DEL GRAMMY AL SODRE

Pablo Ziegler: "El jazzero es bastante conservador"

Luego de ganar el Grammy en 2018 con Jazz Tango, ahora trae su disco al Sodre

Pablo Ziegler
Pablo Ziegler, regresa a Uruguay. Foto: Difusión

El viernes 1° de marzo a las 21.00 el Auditorio Nacional Adela Reta recibe al maestro Pablo Ziegler, quien llega con sus músicos para recorrer su disco Jazz Tango, por el que conquistó el Grammy en 2018. Entradas en Tickantel, de $ 1200 a $ 2300.

-Jazz Tango, el disco que usted viene a presentar en el Sodre, ha ganado un Grammy al mejor álbum de Jazz Latino el año pasado. ¿Le sorprendió conquistar ese premio?

-Sí, ya para mí fue una sorpresa que un disco de la música de Buenos Aires fuera incluido en la categoría Jazz Latino, en el Grammy americano. Porque en general el jazz latino siempre estaba en manos de la gente que venía de Cuba o Centro América, o de Brasil. Pero esta vez miraron más hacia el sur, y tuve la suerte de ganarlo. Y eso es bárbaro no solamente para mí, sino para la música de Argentina, para la música del Río de la Plata.

-Esa mezcla más tanguera del jazz le da una singularidad.

-Exacto. Yo hice una fusión bastante equilibrada entre la música de Buenos Aires y el jazz, y también de la influencia de la música negra en el Río de la Plata. Y eso es algo que yo trato de rescatar: murga, milonga, candombe. Les gustó esta fusión, así que me dieron el Grammy.

-Usted había ganado en 2005 un Grammy latino por "Bajo cero".

-Sí, 13 años separan un premio del otro. Pero yo seguí haciendo la música de siempre. Simplemente que ahora el Grammy americano lo descubrió, y decidió meternos en esa categoría de Jazz Latino. Y eso es lo que vamos a estar haciendo en el Auditorio Nacional del Sodre.

-Hace mucho que no viene por Uruguay.

-Sí, estuve en los festivales de Lapataia, varias veces, pero hace bastante que no voy a Uruguay. Y ahora voy al Sodre, y eso va a ser fantástico. En realidad, una de mis primeras incursiones cuando yo era joven, con una orquesta de jazz de Buenos Aires, fue en los festivales de jazz de Uruguay, en los años 60. Eran fantásticos: arrancábamos en Punta del Este y terminábamos en Salto. Y en esa época creo que tocamos en el Solís, con el Hot Club de Uruguay. Tengo muy buenos recuerdos de Uruguay. 

-¿Cómo era el trato de Piazzolla con sus músicos?

-A los músicos que a él le gustaban y le servían, los quería mucho. Así que nos trataba muy bien. Para mí Piazzolla fue como una especie de padre musical. Fue el que me animó a meterme a componer. Me dio mucha manija, y me decía que tenía que componer sobre la música de nuestro país. Y eso es lo que hago hasta ahora.

-¿Era un hombre con buen sentido del humor?


-Totalmente, un bromista tremendo. Y a veces de hacer bromas pesadas. Cuando él tocaba con Aníbal Troilo, ponía cuetes en los baños, con una vela para que demoraran en estallar. Y cuando estallaban, él le decía a Troilo, ‘yo no hice nada, yo estoy acá’. Y Troilo le decía, ‘Fuiste vos, yo te conozco’. Era tremendo.

-Para mucha gente, el jazz y el tango son dos géneros bien distantes. A usted no le pasa eso, ¿verdad?

-Exacto, y hoy están más cerca que nunca. Pero de todas maneras, con mi grupo me he acercado más al jazz, que los jazzeros a esta música. Por eso mí música, y la de Piazzolla, se ha metido más en el ramo del clásico que del jazz. Por supuesto que a los jazzeros les encanta invitarme a tocar, pero ellos siguen haciendo su jazz. Que es la música que ellos llevan, hasta la muerte. El jazzero es bastante conservador.

-¿Cuántos años hace que usted está radicado en Nueva York?

-Veinte. Pero la cosa porteña está en uno. Yo invito a muchísimos músicos de jazz a tocar conmigo, y les encanta nuestra música. Yo participé mucho de un festival, Tango Meets Jazz, donde iban los mejores solistas de jazz del mundo. Y yo tocaba con ellos, y eso a mí me influyó muchísimo. Pero yo soy muy porteño en lo que hago: para mí la ciudad está dentro mío. Eso es así. Además, sigo usando el lunfardo porteño, como siempre, y mi familia es porteña.

Pablo Ziegler
Pablo Ziegler, el legado de Piazzolla. Foto: Walter Sangroni

-El tango en Estados Unidos actualmente ocupa otro lugar que en América Latina.

-Sí, en Estados Unidos cada vez se fue difundiendo más, y cada vez hay más salones dedicados al baile tradicional. En todo Estados Unidos, y en Europa también. El baile de tango tradicional es muy difundido. Y en tango lo más difundido es el tango de Piazzolla, el nuevo tango, que se hace en los teatros y la gente va a escuchar.

-¿Siente que el tango sigue teniendo mucho para aportar en el terreno compositivo?

-Sí, por supuesto, cada uno que aparezca y quiera seguir esa ruta, ese estilo, lo puede hacer desde su lugar personal. Hay muchos jóvenes en Buenos Aires, que yo escucho, que están haciendo las cosas bastante bien. Lo único que hay que hacer es encontrar la manera de ser distinto, de generar una identidad musical propia a partir de la música de Buenos Aires.

-¿Le gusta el jazz electrónico?

-No, para nada. El jazz electrónico anda bien para las discotecas, para el baile. Pero esta música es distinta. Y creo que hoy está entrando mucho en el mercado clásico. De hecho, a veces hago más conciertos sinfónicos. Europa está hoy muy abierta a toda esa música.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)