AGENDA

La Orquesta de las Mil Melodías, un show de música que propone viajar en el tiempo

Liderada por Andrés Lazaroff, se presenta esta noche en Sala del Museo con un espectáculo interactivo

La Orquesta de las Mil Melodías. Foto: Difusión
La Orquesta de las Mil Melodías. Foto: Difusión

"Un espectáculo impactante donde la fantasía se mezcla con la realidad, se siente en la piel; una experiencia artística que abre el portal hacia otro tiempo”. Así se presenta el espectáculo que La Orquesta de las Mil Melodías llevará hoy a la Sala del Museo. El show, previsto para el patio, comienza a las 21.00 y las entradas se venden por Abitab.

Se trata del último proyecto artístico de Andrés Lazaroff, cofundado junto a Mauricio Sepúlveda y Felipe Lamolle. Músico, compositor, docente e hijo del cantautor uruguayo Jorge “Choncho” Lazaroff, Andrés antes le dio vida al singular El Cuarteto del Amor.

El Cuarteto del Amor fue pensado para celebrar el amor con repertorio de boleros, rumbas, rancheras y más, que hizo de la calle y cualquier espacio físico su escenario. Todo con estética sonora y visual de época, que pretendía generarle al espectador una sensación de viaje en el tiempo.

La Orquesta de las Mil Melodías, aunque diferente, recoge ese legado y lo lleva a nuevos lugares. Esta formación que incluye voces, metales, cuerdas, piano y demás instrumentos y que dirige Lazaroff, se viste de gala —camisas y tiradores, trajes, vestidos; todos de antifaz— y lleva adelante un setlist bien dinámico. Swing, jazz, foxtrot, charleston y rumba se mezclan al estilo de las orquestas de época, pero a eso se le suma un componente de improvisación y de interacción con el público.

El año pasado, La Orquesta de las Mil Melodías hizo un ciclo de conciertos en el Teatro Stella D’Italia, y ahora lleva su singular propuesta a la Sala del Museo (Rambla y Maciel), con una presentación que, a priori, apela a la imaginación del espectador y lo invita a jugar así: "Imagínese a usted con prendas de gala, en un entorno empenumbrado, altos candelabros con velas y luces colgadas entre las columnas. El salón entero es una obra de arte (...) Se escucha el silencioso vaivén de los pasos al bailar, la gente murmurar, la risa de la chica del bar, el tintineo de las copas al chocar. Y allí, La Orquesta de las Mil Melodías sonando de maravillas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados