los gallagher van a reunirse y Blur publica su primer disco en 12 años

Oasis & Blur: regresa la gran batalla británica

El 12 de agosto de 1995 la revista musical NME publicaba en tapa, a modo de enfrentamiento boxístico, a Damon Albarn y Liam Gallagher, cantantes de Blur y Oasis respectivamente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El rock pegadizo de los de Londres se enfrentaba al rock sucio de Manchester.

Blur planeaba lanzar su cuarto álbum de estudio, The Great Escape, el 11 de septiembre de 1995, publicando el primer single, "Country House", a fines de aquel mes. Oasis, por su parte, tenía previsto editar su segundo disco, (What’s the Story) Morning Glory?, el 2 de octubre, adelantándose a difundir el primer corte promocional, "Roll With It", el 14 de agosto. Al enterarse de los planes de los Gallagher, Albarn llamó a la discográfica y les dijo que "Country House" tenía que salir sí o sí el mismo día que su competidor. Le hicieron caso y la jugada fue perfecta: vendieron 274.000 copias contra 216.000 de Oasis. Aquel fue el momento más álgido de una rivalidad que, al promediar los años 90, llegó a ser casi un asunto de Estado.

Ahora, 20 años después, los caminos vuelven a coincidir: mientras Blur se prepara para lanzar el lunes próximo The Magic Whip, su primer disco de estudio tras 12 años, Oasis empieza a organizar su regreso triunfal para 2016, según publicó días atrás The Guardian. Se viene un resurgir del britpop.

"Somos la mejor banda de Gran Bretaña, pero no del mundo... todavía", dijo Albarn a un periodista a poco de lanzar Parklife (1994), su tercer álbum. Por ese entonces Blur no sólo llevaba la corona del britpop sino que lo había creado. El panorama musical de principios de los 90 estaba dominado por el grunge y sus derivados; la invasión ahora parecía ser estadounidense y la escena británica estaba necesitada de grandes íconos pop. Albarn (voz), Graham Coxon (guitarra y voces), Alex James (bajo) y Dave Rowntree (batería) se convirtieron en la sensación del momento y volvieron a levantar la bandera inglesa a fuerza de retratos de la clase media del West End londinense con el tema "Parklife" y con un toque más bailable en "Girls & Boys".


Si no puede ver el video haga click aquí

Con Parklife, Blur arrasó en los Premios Brit (Mejor grupo del año, Mejor tema, Mejor video y Mejor álbum) y al subir a recibir el último galardón, Albarn se dio el lujo de ser un poco cínico de más: "Queremos compartir este premio con Oasis". Aquello fue una declaración de guerra. "¿Por qué dije aquello?", se lamenta mucho después el líder de Blur desde el notable documental No Distance Left to Run (2010, Dylan Southern, Will Lovelace). "Ellos eran los chicos malos que me molestaban en la escuela. Daba la impresión de que habían tenido muchas más peleas que uno... y era cierto". Y si hay dos a los que les gusta, y mucho, eso de revolcarse en el barro mediático y sacarse los ojos (incluso entre ellos mismos si se da el caso) son los hermanos Gallagher. La ironía le valió a Albarn dos durísimos enemigos que representaban todo lo que no era Blur: el pop pegadizo de los chicos cool de Londres chocaba contra el rock sucio de la working class de Manchester.

En el cara a cara, además, eran diametralmente opuestos: Albarn siempre fue un frontman eléctrico que suele dejarse caer sobre la multitud (comprobado en el Teatro de Verano el 4 de noviembre de 2013), mientras que el menor de los Gallagher hizo un estilo del cantar mirando hacia arriba y con las manos entrelazadas por detrás, sin apenar moverse del micrófono.

Todo estaba servido para 1995. Blur lanzó The Great Escape y Oasis (Whats the Story) Morning Glory?. Y la mencionada batalla la ganó finalmente Oasis, que logró con éste uno de los discos mejor vendidos en la historia británica. No fue un fracaso de Blur, de hecho The Great... es un gran disco; el problema fue que lo de Oasis resultaba prácticamente insuperable: "Wonderwall", "Dont Look Back in Anger", "Some Might Say", "Champagne Supernova"... y la lista de motivos llega a 12. Como los Gallagher no son caballeros, tuvieron memoria, y mucha, cuando al año siguiente ganaron todo en los Premios Brit, aprovechando para saludar a sus adversarios con "Shitlife", una versión alternativa y descarada de "Parklife". La sutileza no es lo suyo.

A partir de ahí las carreras de ambas bandas fueron un reflejo de sus personalidades. Oasis alcanzó su pico en 1997 (con Be Here Now) y luego duró una década que más que bien podríamos obviar, hasta que una vez, antes de un toque en París, Liam le quiso pegar a Noel y todo se terminó. Blur, en tanto, tuvo una etapa de madurez con Blur (1997) y 13 (1999) y luego se fue desvaneciendo cuando Albarn empezó a activar otros proyectos como Gorillaz, The Good, The Bad & The Queen y Rocketjuice and The Moon. La diferencia es que Blur nunca se separó y el mismo año que Oasis se separaba (2009) anunciaban su regreso a los escenarios, algo que los trajo a Montevideo dos años atrás y que ahora desemboca en The Magic Whip, un nuevo disco.

Los Gallagher por su parte han mantenido proyectos por separado: Noel con sus High Flying Birds (que ya lanzaron dos discos) y Liam con Beady Eye, que se disolvió a fines del año pasado tras dos álbumes de estudio. En entrevistas recientes, Noel fue consultado por enésima vez por una reunión con Oasis y volvió a decir que no estaba interesado, pero que a cambio de una muy buena suma de dinero lo pensaría. Parece que llegó la gran oferta.

Crónica de una enemistad que termina en amistad.


Entre la cantidad de cosas que se dijeron durante los años 90, Liam Gallagher llegó a desearle a Damon Albarn que se muriera de sida. A tal punto llegó la enemistad que, es cierto, tenía mucho de juego mediático. Pero todo ha ido cambiando con el tiempo y probablemente en estos tiempos una batalla mediática entre Blur y Oasis ya no venda tantos discos como en el pasado. Eso y la edad hicieron que la enemistad se convirtiera en amistad entre Albarn y el mayor de los Gallagher, Noel. En los Premios Brit 2012 se fundieron en un sorpresivo abrazo, y en marzo de 2013 el ex Oasis tocó con Blur en un concierto a beneficio en el Royal Albert Hall. Poco después, Gallagher confirmó al periódico The Sun que estaban pensando en iniciar un proyecto juntos. De momento no ha trascendido ninguna información al respecto, pero no es de extrañar que aparezca algo tratándose de un hiperactivo musical como Albarn, que afronta varios proyectos en paralelo.

Esto, obviamente, no fue del agrado del menor de los Gallagher, que parece haberse quedado estancado en los años 90. "¡No sé qué es peor, beber champán con un criminal de guerra o los coros que acabas de hacer para Blue (sic)", escribió Liam en su cuenta de Twitter cuando se enteró de la colaboración de su hermano mayor con la banda "enemiga".

Ahora que Liam dejó su banda Beady Eye, formada con los ex Oasis Gem Archer, Andy Bell y Chris Sharrock, todo parece servido en bandeja para un regreso a los escenarios. "Mientras todos sigamos vivos y tengamos pelo, siempre hay una posibilidad", había dicho una vez Noel. Imagínese si finalmente Oasis retorna a los escenarios el año próximo y en alguno de los shows Noel invita a su amigo Damon Albarn. Sería un muy buen final.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados