Crítica

Paulinho Moska y una reunión rockera, política y familiar con Montevideo

El brasileño tocó este martes en el Auditorio del Sodre, y la situación social de su país se hizo sentir

Paulinho Moska en Montevideo. Foto: EFE/Ana Paula Chain
Paulinho Moska en Montevideo. Foto: EFE/Ana Paula Chain

Paulinho Moska mezcló extravagancia con austeridad el martes, en el Auditorio del Sodre, en un concierto atravesado por lo emocional y lo fuerte de un discurso que abogó por la paz, la democracia y el respeto ante la diversidad y las minorías.

La austeridad estuvo en los pocos recursos. A Moska lo acompañaron cuatro músicos y una puesta en escena sencilla, un solo invitado —dos, Pedro Dalton y Marcelo Fernández con su “Sangre de Arachania”—, y un bloque en el que prefirió estar solo con su guitarra.

El show fue más rockero que de costumbre, con una pata bien plantada en el disco Beleza e Medo, y permitió apreciar la potencia y el rango vocal de Moska, un cantante que se nos volvió familiar con un modo más bien minimalista, cálido.

Paulinho Moska en Montevideo. Foto: EFE/Ana Paula Chain
Paulinho Moska en Montevideo. Foto: EFE/Ana Paula Chain

Lo guerrero y hasta agresivo le quedan bien, y sus músicos (el tecladista demostró gran versatilidad y técnica) supieron cómo acompañarlo, cómo ser partícipes de una especie de fiesta familiar, en la que la relación del brasileño con Montevideo estuvo todo el tiempo recalcada. Eso y un temor colectivo por Brasil, que también se compartió —y se intentó espantar— en familia, y con canciones.

FICHA

Paulinho Moska [***]

Apertura: Diego González. Invitados: Pedro Dalton y Marcelo Fernández. Dónde: sala principal del Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: Martes 9 de octubre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)