Con Adam Lambert como líder, Queen gira por Sudamérica

La nueva voz que pretende extender la vida de la reina

"Es la primera vez que vengo a Sudamérica y estoy muy emocionado", dice Adam Lambert a días de haber llegado a Argentina. Con 33 años y tras haberse convertido en estrella luego de su paso por el reality show American Idol, el joven cantante está girando junto a Brian May y Roger Taylor, los legendarios miembros de Queen, poniéndole voz a las canciones que encumbró Freddie Mercury en las décadas de 1970 y 1980.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con solamente 33 años, la carrera de Adam Lambert va por más.

Tras el fin de la sociedad de los miembros activos de la banda con Paul Rodgers, que trajo a May y Taylor a Buenos Aires en 2008, este nuevo tour, "Dont stop them now", viene literalmente imparable: Japón, Corea del Sur Australia, Nueva Zelanda, Europa y Sudamérica. Estuvieron en el Rock in Rio, un festival muy significativo para Queen porque su recital en 1985 quedó impreso en los anales de la historia del rock, y ahora, Argentina: ya tocaron GEBA y el domingo repetirán en el Orfeo de Córdoba.

Que Lambert no reemplaza a Freddie Mercury está fuera de discusión. "El es un semidiós y yo quiero rendirle homenaje", dijo a diestra y siniestra el cantante desde los albores de esta colaboración. Adam había conocido a May y Taylor en 2009, cuando fueron invitados a tocar en la final de American Idol. La idea de trabajar juntos se concretó en 2011: "Me dije, Dios mío, ¿esto va a funcionar? Sabía que los fans iban a estar un poco reticentes. Al principio me sentí muy intimidado por todo eso", reconoce, aunque ahora habla del grupo como "una familia": "Es increíble estar de gira con ellos, nos llevamos muy bien entre nosotros, somos como una familia".

"Creo que pude generar esta percepción de que somos diferentes performers y no que soy yo tratando de imitar a Freddie. En los últimos años, me di cuenta que no me tengo que preocupar sino disfrutar", explica. Sin dudas, la experiencia de trabajar con dos músicos de la talla de May y Taylor es para él puro aprendizaje: "Es un gran honor".

Además de sentirse honrado por estar oficiando de frontman de Queen y de compartir escenario con algunos de sus miembros originales, Lambert le da importancia al hecho de ser homosexual y que eso hoy esté socialmente aceptado.

"Me parece que estar liderando la banda ahora es interesante, porque cuando Queen sacaba sus grandes hits, en los 70 y 80, definitivamente era algo de lo que no se podía hablar, y creo que algunas canciones son exactamente sobre eso, sobre Freddie y un secreto. Siento que es muy positivo decir que uno está orgulloso de esto y traer estas canciones a la vida con una nueva perspectiva", destaca el cantante.

Lambert no es sólo quien hoy le pone la voz a las canciones de Freddie Mercury, sino que en paralelo tiene un exitoso proyecto solista. En junio de este año lanzó su tercer álbum, The original high, y su canción "Ghost town" fue incluida en el repertorio de esta gira que lo trajo a Sudamérica.

"Lo van a amar", anticipó Brian May en una conferencia de prensa reciente sobre Lambert, y dijo también que su conexión con la audiencia es impactante. "Eso tiene en común con Freddie, porque eso no se aprende, con eso se nace", sentenció el guitar hero.

Adam Lambert no se sonrojó entonces ni se sonroja ante los elogios. Se limita a sonreír de nuevo con picardía, porque está decidido a conquistar al público, a ponerse la corona del gran simulador, y hacer que el show continúe. Silvia Ajmat / La Nación / GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)