CRÍTICA

L'Orfeo: demorada versión de una ópera

Crítica de la ópera "L'Orfeo" que se realizó en el Auditorio Nacional del Sodre

L'Orfeo
Imagen promocional de la ópera "L'Orfeo", que se realizó en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Difusión

El 22 de febrero de 1607 se estrenó en el Palacio de Mantua, L’Orfeo de Claudio Monteverdi, primera ópera de este compositor y considerada por la musicología como el antecedente modelo que sirvió para los continuadores de esta forma musical. En 2004 la maestra Cristina García Banegas -pionera de la resurrección de la música barroca en Uruguay desde 1985- tenía la intención de presentar L’Orfeo en 2007 por los 400 años de su estreno.

Así fue que durante todo 2006 Banegas se dedicó de lleno a su preparación contando con la participación del reconocido regisseur Roberto Suárez. En 2007 presentaron el proyecto al Sodre, pero las autoridades respondieron que no contaban con los recursos financieros. Finalmente después de 12 años Ignacio Polastri consiguió presentar en una única función L’Orfeo con una modalidad inusual. “en clave de circo”.

ficha
L'Orfeo
L'Orfeo
Dirección Musical:Ignacio Polastri.
Puesta en escena:Virginia Caputi.
DóndeAuditorio Nacional del Sodre

Ópera de Claudio Monteverdi.   
Elenco: Víctor Torres, Silvina Sadoly, Guadalupe Verocay, Mariella Nocetti, Andrés Prunell, Álvaro Vallés, Ricardo Rodríguez, Lea Amaro, Iván Cancelo, Marcela Redaelli, Manuela Rovira, Martín Gestido, Diego Galasso y Emiliano Vidal.
Cuándo: 31 de julio.

Esta puesta que para algunos puede llegar a ser novedosa, para otros no lo es tanto pues este tipo de representación con acróbatas de circo desvirtúa la esencia de la ópera. Sin entrar en discusiones estéticas sobre esta puesta en particular es destacable la esmerada preparación que realizó Polastri del coro y de la orquesta con instrumentos antiguos, salvo las notorias desafinaciones de los sacabuches.

De los músicos se destacan el concertino solista Gastón Gerónimo, la arpista italiana Marina Bonetti y Gustavo Reyna en el archilaúd y la guitarra barroca. Excelente rendimiento del barítono argentino Víctor Torres como Orfeo: su versión impresionaría al mismísimo Caronte ante el magistral manejo de las extensas coloraturas. Es indudable que su radicación en España contribuyó a su formación en este tipo de repertorio. Dos cantantes uruguayos radicados en Francia: el tenor Álvaro Vallés (Apolo-Pastor) y el bajo Andrés Prunell (Caronte-Plutón) vinieron expresamente para colaborar en esta producción independiente. El primero tuvo un notable desempeño vocal como interpretativo. La belleza de su voz y el absoluto dominio del estilo hicieron que fuera el intérprete ideal para esta obra. Por su parte Prunell lució un voluminoso caudal de voz y escénicamente fue contundente. Las sopranos Guadalupe Verocay (Eurídice) y Marcela Redaelli (Proserpina -Ninfa) y la mezzosoprano Manuela Rovira (La Esperanza) tuvieron una actuación muy satisfactoria no en vano llevan años profundizando el estudio de la música barroca. A pesar de no estar dedicada a este repertorio sorprendió la mezzosoprano Mariella Nocetti (Mensajera), que cantó con singular y expresiva musicalidad, haciendo gala de una impecable dicción lo que le permitió una gran trasparencia a su fraseo. Correcta interpretación del rol de “La Música” por parte de la mezzosoprano argentina Silvina Sadoly y convincentes actuaciones del resto del elenco.

No fue acertada la participación en el interludio de los payasos Gonzalo Pieri como Orfeo y Verónica San Vicente como Eurídice hablando en cocoliche y tomando temas de la actualidad en sus diálogos pues no aportó nada al espectáculo sino que restó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)