ENTREVISTA

Nicki Nicole habló con El País: "No busco vender algo que no soy"

La cantante argentina habló con El País sobre el inesperado éxito de "Wapo Traketero", repasó la historia del disco "Recuerdos" y recordó cómo solían ser las grabaciones en su casa de Rosario 

Nicki Nicole. Foto: Difusión.
Nicki Nicole. Foto: Difusión.

Ya casi se cumple un año de la salida de “Wapo Traketero”, la canción con la que la argentina Nicki Nicole lanzó su carrera musical. El 26 de abril de 2019, la cantante nacida en Rosario publicó el tema que grabó junto a unos amigos y que, en unas pocas semanas, se metió al top 50 de los más escuchados de Spotify en Argentina. Un mes más tarde, llegó al top 100 mundial de la plataforma.

El tema, que al día de hoy acumula más de 40 millones de reproducciones en YouTube, colocó a la cantante de 19 años entre los nombres destacados de la escena del trap argentino. El secreto del éxito de su propuesta está en su voz, donde, a través de tintes soul y jazzeros (donde la libertad para jugar con la melodía es casi una regla), logra un original diálogo con los beats que definen al trap.

Tras “Wapo Traketero”, le llegó el turno a “Bzrp Music Sessions, Vol. 13” (una colaboración con el productor Bizarrap) donde las virtudes interpretativas de la cantante brillaban más que nunca gracias a un beat  centrado en samples vocales y frases de guitarra eléctricas que dialogan con la voz de la argentina.

En noviembre, Nicki Nicole  lanzó Recuerdos, su álbum debut, con el que terminó de confirmar su lugar en el género. Tras una serie de presentaciones en Argentina, la rosarina tenía planeado llegar por primera vez a Uruguay para participar del Montevideo Rock como uno de los platos fuertes de la grilla. Sin embargo, la irrupción del coronavirus en el país obligó a suspender el evento al que iban a asistir 40 mil espectadores.

Días antes de que se conociera la noticia de la suspensión del evento organizado por la Intendencia de Montevideo, Nicki Nicole habló con El País para repasar algunos de los momentos que definieron este año de carrera. La cantante charló con El País desde un hotel de Ciudad de México un día después de haber participado de la primera edición de los Spotify Awards, donde se llevó dos premios: Artista Radar Trap en español y Artista más escuchada en consolas. 

—Todavía no pasó un año desde que se publicó “Wapo Traketero”, pero ya lograste que tu música se conozca en toda Latinoamérica. ¿Te sorprende el alcance que tuvo la canción?

—Obvio que sí porque fue muy rápido. De un día para el otro, mucha gente de diferentes países empezó a escucharme de manera grande. Para mí fue algo muy emocionante y es como una montaña rusa de emociones: pasé nervios, tuve miedo y adrenalina. Pero bueno, es lo mejor, la verdad.

—¿Recordás el momento en que notaste que “Wapo Traketero” comenzó a despegar?

—¡Sí! Sentí mucha felicidad. Cuando hice esa canción todavía estaba yendo al colegio y la gente en la calle me empezó a reconocer. Cuando me tomaba el colectivo, la gente me paraba ahí arriba para decirme que en ese momento estaban escuchando mi canción. Ahí fue tipo: “Ok, esto está pasando de verdad”. Fue algo muy loco porque esa canción la hicimos una madrugada con dos amigos comiendo pizza juntos. Es loquísimo pensarlo, porque ahora es una gran canción, pero en ese momento la hicimos solo porque nos nació hacerla. No estábamos pensando grabarla para que fuera un hit y llenarnos de plata.

—En noviembre publicaste tu primer disco, Recuerdos. En la tapa hay un dibujo de la casa donde creciste. En tus redes sociales mencionaste que ese era el lugar donde naciste, soñaste, creciste y donde la realidad te golpeó duro. ¿Cómo fuiste ideando la idea detrás del álbum?

—Nunca pude explicar bien toda la sensación de ese disco porque, básicamente, fueron canciones que hice como hace tres años. También fue por eso que las quise sacar; realmente quería mostrarle a la gente que me estaba empezando a escuchar cómo es que fue mi comienzo. No quería decir: "Ok, ahora que todo el mundo me escucha voy a sacar 13 canciones nuevas que van a sonar super". No, realmente quería mostrar cómo empecé y cómo sonaba. Quería que la gente viera la evolución de lo que hago

—El disco incluye canciones como “Plegarias” y “Recuerdos", que tienen un abordaje bastante personal. ¿En qué momento sentiste que lograbas reflejar situaciones de tu vida en tus letras?

