En exclusiva con una triunfadora

Natalia Lafourcade: "A este disco lo defiendo con todo"

La semana pasada se fue de Las Vegas con un puñado de gramófonos en las manos y una cara de sorpresa apenas atravesada por sus mejillas ruborizadas. Natalia Lafourcade dice que no se esperaba llevarse cinco premios en la 16ª entrega de los Grammy Latino, pero los recibió con entusiasmo y emoción porque Hasta la raíz, el trabajo que la consagró, lo vale.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lafourcade fue la más premiada en la última edición de los Grammy Latino. Foto: Reuters.

La mexicana de 31 años, de voz dulce y aniñada y canciones encantadoras, habla en exclusiva con El País desde Argentina, donde anduvo tocando en vivo su premiado disco (y también por Chile). Y aunque parece que no ha tenido tiempo de procesar que de la noche al día se convirtió en la artista del momento, ella pone paños fríos a esta situación que es importante, sí, pero no la más importante. "Ya muero de ganas por ir a Uruguay, lo tengo súper pendiente", dice con toda sinceridad, para abrir la charla.

— Antes de la ceremonia decías: me preguntan mucho qué se siente tener cinco nominaciones. ¿Qué se siente tener tantos premios?

— Se siente muy bien, muy bonito, emocionante. La verdad no me lo esperaba, estoy celebrándolo mucho con mi gente, con mi equipo, con mis compañeros músicos, mis colegas. Muy agradecida por este momento.

— Cuando recibiste el primero de los Grammy Latino se te vio muy sorprendida, realmente.

— Sí (se ríe). Es que no esperaba que ya el primero estuviera. Aparte, el premio de la ingeniería era un premio que queríamos mucho, que decíamos: "bueno, ojalá que nos llevemos uno, y el de ingeniería estaría genial porque hablaría del reconocimiento al sonido del disco". Que es una de las partes más importantes para mí que tiene un disco: cómo va a sonar. Entonces fue increíble, nos hizo sentir mucho orgullo y que valió la pena todas las horas que nos llevó ajustar los instrumentos, los micrófonos, en trabajar el sonido del disco.

— ¿Qué tiempo te llevó este disco?

— Aproximadamente un año.

— ¿Es el tiempo que te han llevado los demás discos, más o menos?

— Cada disco es diferente. A mí me pasó con este que todo el tiempo que estuve en promoción del disco de Agustín Lara y tocándolo, me tocó estar componiendo también.

— La transición de pasar del disco de Agustín Lara, que implicó reflotar la obra de otro autor, a defender tu propio disco, ¿cómo fue?

— Ese cambio fue bastante fuerte e importante para mí, porque significó marcar una diferencia y continuar, no estancarme en ese proyecto sino seguir adelante, que fue una de las cosas que él (Agustín Lara) me enseñó, lo importante que es estar activo, haciendo canciones. Siento que fue todo un reto para mí encontrar el color, la textura y el traje ideal de Hasta la raíz. Encontrar la compañía para las canciones junto a la gente que trabajó conmigo.

— Por estos días leí una columna de opinión a partir de los Grammy que se refería a cómo habías podido capturar la esencia de la "mujer divina" de Agustín Lara y la habías trasladado a tu disco. ¿Qué aprendiste del trabajo con su obra que identificás en Hasta la raíz?

— Me acuerdo que cuando empecé a componer las canciones y a buscar temas simplemente para tenerlos, pues en ese entonces ni pensaba en el disco, trataba de empujarme al nivel donde podía sentir cosas similares a las que sentía cantando la música de Agustín Lara. Como que yo pensaba que esa sensación sería increíble tenerla pero con mi música, mis propias canciones. Mi vara estaba en ese lugar e iba tratando de alcanzarla todo el tiempo.

— ¿La alcanzaste?

— Sí. Cuando terminamos el disco yo lloraba de felicidad al escucharlo, pensaba: este disco me gusta, salgo a defenderlo con todo, no sé si a la gente le va a gustar o no, pero a mí me hace feliz, me lo creo, es honesto y soy yo. Obviamente ver que la gente se ha conectado, le ha gustado y lo ha abrazado, se siente divino. Me siento muy agradecida y valoro mucho este momento que estoy viviendo.

— Veo que el proceso de Hasta la raíz fue todo felicidad. ¿No sentiste miedo de que el disco fuera tan confesional?

— Sí. Pues como dices, la pasamos muy bien, tuvimos momentos hermosos, pero también pasé momentos muy difíciles que era importante superar antes de estar aquí donde estoy. Sí miedo, inseguridad, temor de no estar haciendo lo correcto, pero siento que lo que estuvo bien fue que nunca me detuve aunque sintiera eso. Seguía avanzando y me apoyaba mucho en mi equipo de trabajo; ellos me ayudaban en esos momentos de incertidumbre.

— ¿En qué personas de tu equipo te apoyaste más?

— Una de las personas es Gustavo Guerrero, mi director musical y amigo, gran amigo. Él se ha convertido en mi brazo derecho para la música; cuando estoy viajando, él se encarga de que la banda esté tranquila, que estén bien ensayados y yo no me tengo que preocupar por esa cuestión. Aparte compartimos un gusto musical muy similar y me da mucha confianza que sea él el que esté a cargo. Y en el disco hubo varias personas como Cachorro López, Leonel García; la banda que armé para tocar las canciones, que en parte era gente con la que toco y en parte amigos y gente con la que quería involucrarme.

