MATEO MORENO

"Si un músico es libre, sale todo mejor"

Hoy, a las 22.30, en Sala del Museo (Maciel y Piedras), Moreno presenta Meridiano, su último disco. Con una populosa banda y varios invitados, Moreno hará canciones de sus tres albumes y algunos de los temas que compuso para su primera banda, No Te Va Gustar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mateo Moreno. Foto: Gerardo Pérez.

—La primera impresión que me dejó Meridiano es que es el disco de un bajista. Lo digo como concepto, más allá de que es claro, tu instrumento.

—Sí, es así. Cuando grabamos el disco en vivo en el estudio, el bajo era un especie de espada de poder, tipo He-Man, donde controlaba la parte de la rítmica (las guitarras, los teclados) y la armónica (las percusiones). La función del bajo es estar en el medio de esos dos mundos. No es un disco donde el bajo se muestre más como instrumento, pero sí el que está construyendo en el todo sin necesidad de sobresalir.

—En las canciones del disco hay un sincretismo musical. Hay rap, jazz, candombe, reggae, rock que terminan uniéndose en una nueva identidad. ¿Hay una intención en eso?

—Sí. Por ejemplo, dije "vamos a hacer el candombe como se hacía en los discos que hacía Manolo Guardia o George Roos" en los que se mezclaba el candombe con la parte aguda de la música cubana o brasileña. Yo acá hice algo de eso y hay mezclas de candombe con grooves de otros estilos (rumba, funky, lo que sea). Así lo hablábamos y los músicos lo desarrollaban. En "Maya", por ejemplo quería mezclar las series de músicos negros de la década de 1970 con Manolo Guardia y el hip hop con una letra que habla de un concepto hindú, de que el mundo es una ilusión que nos creamos.

—Pero hay siempre una intención pop...

—En Argentina cuando me preguntan qué hago, yo doy una respuesta muy simplista: canción jazz. No es que sea jazz pero hay un laburo de improvisación importante que para mi es tan importante como hacer la canción.

—Es cierto, hay en el disco esa cosa de jazz pop de la década de 1970, tipo Steely Dan o Gino Vanelli. Igual que ellos es un disco de virtuosos pero es más caliente. A veces se le achaca a algunos de los músicos con los que tocas cierta frialdad virtuosa...

—Es algo que se queja la gente, cierto, pero en este disco no sucedió. Logré exorcisar ese concepto.

—Para músicos como ustedes, ¿es una tentación caer en mostrar todo lo que saben?

—El virtuosismo parte de un método mal establecido. Lo que hay que hacer es liberar porque a veces es tan muy controlado y eso le da esa frialdad que se suele criticar. Pero si un músico se siente libre, las cosas salen mejor. En Meridiano hice eso. Y tengo unos músicos buenísimos con los que se puede hacer eso.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Además de saber más, ¿qué otras cosas han cambiado de tu aproximación a la música?

—Estoy mucho menos prejuicioso. Cuando me fui de No te va gustar estaba lleno de prejuicios, si era bueno o malo, rock o pop, "paloma", lo que sea. Pero me empecé a relacionar con otros músicos, no solo los rockeros que ya conocía. Y ahí me empecé a dar con los Ibarburu, con Jaime, con Rada, con Martín Buscaglia, con los folkloristas, los murgueros y se me empezó a abrir la cabeza.

—En la música uruguaya, hay ejemplos de bajistas liderando sus propios proyectos. Popo Romano, Federico Righi, Francisco Fattoruso. ¿Por qué pasa eso?

—Es un país muy rítmico. Ahora estoy viviendo en Argentina y veo que hay muy buenos percusionistas pero los instrumentistas de cuerdas no tienen la rítmica y el tempo de los uruguayos que crecemos entre tambores. El bajo es un instrumento que está en nuestro inconsciente colectivo con su mezcla de guitarra y tambor.

Un bajista muy productivo.

Con su amigo Emiliano Brancciari decidió, en 1994 en plena adolescencia, formar una banda. Así empezó No Te Va Gustar, donde fue bajista hasta 2007, cuando decidió dar un paso al costado. A partir de ahí se concentró en una carrera solista de la que Meridiano, el disco que presenta hoy en Sala del Museo, es el tercer trabajo.

El primer disco fue Auto en 2008 y el segundo Calma, de 2010; pero es en el último en el que termina de consolidarse.

Además de su proyecto, Moreno es productor musical: acaba de terminar el nuevo disco de Fabián “Fata” Delgado.

Perfil.

Nombre: Mateo Moreno.
Nació en: Montevideo.
Edad: 38.
Otros datos: Es fundador de No Te Va Gustar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados