Show

Sin nombre pero con brillo dorado

Buenos Muchachos presenta hoy su último disco

Buenos Muchachos
De izquierda a derecha: Nacho Gutiérrez, Pancho Coelho, Gustavo Antuña, José Nozar, Ignacio Echeverría, Pedro Dalton, Marcelo Fernández. Foto: Pablo  Bielli

Escuchá acá el podcast de música de El País, Walkman.

Se ha hablado mucho, en las páginas de este diario y en las de la prensa uruguaya en general, del último disco de Buenos Muchachos. Y para alguno podrá ser un tema demasiado repetido, pero es que con el tiempo y el trabajo, Buenos Muchachos se ha convertido en una de las mejores bandas del rock uruguayo en cuanto a calidad, y sus discos, edición a edición, lo reflejan con claridad.

El entusiasmo que generó su álbum sin nombre, llamado #8 por el lugar que ocupa en su discografía (así se lo encuentra en plataformas digitales), es sorprendente pero también justificado y trasciende la órbita periodística.

Esta semana, el grupo que encabezan Pedro Dalton en voz, Marcelo Fernández y Gustavo Antuña en guitarras, y José Nozar en batería; y que completan Pancho Coelho en guitarra, Ignacio Echeverría en bajo y Nacho Gutiérrez en teclados, consiguió la certificación de disco de oro por las ventas de este último material, que fue lanzado en diciembre.

Que en tiempos donde la venta del disco físico va en picada, Buenos Muchachos haya demorado cuatro meses en superar las 2.000 copias vendidas, es fiel muestra de su suceso.

Con el entusiasmo de ese disco de oro (que ya son varios en su discografía, en realidad), la banda prolonga una sensación de alegría que se percibe fácilmente en el trato con ellos, y en su actitud, pero también en la música del disco que hoy presentarán en el Teatro de Verano, a las 21.00, y para el que sólo quedan entradas de platea alta, a la venta en Red UTS a 560 pesos.

“Este es el único disco de los Buenos que, después de salir del estudio, sigo escuchando. Y no es que le encuentre cosas nuevas, sino que me sigue emocionando”, dijo Dalton a El País en una charla publicada esta semana en la edición web, en el podcast Walkman.

Para Dalton, ese cambio en el vínculo tiene que ver con el sonido que se generó que, como explica Nozar, es más “pristino”, va a lo más original de la banda, pero ahora desde una perspectiva simple y de objetivos claros. Por decisión de los músicos, las canciones —muchas de ellas— se partieron en dos, generando un aura luminosa en un recorrido que abarca cambios radicales, de la calma a la tormenta. Con esa idea de quiebre, que ya había aparecido en diferentes momentos de su obra, pero nunca ejecutada de una manera tan radical, se llegó a un nuevo espacio musical, que está lleno de riquezas por descubrir.

“Empezar a ver las cosas desde otros lugares, hace que las piezas encastren de un modo mucho más natural”, agregó Nozar en Walkman respecto a cómo el vínculo, el nuevo vínculo que los músicos generaron entre sí, influye a la hora de trabajar y de concebir un trabajo como este último que es, a fin de cuentas, un disco más fluido y armonioso.

En el concierto de esta noche, Buenos Muchachos intentará, como en cada presentación de disco, ser lo más fiel posible a la obra ya concebida.

Así, el show empezará puntual y dedicará el primer tramo al octavo disco, que será tocado en su totalidad y en orden. Habrá además un trabajo visual, para el que se respaldará la música con pantallas e ilustraciones. En la presentación anterior, la de Nidal (el antecesor del #8), el grupo decidió recrear un nido gigante que oscilaba sobre sus cabezas, y llenó el escenario de hombres pájaro.

Estreno

Mirá el último video de Buenos Muchachos.

Veocomotopo
"Veocomotopo", el último clip que presentó la banda
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)