Informe

En un país donde se venden cada vez menos discos, las disquerías resisten esa tendencia

En los últimos 10 años, la venta de CDs cayó 77%, aquí contamos tres experiencias para seguir escuchando música en los formatos tradicionales

Varias disquerías del interior y Montevideo se adhirieron a la quinta edición. Foto: Archivo.
Disquería, un lugar que está cambiando. Foto: Archivo El País. 

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La venta de discos en Uruguay es un negocio arriesgado. Además del aumento del consumo de música a través de plataformas de streaming -Spotify tiene más de 217 millones de usuarios en todo el mundo-, el medio local es pequeño como para lograr sostener la venta en disquerías. Según las cifras que la Cámara Uruguaya del Disco facilitó a El País, entre 2008 y 2018 la venta de discos disminuyó un 77,8%: pasó de 526.315 a 116.781 en 10 años. Sin embargo, en Montevideo -la principal plaza de compra y venta de discos en Uruguay- todavía quedan espacios donde se apuesta a la venta de música en formato físico.

Desde grandes cadenas como el Palacio de la Música, a sellos discográficos que también venden discos como Little Butterfly, en Montevideo hay lugares para aquellos oyentes que quieren escuchar música mientras miran la portada o leen los créditos de la grabación. Aunque la notoria disminución en la venta de discos también hace que el negocio se mire con cautela y se trate de buscar seguridad en cada decisión.

El País habló con tres disquerías para conocer cómo manejan el mercado en un mundo en el que el consumo de música se acerca más hacia el espacio digital. Y el resultado es bien diferente: el Palacio de la Música sigue apostando al formato físico —aunque restando espacio a la venta de discos y apostando a otros ámbitos—, Todomúsica está terminando un proceso de reconversión para dejar de vender discos -el foco estará puesto en los instrumentos- y Little Butterfly va creciendo lentamente.

Apuesta

“Ha habido un descenso de venta de formato físico, pero vemos que, en alguna expresión, el formato siempre va a estar”, asegura Álvaro Huluk, encargado de ventas y logística del Palacio de la Música. Con 10 locales de venta de discos repartidos entre Florida, Maldonado, Montevideo y San José, es la cadena de venta de discos más grande del país. “En estas coyuntura hay disquerías que han cerrado. Últimamente, le hemos restado espacio a los discos en las sucursales, pero la demanda de la gente sigue”.

Si bien la venta de CDs viene cayendo en los últimos años, Huluk dice que el fenómeno de la venta de vinilos está ayudando a “contrarrestar” la baja. “Hace casi 10 años empezaron a pedir música en ese formato. Empezamos probando con 10 vinilos y se vendieron rápido. Es como un tren que empieza a funcionar; hay que ver cómo sigue porque las modas y los gustos van cambiando”, dice.

Según Huluk, para saber qué discos se pueden vender se necesita estar atento a los catálogos de música que llegan desde el exterior. “Uno no puede saber cómo reacciona el público porque la música es muy subjetiva. Por eso el catálogo que tenemos es muy amplio”, dice. Aunque sí hay aspectos que sirven, como la visita de artistas internacionales o la muerte de músicos.

Cambio

Junto al Palacio de la Música, durante años Todomúsica fue una de las principales cadenas de venta de discos. Sin embargo, Gustavo Zen, el gerente operativo de la empresa, aseguró a El País que están en un proceso de reconversión. Durante una gran parte del año, en los locales de Todomúsica se anunció un descuento en 10.000 discos con precios de uno a cinco dólares. Tras los descuentos, se cerraron los locales de la cadena en los shoppings de Montevideo y mantuvieron dos locales: la casa central (ubicada en la calle Paraguay) y un local en el shopping Costa Urbana.

Ahora, el foco de la empresa está puesto en la venta de instrumentos musicales y de equipos de sonido profesional. “Hace 37 años que trabajamos con esto. Es lo que conocemos y lo que nos gusta”, dice Zen. “El CD se está retirando”. En el local central de Todomúsica solo se puede encontrar música en formato físico con algunos títulos en vinilo. “Pensamos mantener una cierta cantidad de material orientado a músicos. Por ejemplo, tenemos un vinilo de Stanley Clarke y un bajista capaz lo compra o se da cuenta de que entendemos lo mismo que él”.

De esta manera, Todomúsica ya no tendrá espacio para discos de K-pop, reggaetón, cumbia ni música de series. Si alguien quiere comprar estos títulos, el remanente está disponible en el local ubicado en Costa Urbana. Luego de que se agote el material, la cadena dará por terminada su relación con los CDs.

Sorpresa

Mientras las cadenas se achican para ajustarse a los cambios en el mercado, el caso de Little Butterfly es una excepción. Lo que comenzó como un pequeño local de venta de discos en 2005, terminó convirténdose en un sello discográfico que tiene su sede en el Mercado Ferrando.

Además de vender material propio, el local funciona como una disquería especializada: se vende material musical en todos los formatos (vinilo, cassette, CD y hasta VHS). “Arrancamos de cero y todo lo que nos va pasando va siendo positivo”, dice Mauro Correa, el encargado del sello. “El primer punto era hacerlo sustentable y lo logramos”, añade.

“Vendemos 15 discos por día. Capaz en una disquería grande ese número no existe, pero se llega al número que necesitamos para seguir firmes”, dice. Por ahora, apuestan al formato físico y la publicación de material propio.

Aunque son pocos, en Uruguay quedan espacios que resistir la baja en la venta de discos en el país. Toda una apuesta para un mundo que se está acostumbrando a escuchar música en formato digital.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)