STREAMING

"Mystify", el documental en Netflix para conocer en profundidad a Michael Hutchence

Llegó a la plataforma "Mystify: Michael Hutchence", una película presentada en Cannes que echa una mirada reveladora sobre el cantante de INXS y los motivos de su suicidio en 1997

Michael Hutchence. Foto: Difusión.
Michael Hutchence. Foto: Difusión.

"Need You Tonight”, “New Sensation”, “Mystify”, “Suicide Blonde”, “Never Tear Us Apart”, “Original Sin”, “Devil Inside” y “Disappear”. Estos fueron algunos de los grandes éxitos de INXS —un acrónimo de “En exceso”—, la banda australiana que grabó algunos de los mayores hits de finales de los ochenta y principios de los noventa. Estaban liderados por Michael Hutchence, ese cantante enigmático que definía muy bien la estética de una típica estrella de rock de la época: una mirada penetrante, el pelo largo y rizado y el pecho casi siempre al descubierto gracias a los botones desabrochados de sus camisas.

En 1987 llegaron a ser una de las bandas más famosas del planeta gracias a Kick, su sexto disco, que llegó a colar seis canciones en el top 10 de las listas de éxitos estadounidenses. El secreto estaba en sus riffs memorables y en un sonido pensado para estadios y pistas de baile, letras desafiantes. Por encima de todo brillaba la voz cautivante de Hutchence, que podía pasear por el gruñido rebelde y sensual de “Devil Inside”, y llegar hasta la total delicadeza de “Never Tear Us Apart”.

Fueron 20 años de giras mundiales —siempre con la magnética presencia de Hutchence en escena robándose las miradas—, unos cuantos discos de oro y de platino, grandes álbumes como Listen Like Thieves (1985), el ya nombrado Kick y X (1990), y otros no tanto, como Welcome to Wherever You Are (1992) y Full Moon, Dirty Hearts (1993). Pero mientras la formación original estuvo activa, en todos sus discos —ya sean buenos o malos—siempre hubo alguna canción funky, rockera o bailable para corear con el volumen del walkman al tope.

Y, sin embargo, ese cantante conocido por su confianza en el escenario —jugaba mucho con la arrogancia— sorprendió a sus seguidores el 22 de noviembre de 1997, cuando se ahorcó en un cuarto de hotel de Sydney en medio de la gira de presentación de Elegantly Wasted, el álbum que había publicado unos meses atrás.

La tragedia recorrió el mundo, y pronto surgió información sobre la depresión, las adicciones y las peleas que definían la vida del artista que murió a los 37 años.

Sin embargo, en estos 23 años desde el suicidio de Hutchence siempre quedaron dudas sobre lo que realmente sucedió esa mañana de finales de noviembre. Y allí es donde entra Mystify: Michael Hutchence, el documental del director Richard Lowenstein que propone sumergirse en la personalidad del australiano.

Originalmente estrenada el año pasado, este documental de 102 minutos llegó a Netflix la semana pasada y se ganó un lugar entre las novedades más comentadas por los amantes de la música. A través de un numeroso material de archivo inédito —Hutchence solía filmar valiosos videos caseros—, entrevistas televisadas y la palabra de sus compañeros de banda y sus exparejas, Mystify permite conectarse con el hombre detrás de ese personaje de rockero arrogante y seductor.

Lo primero que se descubre es que el australiano era un apasionado por la literatura —El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, fue fundamental para crear su personaje escénico—, que nunca estuvo conforme con su voz, que tuvo que inventarse un personaje para poder lidiar con el peso de la constante exposición mediática, que una serie de problemas familiares terminaron definiendo su conducta autodestructiva y que sus últimos años de vida oscilaron entre la depresión y la preocupación de que INXS hubiera pasado de moda.

Las entrevistas a sus exparejas es fundamental para terminar de conocer al artista. Allí están la modelo Helena Christensen, la cantante Kylie Minogue, la representante Marta Troup y Michelle Bennet. La palabra de Minogue ayuda bastante a conocer la personalidad del músico: “Sexo, amor, comida, música, viaje, libros; lo que se te ocurra, él quería experimentarlo”. Luego dice: “Casi todo tenía que ver con el placer, debo admitir”.

Y ya que hablamos de la constante búsqueda del placer, el objetivo de Mystify es terminar de derribar de una vez por todas el popular mito en torno al suicidio de Hutchence: se dice que en realidad murió asfixiado durante un peligroso juego sexual. Sin embargo, el documental demuestra que no existe ninguna evidencia que confirme esta teoría replicada innumerables veces en los medios.

Para los seguidores de INXS, Mystify presenta una jugosa selección de material audiovisual restaurado en formato 4K Ultra HD. Entre ellos, el videoclip de “Never Tear Us Apart”, fragmentos de su histórico show de 1991 en el estadio de Wembley, entrevistas de archivo donde Hutchence da varias claves sobre su vida y muchas imágenes de camarines.

El documental presenta una gran excusa para reencontrarse con la música de INXS y permite conocer la faceta más íntima de Michael Hutchence, un frontman cautivador, de esos que ya no se ven en la escena musical.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados

/***** Chat Bot ******/