ENTREVISTA

Paulinho Moska estrena "Zoombido", y habló con El País: "En Brasil hay un doble infierno"

Este jueves a las 21.30, Paulinho Moska estrenará "Zoombido", que presentará entrevistas a 13 músicos uruguayos, en la pantalla de TNU. Antes, habló con El País

Paulinho Moska. Foto: Jorge Bispo | Difusión
Paulinho Moska en Montevideo. Foto: EFE/Ana Paula Chain

"Zoombido es un programa para crear una estética, una ética y una obra en sí misma”, dice el músico brasileño Paulinho Moska al momento de definir el ciclo que estrenará hoy, a las 21.30, en la pantalla de TNU. A través de una serie de entrevistas a 13 músicos uruguayos de distintos géneros y generaciones —de Raúl Castro a Ana Prada, y de Alfonsina a Roberto Musso—, se propuso adentrarse en los secretos que definen los procesos de creación artística. “Componer es una aventura muy loca, pero cuando le pregunto a los entrevistados por qué hacen música o qué es la música, nadie sabe contestar”.

Con la dirección de Pablo Casacuberta (ver recuadro) y acompañado de un equipo de uruguayos, Moska llegó a Montevideo en 2016 para tratar de develar el misterio. Esta temporada forma parte de un proyecto que comenzó en 2006, cuando Zoombido, se estrenó en Canal Brasil. Mientras el cantante de “Pensando em você” se sumergía en la creatividad de sus entrevistados, también le daba espacio a los músicos para presentar sus canciones y hacer duetos.

Todo se podrá ver a partir de hoy a través de la pantalla de TNU. Tras el estreno, el programa se emitirá de lunes a viernes. Antes de la llega de Zoombido  a la televisión local, Moska habló con El País.

—Como muestra la fotografía de esta entrevista, te hiciste un tatuaje del Palacio Salvo en tu brazo. ¿Cómo surgió?

—El tatuaje parte de un proyecto que hice con Pablo Casacuberta y que no se editó todavía. Se llama Tu casa es mi casa, y fuimos por toda Latinoamérica para entrevistar científicos. A partir de sus ideas, yo tenía tres días para componer una canción junto a un artista local y luego hacerme un tatuaje a partir de un icono visual de esta idea. Tengo otros 11 tatuajes hechos en cada país que visitamos. En Uruguay hablamos con la bióloga Bettina Tassino sobre el ciclo circadiano, que presenta cómo, cuando el sol se va, nuestro cuerpo produce melatonina y nos ayuda a descansar. Alfredo Ghierra fue el artista visual invitado para definir el tatuaje y juntos decidimos que el Palacio Salvo era un icono del Uruguay. Me tatué el Palacio con la noche de un lado y el día del otro para representar el ciclo.

—Hoy se estrena Zoombido, que se sumerge en los métodos de la composición y la inspiración. ¿Cómo podrías definir el concepto del programa?

—Es una serie que creé con Pablo Casacuberta hace 15 años luego de preguntarme por qué hacía canciones y cómo empecé. No existe una escuela de canción popular que enseñe a ser cantautor. Componer es una aventura muy loca que algunos decidimos hacer, y cuando pregunto a los entrevistados por qué hacen música o qué es la música nadie sabe contestar. En el programa privilegio la poesía y en el final hacemos un dueto. También fotografío a los invitados a través de azulejos de vidrio para representar la trascendencia energética cuando cantamos. Para entenderlo, tienen que ver más de un programa. Por lo menos hasta la mitad de la temporada.

—¿Qué has descubierto durante las entrevistas con músicos uruguayos?

—Una cosa que me llamó la atención es que en Brasil es muy simple tener una diversidad musical porque es un país enorme, pero Uruguay, que es un país pequeño, sin embargo tiene una gran diversidad que se ve en Zoombido. Va desde Raúl Castro, que canta desde las calles, y llega hasta Roberto Musso y Emiliano Brancciari con su rock. Están Pedro Dalton y Mandrake Wolf, que son unos personajes increíbles. También están Ana Prada, Alfonsina, Malena Muyala y Samantha Navarro, que son muy especiales y muy sensibles.

En esta temporada de Zoombido también se grabó "Caminando distraído", una canción en la que participan todos los invitados. ¿Cómo surgió?

—Cada temporada de Zoombido yo regalaba un nombre. Con eso se componía una canción. Yo empezaba con una frase y le pedí a cada invitado que compusiera una frase siguiendo la mía junto con con dos acordes. Es como un juego. Cantaba lo que había escrito y les preguntaba: "¿Qué piensas que puede entrar ahí?". En 15 minutos hacían sus frases e iban grabando. Luego sumamos todo y al final fue la canción de apertura.

—Tu último disco, Beleza e medo, estaba inspirado en la situación social y política de Brasil. ¿Estás componiendo de nuevo sobre esta temática?

—(Hace una pausa) No hay palabras para definir el absurdo que estamos viviendo en Brasil. La sensación es de secuestro. Fuimos secuestrados por bandidos y por una gente estúpida, malhumorada y maleducada que está destruyendo completamente todas las conquistas sociales. Acá estamos viviendo un doble infierno: estamos todos aislados, y por la tele e internet vemos una película de terror. La gente que Bolsonaro contacta para sus ministerios y secretarías parecen ser lo opuesto de lo que se necesita: tenemos a una evangélica loca en los derechos humanos que no defienden a los gays, a los negros ni a los pobres; tenemos un ministro de Medio Ambiente que está destruyendo la Amazonas; y en la cultura tuvimos a cinco personas que presentaban un teatro del absurdo. Yo estoy en una casa con mi mujer y mi hijo de 9 años. Trato de cocinar todos los días, y de ayudar a mi mujer con la limpieza y a mi hijo con la escuela, pero la verdad es que no estoy inspirado. Hay una tristeza y una desesperación muy grande que no deja escribir.

¿Cómo se está llevando la situación del coronavirus?

—En Brasil ya murieron 50 mil personas y hay un millón de casos. No es una gripecita, como dice Bolsonaro. Esta semana llegaron estudios diciendo que quien fue infectado, a tres meses ya no tiene anticuerpos, así que puede infectarse de nuevo. Hay mucha oscuridad y no hay acciones. Bolsonaro siempre niega el COVID y todo el tiempo estimula a la gente para que salga a las calles. Es un bandido terrible. Estamos siendo gobernados por un monstruo que solo se compara con Hitler y Mussolini. Es un tipo loco que no respeta a las minorías y para él está bueno que esté muriendo gente. Nunca se lamenta, nunca manda mensajes de condolencia, ni demuestra tristeza. Él pasa por arriba y la verdad es que solo se está protegiendo a él y a sus tres hijos. Es una mafia y todo el gobierno está pensado para protegerse de las acusaciones. No hacen nada, solo corrupción.

¿Qué esperás que el público de Zoombido descubra en cada episodio? 

—Esta es una serie que evidencia que el proceso creativo interno de cada artista es más importante que los resultados. Cuando más curiosidad tengas envuelta a tu cotidianidad, mejor será tu vida. Hay mucha gente que tiene éxito, plata, propiedades y una "vida perfecta", pero no son felices. Felices son las personas que hacen lo buscan y se van tornando maestros de sí mismos. Creo que Zoombido enseña que todos nosotros somos artistas y que vivir es un arte en sí mismo. El público debe comprender que el arte no fue hecho para estar en el museo o en las cajas de sonido, sino que tiene que estar dentro de nosotros. El sentido del arte es la creatividad, y ese es un poder que todos tenemos, pero tenemos que estimularlo. El estímulo viene de la curiosidad, y si no se es curioso, no se va a crear. De eso trata Zoombido.

zoombido

Pablo Casacuberta: "La serie homenajea el vínculo de Paulinho con Uruguay"

“El programa empezó siendo una exploración de los procesos creativos de músicos brasileños”, define el uruguayo Pablo Casacuberta, el director de Zoombido. El ciclo de entrevistas se estrenó en 2006 en Canal Brasil y, a lo largo de 11 temporadas, presentó 276 emisiones de media hora. El programa (con un equipo formado por nueve uruguayos) se filmó en el estudio de Gilberto Gil (ubicado en Río de Janeiro) y por allí pasaron artistas como Milton Nascimento, Zé Ramalho, Nando Reis, Hebert Vianna, Dani Black y el propio Gil.

Durante cada emisión, hay espacio para una charla sobre los procesos creativos de cada artista, y el invitado se toma unos minutos para interpretar dos canciones de su repertorio. Finalmente, Moska y el invitado graban un dueto. Varias de las secciones musicales del programa están disponibles en Spotify, en formato de EP. “Era una trabajo muy disfrutable”, dice Casacuberta. “Una mezcla de trabajo y de vacaciones”.

Cuando se estaba por terminar el ciclo, Moska y Casacuberta le propusieron al canal filmar una temporada en Montevideo. “Fue una celebración del carácter semiuruguayo de uno de los programas más extensos de revisión de la música brasileña”.

Así, entre abril y mayo de 2016, el equipo filmó 13 episodios de Zoombido en el Palacio Salvo. La lista de invitados, que buscaba presentar la diversidad musical uruguaya, está formada por: Sebastián Teysera, Roberto Musso, Alfonsina, Martín Buscaglia, Franny Glass, Samantha Navarro, Pedro Dalton, Malena Muyala, Emiliano Brancciari, Mandrake Wolf, Raúl Castro, Ana Prada y Daniel Drexler.

“La serie homenajea el vínculo que Paulinho tiene desde siempre con Uruguay”, dice Casacuberta, quien agrega que una gran parte de la curaduría de los invitados estuvo a cargo del brasileño. “Este es el reflejo de un interés que viene de muchos años”. “Lo que van a ver en el programa es el origen de una amistad entre Moska y el invitado”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados