MÚSICA

Nathy Peluso: "Me divierto mucho ridiculizando las cosas que en la realidad nos preocupan"

Este domingo a las 21.00 la cantante argentina Nathy Peluso llega a Montevideo; antes charló con El País

Nathy Peluso llega este domingo a La Trastienda. Foto: Difusión.
Nathy Peluso llega este domingo a La Trastienda. Foto: Difusión.

Nathy Peluso tiene todo para reclamar su lugar entre los nuevos exponentes de la música hispanoamericana, y de a poco va ganando su espacio. Si bien todavía no alcanzó un nivel masivo de exposición, la argentina radicada en España lanzó canciones como “Corashe” y “La Sandunguera”, que acumulan 20 millones de reproducciones en YouTube. 

Pero más allá de las cifras, lo importante de la propuesta de esta cantante de 24 años es su capacidad para moverse con comodidad por diferentes estilos, sus enérgicos recitales y su gran voz, que utiliza como una herramienta para ofrecer letras sobre una mujer independiente.

Este domingo llegará a La Trastienda, donde presentará sus canciones con un recital que, según le dijo a El País, “va a estar recargado de energía”. Para ella, los recitales son “el alimento base de un artista”. Y justamente eso es lo que domina cada una de sus actuaciones. Con una fuerte influencia del teatro físico, Peluso le da mucha importancia a la libertad al momento de cantar y de moverse en el escenario. “Es el dejarse llevar por la pasión. La efervescencia de la improvisación, aunque siempre partiendo de un esquema para tener un orden, es algo que nunca quiero dejar”, asegura.

En sus actuaciones —varias de ellas completas en YouTube—, se ve la energía que maneja sobre el escenario y cómo el juego en el plano vocal y de movimiento genera una comunión especial entre el público en la artista.

En febrero, la cantante publicó “Nathikillah”, donde le canta a la celulitis, el amor, la autoconfianza, los frijoles con mayonesa y hasta le agradece a sus fanáticos sobre una base de gangsta rap. Aunque varios medios la han definido como un fenómeno del trap y el rap en español, sus canciones trascienden el género. 

Si bien su primer EP, Esmeralda (2017), y el sencillo “Corashe” hacen un foco en ambos estilos, a partir de La Sandunguera (2018) amplía su paleta musical. En ese trabajo termina de confirmar que se puede mover tranquilamente entre géneros como el soul, hip-hop y salsa. Estas uniones se ven en el escenario y así se mueve tranquilamente entre versiones libres de standards como “Summertime” y “Sabor a mí” para luego cantar un hip-hop sensual como “Alabame”.

También es importante la creación de personajes para terminar de darle sentido a su obra. La cantante adoptó el alter ego de La Sandunguera, que da nombre a su EP. “Soy yo pero de una manera más histriónica”, dice. “Cada vez le voy encontrando más cualidades que no son totalmente mías y que aparecen en el escenario, aunque sin duda la esencia es humana y mía, como el humor, las caras y la ironía”. Este último aspecto es fundamental en sus letras, es una forma de hacer críticas. “Me divierto mucho ridiculizando las cosas que en la realidad nos preocupan”, asegura. Al igual que sus influencias musicales, en el alter ego de Peluso se mezclan diferentes acentos, que va utilizando a lo largo de sus canciones. Así, mezcla el acento argentino, caribeño, español e italiano para aprovechar al máximo la sonoridad de las palabras.

Gracias a sus letras, que retratan a una mujer con una personalidad arrolladora, Peluso es tomada como una referencia musical entre grupos feministas. Sin embargo, explica que a veces le molesta que en entrevistas le recuerden los logros por ser mujer. “Que me recuerden que soy mujer y encabezo el cartel de un festival me llama la atención porque es como si fuera algo que no suele pasar. Estaría bueno que hablen de Nathy en el festival y no como mujer, sino como humana. Lo más importante es reconocer que al final somos personas haciendo música y que no importa lo que haya entre las piernas”, explica.

arte

La música, un camino que buscó toda su vida

Nathy Peluso explica a El País que la música “siempre la ayudó a salir adelante”. Ella nació en Buenos Aires y cuando era niña la crisis económica la obligó a emigrar con su familia a España. Según explica, en el país europeo cantó en hoteles y en restaurantes esperando el momento para poder destacarse. Peluso recuerda que trabajó en varios lugares donde la “explotaban”, pero siempre tenía la música en mente.

En una entrevista con el portal Landr dijo: “Cuando trabajaba armando cajas en una cadena de producción lloraba escuchando música con los auriculares escondidos. Me ponía un disco de Frank Sinatra y lloraba pensando en cuándo tendría una oportunidad de cantar para la gente”. Peluso empezó a ganar notoriedad en 2016, cuando subía covers de clásicos de jazz y swing, pero, según explica a El País, el EP Esmeralda (2017) sintió un “clic” y empezó a generar su público.

A finales de mes va a publicar Deja que te combata, un libro dedicado a sus procesos creativos, su concepción de la música y la importancia de las actuaciones en vivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)