TANGO

Nelson Pino, una gran voz del tango con un nuevo espectáculo en Sala Zitarrosa

El cantante se presenta mañana en la Zitarrosa con su espectáculo "Hoy es tango"

Nelson Pino
Nelson Pino, mañana en Sala Zitarrosa. Foto: Difusión

El año próximo celebrará sus 40 años en la música. Fue en julio de 1981 en el Teatro Carlos Brussa, actualmente en obras, ubicado en Paysandú entre Ciudadela y Florida, donde se presentó por primera vez Nelson Pino. Tenía apenas 20 años, aunque al tango ya lo había conocido desde niño ya que su padre trabajaba en una orquesta, tocando el bandoneón. Desde aquella primera presentación, Pino no paró de trabajar, ni de presentarse en los escenarios del mundo como Polonia, Estados Unidos, Grecia, Japón, y un largo etcétera.

Mañana, a las 21.00 en la Sala Zitarrosa, Pino presenta un nuevo espectáculo llamado Hoy es tango (entradas desde 600 pesos en Tickantel) donde compartirá el escenario con el sexteto de Raúl Medina. El show tendrá texto y dirección de Sergio Dotta.

Desde que se retomaron los espectáculos con público, en junio, Pino regresó a los escenarios, aunque mañana será la primera vez que se suba a un teatro en lo que va de 2020.

Si bien se presenta en bares y tanguerías, donde hace un compilado por tangos conocidos, y los que le pida el público en varias ocasiones, presentarse en un teatro para este artista es una experiencia distinta, y así lo muestra en el escenario. “Cada espectáculo que hago en teatro es armado y requiere mucho ensayo y preparación”, dice Pino, quien tiene en su “disco duro”, una enormidad de letras de tango listas para ser cantadas. Aunque a Pino no le gusta salir a un teatro y cantar una canción detrás de la otra, le gusta salir con un texto, un hilo conductor, donde los textos tengan relación con las canciones que interpreta.

Sus últimos espectáculos han sido sobre historias de tango. El año pasado se presentó en el Auditorio del Sodre con un homenaje a los boliches de Montevideo. Ahora lo hace con un espectáculo donde habla de lo que pasa en el mundo, más allá de la pandemia. “No queda mucho tiempo para la charla de boliche. Se perdió el saludo con el vecino, nadie sabe quién vive al lado. Lo más llamativo que en un mundo interconectado se perdió la palabra”, y con eso arranca con un tango que tiene que ver con lo que relata.

Y si bien los textos no tienen nada de tango, le sirven para cantar el repertorio que tiene. Así se arma el espectáculo, a partir de los textos, y después se buscan los tangos. “Entonces para esta oportunidad me tuve que aprender la mitad del repertorio, y eso que conozco muchos tangos. Sin embargo me tuve que aprender, porque tiene un repertorio exigente y precioso. Tangos como “Afiches” de Stampone y Expósito, “Vamo todavía” de Ruben Juárez, “Alguien le dice al tango” de Borges y Piazzolla, “Vuelvo al sur” de Piazzolla y Goyeneche serán interpretados mañana en la Zitarrosa.

Pese a que con la pandemia le cabía como anillo al dedo, no quiso incluir “Cambalache” porque es muy tradicional y conocido. “Siempre trato en los espectáculos que el público conozca otro repertorio. Esos tangos lo cantamos todos en todos lados, pero el teatro tiene otra responsabilidad. Tampoco me gusta salir a cantar sin tener un texto. Por eso defino lo que hago como un tango teatro, porque no es una seguidilla de canciones nada más”, cuenta Pino. Y este show también tiene algo de espectáculo musical, “porque voy a terminar con canciones que nada tienen que ver con el tango. Entonces no es un espectáculo tradicional de tango, aunque tiene muchos tangos”, adelanta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados