vea la fotogalería

Pájaros rockeros que logran hipnotizar

Buenos muchachos [*****]Qué: Presentación de "Nidal". Cuándo: Viernes 22 de abril. Dónde: Teatro de Verano. Banda invitada: Hotel Paradise.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Los Buenos Muchachos dieron el viernes uno de los mejores shows que he visto, y supongo que sólo los que estuvieron en el Teatro de Verano entenderán qué quiere decir eso. Llevarlo a algunas líneas es bastante difícil.

La presentación de Nidal, el último disco de la banda, se retrasó por lluvias unas tres semanas y arrancó con un contundente recital de Hotel Paradise. Nico Barcia y sus secuaces templaron la noche a un volumen demasiado alto, y dejaron el terreno pronto para un toque esperado, mas no imaginable.

Bajo una estructura metálica que simulaba un nido, reduciendo la amplitud del escenario del Teatro, con unos pájaros negros revoloteando, Buenos Muchachos recorrió Nidal de punta a punta en orden original. Y fue hermoso.

Es un disco más denso y con menos instancias para el agite (de esas que algún desaforado reclamaba en la platea), pero con una carga emotiva brutal que en temas como "A mi manera" es difícil de manejar. En vivo, en la amplitud del Teatro de Verano y bajo luna llena, Nidal terminó de cobrar vida; allí se pudieron apreciar con detalle las baterías de José Nozar, un ingrediente esencial de este repertorio que es menos cancionero que nunca.

Porque pasa el tiempo y Nidal (más con la puesta en escena que se mandaron los Buenos y el increíble trabajo de luces) se convierte en una obra conceptual que, por momentos, está muy cerca de la psicodelia de Pink Floyd.

El segundo bloque del show —bloque largo con varios bises— pasó por el resto de los discos, deteniéndose en todas las canciones que el público quería escuchar: desde "Beefheart" a "He never wants to see you (once again)" (con la madre de Dalton y Marcelo Fernández robándose las miradas al costado del escenario, por su baile) pasando por "Cecilia" o "Qué hacés Joao". Y, como están totalmente locos, Dalton y sus compañeros de viaje aprovecharon para presentar un tema nuevo (en las redes adelantaron dos más). Cerraron con "Por ejemplo", de Fernando Cabrera, y una versión grupal de "El indio negro que curó a Jesús".

El viernes, los Buenos se superaron a sí mismos y demostraron lo lejos que están del resto del rock uruguayo. Están mucho más allá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados