La Escuela Eleusis renueva los métodos de la música clásica

Nuevas formas para los clásicos

Whiplash: música y obsesión, del director estadounidense Damien Chazelle, ganó tres premios Óscar en 2014 (y además fue nominada a Mejor Película, pero perdió con Birdman), se introduce en el mundo de la formación musical para mostrar cómo los sueños de Andrew, un baterista de jazz, pueden ponerse en riesgo por la excesiva presión que le pone su director de orquesta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gian de Piramo, y una forma de enseñar lo clásico. Foto: M. Bonjour

Con dramatismo y crueldad, Chazelle logra desnudar la realidad feroz de la competencia a la que deben someterse los estudiantes para lograr ser profesionales. El sistema así lo impone.

Gian Di Piramo, ahora Maestro de la Escuela Eleusis, ha vivido en ese mundo de imposición desde pequeño, cuando su madre, "una divina", lo llevaba tirándole de la oreja a estudiar clases de violín. Allí encontró una pasión pero también un conflicto, pues su temprana visión crítica le indicó que en ese proceso educacional los resultados finales no eran los mejores. Averiguó, se informó, viajó mucho y terminó gestando un proyecto que hoy tiene nombre —Eleusis—, amplio equipo y flamante sede erguida en la calle Evaristo Ciganda.

"El objetivo es educativo, artístico, pedagógico y busca ejercer la docencia desde un lugar más humano", explica Di Piramo sobre su institución a El País. Él sabe de primera mano que cuando a los niños se los educa mediante la imposición y se los corrige excesivamente, ellos entienden "que no se los quiere. Y si eso lo relacionan al instrumento, genera un rechazo que se arrastra". "La sensación de exposición es como estar sometido a la radioactividad. He conocido músicos que preferían pegarse un tiro a salir y tocar mal. A ese nivel de histeria se puede llegar", asegura.

Eleusis comenzó a formarse hace tres años y desde 2014 ofrece clases privadas. Pero Di Piramo enseña con esos parámetros desde que comenzó, y de eso da cuenta Timoteo Mella, hoy subdirector del centro. "Inicié con él con nueve años, en el 2000, y se genera un ambiente entre los mismos compañeros que es superagradable y llevadero, es muy lindo de hacer". Para todo el equipo (conformado por el coordinador general Ricardo Chávez, el gerente Jorge Rivero, Di Piramo y Mella, además de 16 docentes, entre los que resalta la pedagoga cubana Ekaterine Triana Jones, es fundamental que los niños adquieran autodisciplina, y eso se logra "transmitiéndoles que son queribles e importantes".

Uno de los pilares fundamentales de Eleusis es el trabajo autofinanciado que realizan con los niños del INAU, pues es allí donde encuentran "la verdadera satisfacción, es donde todos sentimos que estamos haciendo un aporte". Di Piramo destaca que este es un segmento de la sociedad "que no está descuidado", ya que hay mucha preocupación y el INAU ha recibido "con un entusiasmo increíble las clases".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados