a muchos otros géneros incluyendo un disco con toques de candombe en "Todos lo hacen" o el pop-rock ("Icono Gurú"). Esa amplitud ha estado en toda su carrera desde aquel proto-reggaeton de "Parate y mirá", incluido en Pampas reggae, uno de los grandes discos del rock argentino.

Su popularidad mantiene alcance continental y están preparando la grabación de un disco en vivo en México. En todo este tiempo no han parado de tocar en todo el continente y algo de esa experiencia está claro en el arte y las letras de Soundamerica.

Baleirón además ha desarrollado una carrera como productor incluyendo exitazos como 27 de Ciro y los Persas, Sigue tu camino de Auténticos decadentes) y Por lo menos hoy de No Te Va Gustar. De todo eso Baleirón habló con El País.

—¡Qué buen título que es Soundamerica! ¿Define el sonido Pericos?

—Sí pero el concepto es más integral y está más referido a este tiempo en el que estuvimos viajando mucho y tocando por todos lados. No es un recorrido antropológico sino que es subirte a la combi, ir al aeropuerto, llegar a una ciudad, ir al hotel y al lugar en que tocás y ver muros que son comunes en todos lados. Es una visión de lo que es América para nosotros. Por eso, ese muro pintado con stencil que está en la tapa.

—Hablás de la vida de gira. Hace mucho que lo hacés...

—Sí, son muchos años girando pero, qué se yo, ya es como respirar y no te das cuenta. Es duro estar lejos de casa y de tus hijos pero es la vida que hemos tenido de siempre. ¡Treinta años de eso!

—¿Y cómo es la convivencia entre los Pericos?

—Bastante buena para 30 años. ¿Cuántas bandas aguantan tanto? Y encima con la cantidad de actuaciones que tenemos. La convivencia tiene altos y bajos pero hemos aprendido a vivir con eso.

Soundamerica es una combinación de muchos ritmos y hasta hay un disco-candombe en "Todos lo hacen", pero siempre vuelven al reggae. ¿Qué encuentran ahí?

—No es que lo busquemos, es que siempre terminamos ahí en el reggae nuestro que no es el reggae purista. Nunca hemos buscado eso. El reggae es el lugar de confort, donde se puede brillar más pero desde ahí tomamos riesgos como, por ejemplo, hacer cosas más bailables. Una cosa que me gusta es que mucha gente se copa con los temas más tristones y oscuros, que es una faceta aparte nuestra. "Anónimos" y "El último" de este disco, han gustado mucho.

—Uno diría que vos sos el líder y principal compositor de la banda pero la realidad es más democrática.

—Es todo colectivo. Trabajamos desde cero en una sala de ensayo y empezamos a zapar y generar música desde pequeñas células (un riff, una melodía, un ritmo), nos subimos todos a eso y de ahí empezamos a construir. Y de ahí salen "protocanciones" que en este caso fueron 50 desde donde llegamos a las 13 que tiene el disco. Fue una selección natural, darwiniana. Los Pericos siempre fuimos un equipo y la composición y la letra las firmamos los seis.

Soundamerica, aunque tiene una baladita bien de ustedes como "Simple atracción", es bastante distinto a Pura vida, su anterior disco, que estaba muy bien.

Siete fue el primer disco de la etapa nueva (tras la salida de Bahiano) y es un disco de dientes apretados, onda vamos a hacer rock pero era solo una actitud porque ahí había canciones que están buenas. Pero ese disco estaba destinado a ser un disco de transición y el tiempo le va a dar la razón. Después que pasó la tormenta, nos relajamos y dijimos vamos a ser un poco más fresquitos como antes y ahí salieron cosas como "lindo día para estar armando", ese tipo de historias. Después hicimos Pericos and friends y produjimos nuestras canciones con invitados y con mi voz. Y ahí sí ya sentimos que no teníamos que andar corriendo con los dientes apretados, ni fresquitos como antes y salió solo y, otra vez darwininiamente, ganaron los más fuertes y sobrevivimos a los cambios. Así que este para mi es como un primer disco, una nueva etapa.

—¿Sentiste que fue más fácil de lo que pensabas esta nueva etapa?

