MÚSICA

Un músico libre que trae un tren de melodías

El guitarrista Luis Salinas toca mañana en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Versátil: Salinas se conecta a la guitarra desde distintos lugares. Foto: Difusión

Hacer el disco Sin tiempo fue tan fuerte para mí, que pasó mucho tiempo para volver a grabar. Que siendo un disco doble fuera escuchado y nominado a un Grammy, fue una cosa tremenda", dice ahora Luis Salinas, a meses de haber publicado un nuevo material de estudio que vino a suceder todo ese ejercicio removedor, y que nuevamente captó la atención de su público y de melómanos de la región y un poco más allá.

Entonces dejó pasar un tiempo largo, y recién cuando sintió que era el momento empezó a diseñar un nuevo proyecto, que tuvo como idea primaria la de hacer un disco solo con la guitarra, donde pudiera recorrer distintos estilos con la eléctrica y la española.

Pero Salinas, uno de los guitarristas más destacados de Argentina y de los que más vínculo ha desarrollado con la escena uruguaya, es muchas cosas. Y cuando empezó a fantasear con un disco fue apareciendo otro, y otro, y después otro, cada uno con su impronta.

Así El tren, este material que editó el año pasado, se compone en total de cinco discos: el primero es de él solo con la guitarra, como quiso inicialmente; el segundo es doble y es a dúo con su hijo Juan; y el tercero, también doble, es con banda e incluye músicas latinas.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Algo de todo eso será lo que le aportará la cuota novedosa al concierto que el argentino dará mañana jueves en La Trastienda, a las 21:00 y acompañado de su hijo Juan, y de los músicos uruguayos Martín y Nicolás Ibarburu, y Francisco Fattoruso. Quedan entradas en venta en Red UTS, Redpagos y Tienda Inglesa, desde 400 pesos.

"Pero no es una presentación", aclara Salinas en charla con El País, "porque para eso habría que llevar a demasiada gente". Es, más bien, un recorrido versátil por los diferentes momentos de su carrera, en el que dice que lo único que puede prometer, es que van a tocar "temas distintos. Pero no hay una cosa esquemática de decir: hacemos esto o aquello".

Un tren familiar.

A semejante obra que terminó editando el año pasado, Salinas tenía que agruparla bajo un nombre genérico pero no grandilocuente como, dice, podría haber sido La vuelta. Y fue su hijo Juan el que, notando que la canción "El tren" aparecía reinterpretada en cada formación de esta pequeña colección (o sea solo, a dúo y con banda), le sugirió que la aprovechara. Al fin y al cabo, estos álbumes funcionan como un tren que va parando en diferentes estaciones y al que se van subiendo diferentes personas.

Ese vínculo con Juan, su hijo, atraviesa El tren y también tendrá mucho peso en La Trastienda mañana, porque para Salinas compartir escenario con él sigue siendo "un regalo de Dios, pero también una responsabilidad". "Yo ya soy fan de Juan porque tiene un sonido que va adquiriendo cada vez más personalidad. Es algo en lo que insistí mucho hablando con él", cuenta, "pero tocar con él también es un compromiso".

"Y también me pone las pilas a mí al mango", agrega. "Imaginate que yo tengo 58 años, y entre él y mi hija Rita, que es un personaje con un humor maravilloso, me renuevan la energía. Ellos me mantienen mirando el hoy, para mañana".

Pero tocar con su hijo es un compromiso que no ata, porque si algo aprendió Salinas en su carrera, que lo llevó a tocar por el mundo y que le permitió ganar premios y compartir escenario con músicos de primer nivel, desde B. B. King y Paco de Lucía a Hugo Fattoruso y Hermeto Pascoal, fue a ser libre.

"Yo luché mucho en la vida para tanto en lo personal como en lo artístico, ser libre. Y me gusta mucho en lo artístico, compartir esa libertad con más gente libre, como Martín Ibarburu o Francisco Fattoruso. compartir con ellos es un lujo. Pero es un lujo realmente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)