CRÓNICA

Niquel volvió con dos shows que demostraron que el rock clásico sigue vigente

El sábado y el domingo, Niquel celebró su regreso con dos shows de entradas agotadas en el Auditorio Nacional del Sodre

Niquel en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Francisco Flores.
Niquel en el Auditorio Nacional del Sodre. Foto: Francisco Flores.

"Que sea rock”, dijo Jorge Nasser antes de cantar “El solitario”, uno de los clásicos del disco Gargoland (Acto II). Y, justamente, lo que se vivió este fin de semana en el Auditorio Nacional del Sodre fueron dos noches llenas de rock clásico. Así fue el regreso oficial de Niquel, una de las bandas locales más icónicas de los noventa, que se reunió luego de 20 años para repasar su repertorio.

Con la mayoría de sus miembros originales —menos Pablo Faragó, que fue reemplazado por el gran guitarrista Gonzalo De Lizarza—, el grupo revivió clásicos como “Candombe de la Aduana”, “Gusano loco”, “Lluvia de amor”, “Amo este lugar” y “Nancy & Sid”, con dos shows de entradas agotadas.

Y, como lo demostraron en su presentación en los Premios Graffiti, Niquel mantiene aceitada la maquinaria del rock. La voz y la guitarra de Nasser, las líneas de bajo y los coros de Pablo “Pato” Dana, la batería de Roberto Rodino y la percusión de Wilson Negreyra siguen siendo tan efectivos como en los discos. En el caso de De Lizarza, el guitarrista revitalizó el sonido del grupo con sus solos de guitarra.

Al escuchar en vivo las canciones de discos como Gusano loco, Gargoland y Buena caballo!, lo primero que viene a la mente es que, afortunadamente, el sonido de Niquel se mantiene tan vigente como hace 30 años. Y el secreto está en la formación del grupo, que siempre hizo foco en los riffs, los coros en estribillos inolvidables y la energía del show en vivo, más que en los sintetizadores y las baterías digitales que dominaban la época.

Así, el grupo demostró la vigencia de su repertorio, y completó la experiencia con la buena comunicación entre el grupo y el público. Eso quedó más que claro en el final con una versión repleta de blues de “Hoy es uno de esos días”.

Buenas noticias para los que se quedaron con las ganas de más: Niquel vuelve a tocar el 26 de marzo en el Teatro de Verano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error