—No sabíamos. Salimos rápido para adelante, tomando la crisis como una oportunidad y con un grado de inconsciencia saludable.

—El otro día escribí que para resumir el reggae hay que escuchar a Bob Marley, "Master Blaster" de Stevie Wonder y Pampas reggae de Pericos. ¿Se me fue la moto?

—¡Qué buen piropo! Gracias. Está buenísimo que se aprecie lo que es nuestra forma de hacer reggae. Si nos medimos con el reggae roots no estamos en los primeros puestos por eso salimos con el reggae nuestro. Como todo género, lo puro es de los que lo generaron y después cada uno tiene que meterle algo para que avance.

—Ustedes habrán estado con la familia Marley o con otros ídolos del reggae, pero a mi me da curiosidad cómo fue la filmación de El profesor punk con Jorge Porcel.

—Eso fue muy divertido. Los que hacían de estudiantes eran toda gente que después trascendió. Eran hijos o parientes de famosos: Marisa Andino, Diego Torres, el hijo de Minguito, el hijo de García Grau y después estaban Codevilla, Lupiz, Fanego, Beatriz Salomón. Aparecíamos en dos escenas a prepo cantando en un campamento y después en una fiesta. Y nunca vimos a Porcel pero nos divertimos mucho y conocimos un montón de gente copada.

—¿Cómo recordás la experiencia de producir Por lo menos hoy de No te Va Gustar?

—Sensacional. De los discos que hice fue el más intenso en cuanto a trabajo porque ellos son muy intensos. Emiliano (Brancciari) es un toro concentrado. Tiene todo en la cabeza. Cantó todas las canciones de un saque en una tarde. Y estaba todo el día encima mío, aportando ideas. Me encantó la dinámica de ellos, cómo dividen las tareas.

—¿Encontrás una influencia de Pericos en ellos?

—De alguna manera sí, y ellos mismos han dicho que han escuchado mucho Pericos. Hay cosas que están a la vista, sí, pero ellos tienen un ADN fuertísimo.

—¿Cómo explicás la fascinación argentina por el reggae?

—No sé cómo explicarlo. Querer entender el reggae en Argentina es como querer entender a un porteño. Olvidate.

Pampas Reggae - 1994.

Un gran disco que incluye "Mucha experiencia", "Parate y mira", "Runaway", "Su galán", "Home Sweet Home" y "Torito", una colección de canciones que aún no hay quien le pueda ganar. Hay que volver a escucharlo.

Pura vida - 2008.

La popularidad de los discos con Bahiano fue tan grande que hay quienes tienden a dejar pasar la etapa con Baleirón al frente. Este es un muy buen disco, lleno de buena onda y buenos deseos como "Lindo día".

Soundamerica - 2016.

Le llevó un tiempo (y un disco que repasaba su carrera con invitados, Pericos and friends) hacer un nuevo disco pero la espera valió la pena. Hay invitados como la mexicana Carla Morrison y el rapero argentino, Emanero.

LOS PERICOS VUELVEN A UNA CIUDAD QUE SIEMPRE LOS CONVOCA.

Largo vínculo con los fanáticos locales

Los Pericos son viejos conocidos de Uruguay, una plaza donde el reggae es minoritario pero donde siempre han sido recibidos con cariño. La última vez que estuvieron, si los cálculos no fallan, fue en 2014 en un evento de Zonamérica, pero han sido visitantes frecuentes en la capital y el interior.

Ahora vuelven con nuevo disco que no está nada mal y con muchas ganas de tocar sus éxitos, esos que la hinchada local corea a conciencia."Estamos haciendo un repaso de los 30 años de carrera", avisa Juanchi Baleirón, lo que asegura una seguidilla de hits. También incluirán temas nuevos en un set que estará en la base de su nuevo album.

"Estamos preparando un disco en vivo que vamos a grabar en México en junio", dice Baleirón. "Va a ser con un set especial y una escenografía especial, todo armado como si fuera una ciudad y con invitados muy grossos. Y en Montevideo seguramente tocaremos un par de cosas nuevas".

El show de este viernes 21 está programado para las 21.00 y las entradas, que salen 960 y 1.260 pesos, se compran a través de la Red UTS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados