LANZAMIENTO

"Oasis: Live Concert", un vinilo de El País con una dosis sucia y emocional de britpop

Este martes llega a kioskos y supermercados la nueva entrega de la colección "Conciertos en vivo" de El País, con un vinilo de los Gallagher

La banda Oasis en vivo. Foto: Archivo
La banda Oasis en vivo. Foto: Archivo

Los versos masticados entre dientes sobre la melodía distorsionada y sucia de una banda que toca fuerte y rápido, y el matiz del vivo que permite improvisar algunos giros respecto a la versión original —para el caso, el amague incesante de un final que nunca llega— abren, en forma de “Rock ‘N Roll Star”, la nueva entrega de Conciertos en vivo. La colección de vinilos de El País lanza hoy un nuevo volumen que tiene como protagonista a la extinta banda británica Oasis; se consigue en kioskos y supermercados o se pueden encargar a domicilio al 29004141.

Oasis: Live Concert recoge el registro en vivo de nueve temas de la banda de los problemáticos hermanos Gallagher, pero saliéndose de la comodidad de ser solo un greatest hits. No están “Wonderwall” o “Don’t Go Away” o “Stand By Me”, pero además de “Rock ‘N Roll Star” sí están “Supersonic”, “Don’t Look Back in Anger” y la bellísima “Champagne Supernova”.

La selección presentada sirve para reencontrarse con “The Masterplan”, una joyita del recopilatorio homónimo que en 1998 sacó a la luz algunas caras B que permanecían inéditas; y con la enérgica “The Importance of Being Idle”.

Además, aparecen tres temas del último disco de Oasis, el Dig Out Your Soul; son “The Shock of the Lightning”, “Waiting for the Rapture” y “Ain’t Got Nothing”, lo que concreta una mirada histórica al repertorio de Liam y Noel, esos hermanos que, parecía, se iban a comer el mundo, y terminaron en eternas rencillas entre entrevistas y tuits inentendibles.

Líos familiares aparte, los Gallagher supieron darle a los noventa un sacudón de pop rock elegante y arrogante, y con eso entusiasmar a los jóvenes que no se encontraban en otras expresiones del género. Y dejaron una cantidad de canciones preciosas, muchas de ellas protagonistas de este Oasis: Live Concert, con características bien particulares.

Si el lado A tiene suficientes desprolijidades como para hacernos viajar directo a la experiencia cruda del vivo, el lado B tiene un sonido un tanto más limpio, una emisión mucho más clara del mensaje y el aporte constante de un público masivo haciendo de coro. Así, “Don’t Look Back in Anger” se convierte en la vedette del álbum.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados