Entrevista a Alejandro Chacón

“En ópera se ensaya poco”

Hoy en el Teatro Solís se estrena Werther, título operístico que dará tres funciones

Alejandro Chacón
Alejandro Chacón, en el Solís. Foto: Leo Mainé

Hoy a las 20.00 el Teatro Solís estrena Werther, ópera de Jules Massenet, en la que se reúne el trabajo de la Orquesta Filarmónica de Montevideo, bajo la dirección musical de Martín Jorge, la actuación del tenor Jonathan Tetelman en el rol protagónico, y la dirección escénica de Alejandro Chacón, artista de larga experiencia en el terreno operístico. El título se dará luego el sábado 15 y el lunes 17, en el mismo horario. Sobre este nuevo paso de la lírica uruguaya, Chacón contó detalles a El País. Tickantel, de $ 100 a $ 1480.

-¿Cómo ve la ópera en Uruguay?

-Uruguay tenía una tradición operística importantísima, hasta el incendio del Sodre, en 1971. Hay una generación que no vio ópera. Y tocó empezar de nuevo. El Sodre ha hecho un buen trabajo con el ballet, y ahora el público va a ver ballet. Hay que hacer el mismo trabajo con la ópera. Y todavía falta para eso. El Sodre hace pocos títulos de ópera al año: tendría que hacer la misma cantidad de títulos de ópera que de ballet.

-¿Cómo es esta producción que llega de Ópera Colombia?

-Sí, Ópera Colombia la hizo en 2015. Es una producción muy simple, y acá la vamos a hacer con los mismos decorados, incluso hasta con algunos cantantes de aquella. Como Werther es una novela epistolar, pensamos en una escenografía en base a cartas. Solo que como las distancias en América Latina son tan grandes, es más barato hacer los decorados acá de nuevo, que traerlos. Traer hierro y madera por barco es muy caro: trajimos los archivos digitales. Los vestuarios sí los trajimos.

-¿A usted le interesa mucho trabajar con tecnología escénica?

-En su justa medida. He usado video como parte de la escenografía: el video bien usado funciona, pero mal usado puede ser un abuso. Depende del título. Tener un fondo de escenografía de video, un mar por ejemplo, no me preocupa. Pero es un peligro tener una escenografía basada en video. Y tener una pantalla Led, que ocupe todo el escenario, genera un problema: te ilumina todo el escenario, y la luz del Led te come todas las otras luces.

-La escenografía es más abstracta pero el vestuario sí es de época?

-Sí, y muy ajustado a la época, y a Alemania. El trabajo de vestuario es del uruguayo Adán Martínez, quien falleció el 25 de abril pasado. Eso para nosotros fue un shock, y para mí en particular, porque trabajé toda la vida con él. Nos conocíamos desde hace 49 años. Y con este proyecto él iba a volver a Montevideo, visitar a su familia. Eso fue un episodio que no teníamos previsto. Adán era muy preciso en eso, y muy estudioso de las distintas épocas. El vestuario no tiene que ser demasiado lujoso, porque es una ópera que transcurre en un pueblo.

-Lógicamente la van a cantar en francés, ¿qué dificultades tiene el idioma francés para el arte lírico?

-El francés es un idioma difícil de cantar, especialmente para los que no tienen el francés como lengua madre. Tiene vocales que para nosotros no son naturales, y esas doble e no todo el mundo las puede pronunciar bien. Y las nasalizaciones son difíciles. Una vez hice Los cuentos de Hoffmann en Quebec, y entre los propios cantantes, que hablaban todos francés, discutían sobre la pronunciación. O sea que no está tan claro, y en el idioma cantado menos. Pero estamos cuidando mucho ese aspecto y tenemos para esta puesta, y tenemos una profesora de francés que les está mejorando la dicción a todos. El tenor es muy bueno pero está debutando el rol, y no es de habla francesa, es norteamericano. Así que estamos haciendo un trabajo especial con él para que logre la pronunciación correcta.

-¿Cómo está trabajado el registro actoral de los cantantes?


-El registro actoral está trabajado lo mejor que se puede: en la ópera se ensaya muy poco, muy poco tiempo. No es como en el teatro, que se ensaya meses. En el teatro, los actores y el director van haciendo el proceso. Y si voy a hacer Hamlet, no se me ocurre contratar a un actor que haya hecho ese papel cien veces. En ópera generalmente los cantantes vienen con el rol sabido. Y acá hemos tenido poco tiempo de ensayo. El Teatro Solís tiene la desventaja de que al tener mucha actividad, el tiempo de escenario que le dan a uno es muy poco. Y del tiempo de escenario que le dan a uno, el 80 % se lo lleva la construcción de la escenografía, el montaje de luces.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)