— Me hablaste del disco en general. ¿Cómo fue el proceso de la canción "Hasta la raíz" en particular?

— Es una canción muy especial, si bien tiene un poder muy particular y personal. Por momentos siento como que ni siquiera fuera una canción mía, sino una canción que simplemente dijo: "yo ya llegué y ya, me voy a volar por donde quiera". Hacer esa canción fue realmente mágico, fue muy especial reunirme con Leonel (García), sentarnos cada uno con sus ideas, con palabras y frases que habíamos hecho para ver cómo de ahí lográbamos hacer algo juntos. Y fue muy interesante ver como poco a poco, en un lapso de 40 minutos aproximadamente, fuimos armando el rompecabezas. En el momento que grabé la canción, que me metí a la cabina y tenía la letra en una hoja en mis manos porque ni siquiera me la sabía, mientras la iba cantando me iba dando cuenta de lo que habíamos hecho. De la letra tan poderosa, fuerte, tan conectada con cosas importantes. Fue mágico, fuimos testigos de un momento muy especial.

— ¿Has tenido otros momentos mágicos que se puedan identificar fácilmente en tu carrera?

— Sí, he vivido cosas mágicas muy bonitas, de colaboraciones con otros artistas, en el estudio de grabación, momentos de composición, de viajes, conocer gente. Estar en los Grammy. Me sucede constantemente que tengo momentos (se ríe), sobre todo últimamente, han sido momentos muy mágicos.

— ¿Cómo lidiás con eso? ¿Haber tenido tantas nominaciones y premios en estos Grammy Latino te abruma, te pesa?

— Pues uno siente de todo (se ríe). Es en serio, es mucho. Es que no esperaba que fueran tantos, entonces un poco trataba de asimilarlo y de recordar que sí es muy importante, pero tampoco es tan importante como el motivo por el que hago música. Estoy muy, muy agradecida, pero también pienso que todavía me falta mucho para aprender. Soy una artista joven, en realidad; me falta mucho tiempo para poder decir que soy una artista consolidada. Me falta recorrido, entonces más bien brindo por lo que viene. Brindo con estos Grammy ganados por la música, por la industria musical, porque le hayan dado los Grammy a un proyecto hecho con el alma, el corazón; que tiene el esfuerzo de mucha gente involucrada. Eso para mí es una posibilidad de que otros amigos que tengo en la industria musical puedan ganar un premio así y tener ese reconocimiento.

— Acá te hiciste conocida con "En el 2000", un hit que sonaba mucho en MTV, y en la canción hablabas de que la inocencia se había acabado. ¿Qué cosas terminan con Hasta la raíz y cuáles empiezan?

— Siento que con Hasta la raíz estoy viviendo un momento donde me toca cerrar un ciclo energético, por decirlo de alguna manera (se ríe). Un ciclo de recorrido en mi carrera, en el cual me ha tocado trabajar mucho, mucho, mucho, mucho; y estar fuerte para no tirar la toalla, para no renunciar, y llegar a este momento fructífero, de mucha cosecha. Pero también siento que es un momento de mucho sembrar para lo que viene. Entonces siento que estoy terminando una etapa y comenzando otra, que sí me abruma y me asusta porque no la conozco, pero también el que me sienta así no va a evitar que siga adelante. Porque amo de verdad el momento de pararme en el escenario y compartirlo con la gente, y eso es más poderoso que cualquier temor o miedo que pueda tener.

Canciones mexicanas de la raíz

Si no puede ver el video, haga click aquí.

SABER MÁS

Una carrera ascendente

Se vinculó con la música desde pequeña y sin buscarlo. Estudió guitarra, piano y canto, y se probó en algunas bandas de pop rock, sin sentirse completamente cómoda. En 2002 editó con Sony su primer disco solista, llamado Natalia Lafourcade; tenía apenas 18 años y el corte "En el 2000" le dio inmediata proyección internacional. Después grabó Casa con la banda La Forquetina; viajó, hizo un EP instrumental y participó en diversos proyectos. Recién volvió a estudios para hacer Hu hu hu, para el que grabó con Julieta Venegas y que le valió un par de nominaciones a los Grammy. Luego vinieron Mujer divina en homenaje a Agustín Lara, y Hasta la raíz.

De la última edición de los Grammy Latino se llevó varios premios: Grabación del Año; Canción del Año y Mejor Canción Alternativa por el tema "Hasta la raíz"; además de Mejor Álbum de Música Alternativa; y Mejor Ingeniería de Grabación para un Álbum. Y eso que sólo tiene 31 años.

TRES ÁLBUMES FUNDAMENTALES

Natalia Lafourcade - 2002, Sony

En el debut de Lafourcade como solista con sólo 18 años, ya insinuaba un perfil cercano a los primeros años de la colombiana Shakira. Con "En el 2000", la mexicana se abrió paso rápidamente en el mercado internacional. Sonó mucho en MTV.

Mujer divina - 2012, Sony

Con este homenaje al compositor Agustín Lara, Lafourcade se probó como intérprete de clásicos mexicanos y salió de ese desafío fortalecida. En este disco doble grabó con muchos duetos, incluyendo uno con Jorge Drexler en el tema "Oración Caribe".

Hasta la raíz - 2015, Sony

El disco que arrasó con los Grammy Latino y uno de los mejores del año en habla hispana. Lafourcade abre su corazón, se conecta con la raíz mexicana, y deja salir sus emociones más personales para transformarlas en un repertorio muy bello.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)