Entrevista

Con la música como única opción

De mirada crítica, Patricio Sardelli, de la banda argentina Airbag, charló con El País antes de su show en Movistar Sentir

La banda argentina Airbag. Foto: Difusión
Airbag, una vida dedicada al rock and roll

En pleno cierre del ciclo de su último disco Mentira la verdad, y de regreso al estudio para comprobar que aparecen sonidos nuevos en su repertorio, los Airbag preparan su vuelta a Uruguay. Estuvieron en diciembre de 2016 en una Trastienda repleta, y mañana sábado serán parte del festival Movistar Sentir, a beneficio del Pereira Rossell. Previo a esta vuelta, el Sardelli del medio, Patricio, que desde principios de los 2000 lleva la banda con sus hermanos Gastón y Guido, charló con El País.

—El año pasado hicieron un concierto sinfónico, ¿por qué?

—A mí me gusta la música clásica desde chico, y siempre tuve la idea de hacer algo con orquesta, pero tocar piezas de Beethoven y Mozart más allá de nuestras canciones. Y Mentira la verdad tiene mucha orquesta, incluso el tema que le da nombre al disco es una sinfonía. Entonces se dio todo, y además fue una contestación a lo que está pasando con la música, que no pasa por su mejor momento. Darle otra música a los pibes, llevarlos a un escenario diferente y tratar de despertar alguna inquietud. Lo hicimos dos veces, y lo que sucedió es que a partir de ese sinfónico, acá empezó a hacerlo todo el mundo.

—Hasta Luis Fonsi hizo un sinfónico de “Despacito” en el Teatro Colón, ¿no?

—Tremendo (se ríe). No sé qué pensar de eso.

—Tenés un punto de vista muy crítico respecto a la música. Desde el escenario, ¿tratás de llevarle al público música de cierta profundidad, que no necesariamente sea la de Airbag?

—Totalmente. No creo que en Airbag esté la salvación, creo que la salvación está en la educación. A mí me gusta mucho la joda, pero todo tiene su momento, y no significa que tenga que estar todo el día escuchando a Beethoven. Vas a un boliche, pasan una música y los pibes se divierten. Pero cuando estás en tu casa y la música que elegís para escuchar es esa, me parece atroz. No pensás, estas todo el tiempo en un boliche.

—Cuando arrancaron con Airbag, que por ahí tenían la edad de parte de su público ahora, ¿qué elegían escuchar?

—Bueno, éramos raros, muy raros (se ríe). Yo escuchaba todo el tiempo Creedence, Deep Purple, pero porque ya éramos músicos, entonces encontrás en esas fuentes a los genios. Íbamos a los Beatles todo el tiempo. Creo que la guitarra nos despertó esa inquietud.

Airbag
Vea el video de "Por mil noches", uno de sus grandes éxitos

—Además, empezaron a tocar en el boom de Popstars.

—Totalmente. Y en materia de bandas, acá estaba súper de moda el rock “viejita” o barrial, que era la degradación máxima. Entonces no tenías opciones en ningún lado, ni del pop ni del rock. No había nada digno.

—Después de Cromañón, ¿sentís que el concepto de rock barrial cambió y con bandas como La Beriso va por otro lado?

—Lo de Cromañón fue horrible y se empezaron a tomar medidas que se tendrían que haber tomado en otro momento. Y abrió un par de cabezas, generó conciencia. Pero el concepto “rock barrial”, para mí, está, pero ya pasó. La Beriso es una banda diferente, tiene otras cosas, cuida su sonido. En el rock barrial no importaba nada.

—Airbag tiene canciones críticas o con un mensaje social, como un par de Mentira la verdad, y tiene otro montón de canciones que a primera lectura son solo de amor. ¿Les preocupa quedar como una banda romántica? ¿Cómo relacionás eso con la necesidad de hacer que la música abra cabezas?

—Nosotros hacemos canciones que nos gustan, punto. Después, sacás un disco como Libertad y las radios eligen qué hacen sonar; y no van a poner “Libertad”, que tiene orquesta y habla del peso del mundo en tu espalda. Las canciones que toman vuelo no las elegís vos. Pero eso le pasó a todo el mundo; a mí me gustan los Guns N’ Roses y la última canción que escucho es “Sweet Child O’Mine”. Los singles que las radios eligen no terminan de tener que ver con el concepto de la banda, es así.

—¿Internet juega a favor? ¿El público tiene más libertad?

—Para mí, internet destruyó todo (se ríe). Tenés mucho y tenés poco; tenés tanta información, que la gente no escucha los temas enteros.

—¿Y cómo se crea música esperando que trascienda, si internet lo destruye todo?

—Pasa que hoy en día un rapero americano saca una canción, y en todo el mundo se escucha eso. De alguna forma, nos pusieron a todos en un mismo nivel, y con esa información te apuntan y te pegan en la frente, porque tienen los mecanismos de control para lograrlo. Te van dando todo y cada vez hay menos rebeldes; eso pasa en la música, en el cine que está muerto, porque la gente consume series y es como una pizza: “dame otra”. Pasa en todos los sentidos del arte, y por eso creo que está muriendo todo. Las expresiones artísticas están devastadas.

—Y si pensás que la música y otras manifestaciones artísticas están muriendo, ¿por qué seguís componiendo y tocando?

—Porque es la única forma en la que sé vivir. Y hay algo heroico en tratar de seguir haciendo cosas que cada vez tienen menos espacio.

Movistar Sentir

Los detalles del festival

Mañana a las 16.00 se abrirán las puertas del Teatro de Verano (había sido fijado en el Velódromo, pero las lluvias de los últimos días obligaron a cambiar el escenario, informó la producción), y desde las 18.00 sonará música en vivo en el Festival Movistar Sentir. Abren los locales de Santé Les Amis, Airbag sale a escena a las 18.50 aproximadamente; Los Cafres van una hora después, sigue El Cuarteto de Nos y cierra La Beriso. Para el evento, a beneficio del Pereira Rossell y organizado por Movistar y Fundación Telefónica, las entradas ya están agotadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º