CRÍTICA

Musicalidad, maestría y calidad

El Teatro Solís conjuntamente con la Intendencia capitalina inició el ciclo Grandes Intérpretes 2016, con la magistral actuación del pianista argentino Bruno Gelber.

Con un interesante y comprometido programa compuesto por tres grandes compositores románticos como lo son Beethoven, Schumann y Chopin, demostró nuevamente que no en vano comparte con Martha Argerich y Daniel Barenboim la tríada pianística argentina de mayor prestigio internacional.

Gelber inició la velada con la famosísima "Sonata al Claro de Luna" de Beethoven. En ella se pudo apreciar la extremada pureza de sonido y la belleza de su fraseo. Luego abordó del mismo compositor la "Sonata La Aurora" conocida en Alemania como "Waldstein", por su dedicatoria al famoso conde. Su versión fue de una dignidad superior.

A la fidelidad de sentido unió una depurada emoción artística, obteniendo en todo el desarrollo de la obra un equilibrio irreprochable. La sobriedad emocional de Gelber se vio reflejada en cada una de sus interpretaciones.

En la segunda parte se escuchó el "Carnaval" de Schumann. En esta bellísima partitura Gelber sintió la verdadera nobleza de los románticos de genio. El equilibrio interior, la elegancia de matices y el más ajustado refinamiento de las frases fueron cualidades que dignificaron la ejecución de esta obra, elevándola a su verdadero y difícil plano espiritual.

Finalizó su actuación con el "Andante Spianato y Gran Polonesa Brillante" de Chopin. Su capacidad para conciliar la fuerza y plenitud de sonido con la extrema delicadeza del matiz quedó manifestada en esta obra, así como su digitación segura y potente musicalidad, desprovista de todo efectismo vano.

Indudablemente Gelber posee el don de la finura, tanto en el detalle anatómico como en el fraseo, que de sus manos surge con lógica fluidez. Su sonoridad es magnífica, regulando admirablemente los matices dinámicos y haciendo sabio uso de los pedales.

Por su musicalidad en el espíritu, por la maestría en la ejecución, y por la calidad instrumental que puso de manifiesto en todas las partes del programa, Gelber puede ser considerado con toda justicia, como uno de los mayores artistas del teclado.

Así lo reconoció el numerosísimo público congregado en el Teatro Solís para su concierto, que tributó una justa y prolongada ovación.

Bruno Gelber

Recital del pianista argentino Bruno Gelber y Gran Polonesa Brillante op.22 de Frederic Chopin.

Dónde: Teatro Solís. Cuándo: 20 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)