ANTEL ARENA

¿Qué pasa con el sonido del Antel Arena? El gerente de Antel y varios sonidistas analizaron el tema

Desde el Antel Arena se asegura que el sonido es "óptimo" y apuntaron a los sonidistas por el manejo de los equipos

Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.
Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.

Desde su inauguración en noviembre del año pasado, el Antel Arena ha sido saludado por su aporte al paisaje cultural nacional, debatido por su pertinencia y criticado, algunas veces, por su sonido en los recitales. Como ha quedado reflejado en estas páginas, las experiencias han sido de lo más diversas: los shows de Abel Pintos y Tribalistas tuvieron varios problemas de sonido (“Me da tanta vergüenza, lo siento mucho”, había dicho Pintos durante su show allí en diciembre); mientras que otros, como los de Sarah Brightman y Los Olimareños se escucharon sin problemas.

Las malas experiencias se volvieron reclamos en redes sociales. Después del show de Tribalistas en marzo, las propias redes sociales del Antel Arena se llenaron de quejas de los asistentes —que pagaron entre 1900 y 4900 pesos por su entrada—, quienes exigían explicaciones por la mala calidad sonora del concierto. Las culpas iban desde la acústica del lugar al trabajo de los sonidistas.

“Vergüenza debería darles presentar un espectáculo con sonido tan desastroso, acoples, ecos sin sentido, agudos y graves fuera de lugar y hasta un corte total”, escribió una usuaria de Facebook tras el concierto del trío brasileño. “Desde el sector de la puerta 114 se escuchó pésimo, sobre todo al principio. Además del acople y corte groseros, el sonidista no pudo controlar los agudos de los platillos de batería y la voz de Antúnez era difusa”, agregó otro. Desde el Antel Arena no se respondieron a los reclamos.

El País charló con el gerente de Antel, Javier Emicuri, y con siete técnicos del lugar —sonidistas, ingenieros y arquitectos—, cuyo objetivo era despejar dudas sobre la calidad de sonido del lugar, que, según ellos, es de calidad “óptima”.

Consultado sobre las razones por las que no se respondió a los reclamos, Emicuri dijo que “es un tema delicado porque el show es del productor y del artista, y es raro que el recinto salga a responder por ellos”. Para el gerente de Antel, “no les correspondía ejercer ese rol”.

El sonido del Antel Arena

 Según explica Emicuri, “la cuestión del sonido” del Antel Arena pasa por tres dimensiones: edilicia, electroacústica y humana. Para el consultor acústico del Antel Arena, Gonzalo Fernández, “objetivamente” el recinto cuenta con una acústica “óptima”. Y para afirmarlo mostró los resultados de un “ensayo del tiempo de reverberación por método impulsivo” realizado luego de la inauguración del lugar, que muestra que el tiempo de reverberación es de 1,8 segundos, una cifra similar a la del Auditorio del Sodre —1,6 segundos—. “Desde ese punto de vista el lugar no puede ser mejor”, dijo. Los números podrán ser similares a los del Auditorio, pero allí no se ha generado tanta discusión sobre la calidad del sonido.

Para la inauguración hubo algunos desajustes. “Cuando fui sentí que la sala no estaba terminada acústicamente”, dijo Leo Federici, sonidista de No Te Va Gustar, una de las bandas que participó de la inauguración. “Se terminó todo a las apuradas porque debe haber sido un triunfo titánico estrenar ese día”, planteó. Federici, que trabaja con la banda hace 15 años, sintió que al lugar le faltaban “paneles y situaciones absorbentes”. “Fue complicado manejar el audio, que rebotó con frecuencias muy estridentes: lo que reflejó y rebotó eran las frecuencias agudas”, dijo.

Aunque Emicuri no recuerda las fechas exactas, en estos meses se trabajó para evitar rebotes. Se agregaron paneles, cortinas, membranas y superficies absorbentes, que buscaban optimizar la acústica. “El edificio fue mejorando desde su inauguración”, aseguró.

El sonidista de Buitres, Gerardo Hernández, quien trabajó en el festejo de la banda por sus 30 años, explicó que antes del show sintió presión en torno al sonido. “La gente del Antel Arena estaba preocupada porque había comentarios de que el sonido del show de Tribalistas y Abel Pintos fueron malos”, dijo.

Antes de los dos recitales de Buitres, Hernández recibió un informe sobre la acústica del lugar y los números le parecieron correctos. “Trabajamos con la ecualización de cada sector”, dijo, y quedó conforme con el resultado. Y aunque hubo quejas de algunos espectadores, no hubo la unanimidad contraria que siguió a los shows de Tribalistas y Pintos. Hernández dijo que fue difícil probar sonido. “Cuando está vacío es difícil probar sonido en el Antel Arena porque el hormigón no tiene absorción”, dijo.

Color y música en el show de Tribalistas en el Antel Arena. Foto: Marcelo Bonjour
El show de Tribalistas en el Antel Arena fue uno de los más criticados. Foto: Marcelo Bonjour

Por otra parte, Federici y Hernández coinciden en que la calidad de los equipos del recinto es muy buena. A cargo de la empresa local Ganzúa, los equipos provienen de Clair Brothers, una de las principales marcas mundiales que, según los sonidistas y las fuentes de Antel, es utilizada por artistas como The Rolling Stones y Roger Waters. El Antel Arena tiene sonidistas que se encargan de explicarle a los artistas cómo son las características del recinto y de los equipos. Luego, cada uno trae a su técnico. Consultado sobre el sonido, el director de Ganzúa, Claudio Picerno, derivó las declaraciones a Emicuri.

El gerente de Antel deslindó responsabilidades sobre los problemas de sonido, señalando que los sonidistas, “guste o no, tienen el 90%” de la responsabilidad de cómo suena cada recital. “Ellos son los que pilotean la nave. Yo te puedo dar una Ferrari y si la manejás mal te la podés pegar en una esquina”, explicó. El trabajo del sonidista depende de la propuesta, de la cantidad de músicos y del número de canales que se utilicen para las mezclas. “Esa es la complejidad de poder sonar bien”, aseguró.

Hernández, el sonidista de Buitres, considera que hubo sonidistas “que pudieron manejar y otros no”. Según su opinión, los encargados del Antel Arena tienen el compromiso del sonido pero “no pueden corregir nada” porque cada artista trabaja con su técnico.

“El edificio y el equipo de audio están en óptimas condiciones para sonar bien”, asegura Emicuri. “Prueba de eso es que muchos shows han sonado bien”, agrega. “Puede que zonas, lugares o conciertos hayan tenido una problemática, pero hoy estamos presentando un edificio de gran nivel”, dijo. En los próximos meses, el Antel Arena tendrá otras pruebas: Andrés Calamaro y La Beriso actuarán en el lugar. Una vez más el público dará su fallo sobre el sonido. Al final, quienes pagaron su entrada tendrán la opinión más importante.

antel arena

El estacionamiento, un espacio a terminar

Según explicó el gerente de Antel a El País, se calcula que el estacionamiento del Antel Arena esté terminado en “dos o tres meses”. Según explica, el ala izquierda ya está terminada, mientras que el ala derecha está en proceso de obra. En total van a ser 1500 plazas. “Estamos esperando que se termine la calle que está ajustando la Intendencia”, dijo. Se trata de una avenida nueva , se llama Jacobo Varela. “Cuando esa calle termine a fines de junio, la circulación del edificio va a quedar completa”, aseguró. Así, se podrán utilizar el estacionamiento subterráneo y el ala derecha del lugar. Emicuri asegura que así se tendrá una “mejor experiencia” porque va a ser más fácil llegar y salir del recinto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)