MÚSICA

Una pantera que hace tiempo pasó del diván al micrófono

Miss Bolivia presenta su nuevo disco, mañana en Sala del Museo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miss Bolivia. Foto: Guido Adler

Hace un par de meses editó Pantera, un tercer disco de estudio que la encuentra más madura y combativa, con ganas de experimentar con nuevos estilos y con invitados que vienen de otros lugares musicales, y siempre con ganas de bailar. Porque tanto en su canto rapero como en su música mestiza y sobre todo en el baile, Miss Bolivia encuentra herramientas de empoderamiento que, espera, le sirvan a quien la escucha.

"La fusión sigue siendo el bastión estilístico de la música de Miss Bolivia", dice con su voz suave y fresca la mujer que está detrás de este proyecto musical argentino: Paz Ferreyra, psicóloga distanciada de la actividad, nominada a los últimos Martín Fierro por la cortina musical de La leona (no ganó y fue una lástima), y hoy casada con un hombre que, en su momento, hasta puso en jaque sus composiciones.

"Es muy anárquico y caprichoso mi proceso creativo", le dice a El País, "y cambió cuando me enamoré, porque siempre fui una persona que respondí muy bien creativamente al dolor, entonces cuando me enamoré me empezó a pasar que hacía unos temas que eran una mierda. Tuve que hacer un ejercicio de composición como si me sintiese mal, porque parecía Violetta", dice entre risas refiriéndose a la serie de Disney.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

De cualquier modo, entre las protestas y las revelaciones de su flamante repertorio, una canción de amor feliz logró colarse. "En el mar", grabada con Ale Sergi de Miranda! y Lito Vitale, es uno de los lindos momentos de Pantera, el disco que presenta mañana a las 21:00 en Sala del Museo (rambla 25 de Agosto y Maciel). Quedan las últimas entradas en venta en Abitab a 390 pesos, y eso habilita después el ingreso a la Fiesta Balkumbia que sigue después, con Latejapride* y Sonidero Mandinga.

—¿Dejaste la psicología?

—Hace como seis años la dejé de lado, porque por el momento no me es compatible Miss Bolivia con esa profesión. Miss Bolivia tiene una visibilidad que deja sin efecto terapéutico cualquier dispositivo. Pero considero, de todos modos, que hay psicología y sanación en mis temas, entonces no puedo decir que abandoné del todo sino que cambié de óptica. Cambié el diván por el micrófono.

—En la canción "Calma respira", de hecho, hablás de cómo la música te salvó.

—Sí, a mí la música me salvó la vida. Soy una persona muy sensible al dolor humano, y eso se transformaba en dolor puro para mí. Entonces empecé a escribir para no morir de dolor, porque eso no podía quedarme en el cuerpo. Ahí vino la música como asidero y como forma de salir de los peores agujeros.

—Con "Paren de matarnos", a propósito de un femicidio, tomaste la bandera contra la violencia de género. ¿Cómo se dio eso?

—Fue uno de esos casos donde el dolor me estaba por terminar de hundir, y recordé cómo había logrado salir de los peores dolores a través de la música. Así fue que decidí escribir este dolor propio y ajeno, y me animé a contar un femicidio en primera persona. Al principio me resultó un trabajo de ficcionalización, pero con el tiempo me di cuenta que no: que cada vez que matan a una mujer me matan a mí, entonces tengo absoluta habilitación.

—¿Y qué vino después?

—Hablar de eso en primera persona fue una piña. Son herramientas de empoderamiento, en las que te tenés que sacar la poesía de la boca, porque en algunos asuntos ya no hay lugar para la poesía.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º