La propia discoteca

"New York" de Lou Reed, un disco clásico que ahora tiene una versión de lujo

El album de 1989 acaba de ser reeditado y sigue funcionando como una crónica de su tiempo y de una ciudad

Lou Reed
Lou Reed

Veinte años después de revolucionar la historia de la música con The Velvet Underground a mediados de la década de 1960, Lou Reed estaba en plena forma. En su mejor forma. Así en 1989 editó New York y quizás sea lo mejor de una discografía llena de grandes momentos.

Ahora Rhino Records acaba de editar una versión de lujo y expandida de ese clásico de Reed. Incluye un remasterización del disco original, un disco con outtakes (o sea canciones que no llegaron al producto final) y el registro de un concierto de 1989 en que Reed lo interpretó en su totalidad y que ya había sido editado en 1989 en VHS. Se incluyen declaraciones de Reed sobre su proceso de trabajo.

New York —el original sin esos aditivos para fanáticos con recursos para gastar en eso— reunía una serie de postales sobre la ciudad a la que Reed no solo dedicó su obra sino que, con su poesía, ayudó a definir. Y es una combinación feliz y amigable de sus dotes como trovador, su rock and roll entre furioso y pop y su capacidad de cronista. Reed insistió en lo conceptual del album y recomendaba escucharlo de un tirón.

Así puede contar una versión urbana y pandillera de Shakespeare (“Romeo Had Juliette”), hablar sobre los estragos del sida (“Halloween Parade”), los sin techo (“Xmas in February”), recordar a su mentor, Andy Warhol (“Dime Store Mystery”) o esa maravilla que es “Dirty Boulevard”, otra de sus crónicas urbanas. Hay menciones directas a personajes reales generando un estado de situación de fines de la década de 1980.

La banda es, como siempre le pasa, compacta: el guitarrista Mike Rathke, Rob Wasserman en bajo y el batería Fred Maher. Y está la batería de la Velvet, Moe Tucker en dos canciones. Qué más pedir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados