Crítica

La Ossodre volvió a la vida

La Orquesta Sinfónica del Sodre inauguró su temporada con un gran concierto

Diego Naser
Diego Naser. Foto: EFE

El concierto inaugural de la temporada sinfónica de la Ossodre se inició con la imponente “Obertura 1812” de Tchaikovsky. La versión que brindó el director Diego Naser estuvo rebosante de vitalidad —pero sin caer en enfatismos— merece ser citada como una de las mejores interpretaciones que se han escuchado en nuestro medio.

Luego se escuchó el Concierto nº 2 para marimba y orquesta del compositor brasileño Ney Rosauro, quien actuó como solista. Fue escrito en el verano de 2001 bajo el patrocinio de una beca de la Universidad de Miami y está dedicado a la compositora y eximia ejecutante de marimba japonesa Keiko Abe. Rosauro es considerado como uno de los mayores percusionistas de la actualidad, con un virtuosismo que no conoce límites.

De allí que a diferencia de su primer concierto de 1986, haya buscado en éste mayores dificultades técnicas al utilizar una marimba de cinco octavas. Rosauro extrae de su instrumento una amplia variedad de matices, los cuales contribuyen al embellecimiento de las melodías que nos pasean por alusiones a Bach, el jazz y la música popular brasileña. Su expresividad se ve reflejada tanto en su ejecución como en sus gestos. El virtuosismo se hizo presente en la intrincada cadencia del tercer movimiento donde Rosauro hizo gala de su dominio técnico.

El público lo ovacionó con sus aplausos y el solista en retribución ofreció fuera de programa el “Polichinelo” de Villalobos, pieza utilizada comúnmente como bis por los pianistas Arturo Rubinstein y Nibya Mariño. Si bien es una obra efectista, Rosauro logró una calidad en los pianísimos pocas veces escuchada.

Finalizó la audición con una admirable ejecución de la suite El caballero de la rosa de Richard Strauss. Naser consiguió que la orquesta se compenetrara con el verdadero clima de vals poetizado hasta el extremo límite, resaltando sus pausas y mostrando una infinita gama de matices. La interpretación de este Strauss estuvo a la altura de las mejores orquestas de Europa.

El éxito artístico de este concierto inaugural parece evidencia el trabajo consciente y disciplinado que ha realizado en tan breve tiempo el maestro Naser. Hubo un notable entendimiento entre los músicos y el novel director y así Naser hizo revivir el espíritu de la Ossodre que parecía dormido. El público que colmaba el Auditorio aplaudió de pie este ansiado reencuentro con su orquesta.

Ficha

Concierto inaugural

Orquesta Sinfónica del Sodre. Director: Diego Naser. Solista: Ney Rosauro. Programa: "Obertura 1812 op. 49" de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, Concierto nº 2 para marimba y orquesta op. 34 de Ney Rosauro,  y suite El caballero de la rosa de Richard Strauss. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 24 de febrero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)