—Lo fui dilucidando cuando fui creciendo. Todos tenemos un montón de cosas adentro, pero no nos damos cuenta del valor que tienen porque no nos creemos capaces de decirlas. A veces es simplemente porque no nos creemos lo suficientemente preparados como para mostrarlas, pero yo creo que todo está ahí y que simplemente hay que perder el miedo. Yo siento que estoy evolucionando porque estoy mostrando lo que siento. 

—¿Recordás cómo eran los días en que compusiste las canciones del disco?

—Sí, yo escribía mis letras y tenía dos celus: uno era solo para escuchar música (se ríe) y le pedía otro a mis hermanos o a mi mamá. Ponía un beat desde un celu y, desde el otro, usaba la grabadora de voz para cantar arriba del instrumental. Grababa a manera en mi propio estudio (se ríe). Eran bases de YouTube, pero bueno, era lo que había. Se las pasaba a mis amigos y les preguntaba si les había gustado.

—Hace un tiempo escuché tu versión de "Wapo Traketero" en El Paredón, y me sorprendió lo cómoda que te sentías cantando junto a una banda. Sentí que había espacio para jugar con la melodía mientras el grupo le daba otra personalidad al tema. ¿Cómo podrías definir el momento de cantar junto a una banda?

—Me encanta tocar con banda. Posta que me encanta. En mis shows toco con músicos y siento que los temas tienen mucha más fuerza. Yo me siento mucho más acompañada: además formamos una unión bastante zarpada, es como una superconexión y los temas suenan mucho mejor. Es como que la rompen mucho más y tienen mucha más fuerza. Se sienten un montón; los temas tristes con banda te hacen pelota (se ríe).

—¿De qué manera fuiste trabajando la personalidad de tu voz? ¿Tenés algún referente en el tema de la interpretación?

—Me gusta mucho lo que es la voz, pero no intento imitar a nadie en lo más mínimo. Es como una inspiración que me sale, pero siento que mi voz no la voy a poder cambiar ni aunque intente imitar a cualquier otro, es muy difícil. Ya está marcada. No es una voz normal, creo.

—Pero, ¿te sentís cercana a algún género al momento de definir tus influencias?

—Es que realmente sale de una mezcla de géneros; si te digo uno solo te voy a mentir porque crecí escuchando muchísimos géneros. La voz siempre la tuve, solo que nunca la había puesto en práctica. Lo que sí me gusta mucho es el jazz, así que si tengo que ir por un lado sería por ahí.

—En una entrevista con Los 40 Principales hablabas de la diferencia que se suele generar entre un artista masculino y una artista femenina. ¿Sentís que en el ambiente se remarca demasiado el género, casi como estableciendo una diferencia?

—Sí. Creo que artistas somos todos... ¿Por qué artista femenino? Es algo que está normalizado, pero si te ponés a pensar no tienen ningún tipo de sentido. No hay por qué remarcar "femenino" o "masculino" cuando hablás de un artista. Creo que la gente está empezando a cambiar la noción.

—También decías que en los medios y en las redes se suele comparar a las artistas femeninas para buscar similitudes.

—Sí... No creo que sea rivalidad, pero hay un montón de artistas hombres que nadie compara entre sí, pero cuando salen artistas mujeres, lo primero que hacen es compararlas. Eso lo hacen todo el tiempo y no sé por qué. No tiene mucho sentido: en vez de detenerse a disfrutar de cada artista se ponen a comparar. Pero esa es gente que realmente no sabe disfrutar las cosas, y lo que no entienden lo critican. Pero bueno, eso está en cada uno y en su forma de pensar. Yo lo respeto, pero no lo comparto.

—Al comienzo de la entrevista decías que grabaste “Wapo Traketero” con dos amigos mientras comían pizza de madrugada, y también dijiste que grababas tus canciones en casa desde dos celulares. Ahora que tus canciones suman millones de reproducciones y estás haciendo giras, ¿sentís cierta presión al darte cuenta de que la música es más que una diversión?

—Yo sigo haciendo canciones por diversión. Soy artista por eso; quiero hacer las cosas que me nacen y mostrarle al mundo lo que realmente soy. No busco vender algo que no soy o tirar una canción para que solo se escuche. Yo hago lo que me nace hacer. Quiero darles algo que represente quién soy... no sé cómo explicártelo (se ríe). Es como cuando hacés, no sé, sanguchitos solo para que se vendan. No van a ser tan ricos. Hacelos con amor y si se venden, se venden. Yo busco eso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error