PERFILES

Música, teatro y humor: la historia de tres uruguayos que llevan su arte a Buenos Aires

Pichu Straneo, Julieta Rada y Cecilia Cósero se radicaron en Buenos Aires para consolidar su obra; El País habló con los tres para que cuenten sus experiencias en la vecina orilla

Cecilia Cósero, Pichu Straneo y Julieta Rada. Foto: Archivo.
Cecilia Cósero, Pichu Straneo y Julieta Rada. Foto: Archivo.

Al igual que Estados Unidos es el destino ideal para artistas de todo el mundo que quieren consolidarse, en la región del Río de la Plata la parada obligada es Buenos Aires. Además de tener más oportunidades para dar a conocer su obra, la capital de Argentina representa el espacio perfecto para impulsar una impulsar una carrera.

A lo largo de la historia uruguaya, hay numerosos casos de artistas que se han radicado en Buenos Aires para catapultar su carrera. Cantantes como Carlos Gardel y Ruben Rada, actores como China Zorrilla y Osvaldo Laport, y escritores como Horacio Ferrer y Horacio Quiroga, impulsaron su obra en la ciudad.

A su vez, ganarse un lugar en la televisión argentina es el formato más eficaz para generar visibilidad de los lados del Río de la Plata. Así, humoristas como Álvaro Navia, Sebastián Almada y Pichu Straneo se ganaron un lugar de renombre gracias a su participación en Showmatch. Lo mismo sucedió con vedettes como Mónica Farro, Andrea Ghidone y Claudia Fernández, que se terminaron de ganar un espacio en la televisión de allá.

Para esta nota, El País habló con tres artistas de diferentes ámbitos para saber cómo es la vida en Buenos Aires. La cantante Julieta Rada decidió mudarse a la capital de Argentina para poder aprovechar al máximo su carrera musical: encontró más lugares donde presentarse y varios músicos locales la invitaron a participar de sus proyectos.

El actor y humorista Pichu Straneo se animó a dejar Uruguay en 1998 para trabajar en Videomatch. Tras un período de desarraigo, logró ganarse un lugar en uno de los programas televisivos más importantes de Argentina. Ahora, ya es uno más allá. La actriz Cecilia Cósero vive allá desde 2009 y encontró un ámbito de trabajo que le ofrece numerosas oportunidades para mostrar su obra.

pichu straneo

Humor de acá que hace reír del otro lado

Pichu Straneo. Foto: Marcelo Bonjour
Pichu Straneo. Foto: Marcelo Bonjour

Pichu Straneo ya es uno más en Buenos Aires. En 1997, el actor, humorista y músico uruguayo conducía el programa infantil Jugo de colores —que se emitía en Canal 4— hasta que recibió una oferta laboral que terminaría consolidando su carrera. “Un día vino la producción de Tinelli al Canal 4 para hacer las cámaras ocultas de La mesa de Andrea, y ahí hicimos amistad con un par de personas de la producción de Videomatch”, cuenta Straneo. “En el barrio y en el canal siempre me decían:‘Vos sos ideal para Videomatch; tenés que estar con Tinellí’, pero yo la veía muy imposible”, asegura.

Sin embargo, aquel encuentro con los productores le terminó dando la oportunidad que esperaba. “Les comenté si podría haber un lugarcito para ir y al final se acordaron de mí. Me llamaron, hice el casting y quedé”, dice. “El tren pasa una vez, esa vez pasó y me subí”. Era 1998 y, en ese momento, Straneo no era el único representante uruguayo en el programa humorístico; Álvaro Navia y Sebastián Almada se habían radicado en Buenos Aires un tiempo antes para trabajar en Videomatch.

Si bien el trabajo en la capital argentina era la oportunidad que estaba esperando, a Straneo le costó decidirse por viajar. “Al principio fue difícil porque no me fui del todo. No me animaba porque me estaba por casar con Mercedes, que es mi compañera de toda la vida”. Por eso, en cada viaje se quedaba en el apartamento de los hijos de José “Tucho”Orta, el director de los parodistas Gaby’s, el conjunto con el que salió en carnaval. “A finales de 1998 me dijeron que me iban a hacer contrato por un año; no lo podía creer”, comenta. En 1999, cuando Videomatch apostó a un perfil más musical, Straneo se destacó. “Empecé con el personaje de Juan Carlos, el locutor y me empezaron a mirar de otra manera. Salía de lunes a viernes”.

Para el humorista, el cambio fue grande. “Para un uruguayo, el canal era como Hollywood. Me sorprendió las horas que trabajaban y que no se complican para nada; es todo rápido: ‘te paso a buscar en un remis y lo resolvemos’”. Además la sorpresa fue toparse con lo grande que era Buenos Aires. “Es impresionante porque con las cámaras ocultas nos llevaban a todos lados. Hace 21 años que vivo acá y todavía me sorprendo. Es un desarraigo importante porque es una ciudad que te arrasa”.

Actualmente, Straneo trabaja en Peligro Sin Codificar y se siente cómodo en Argentina. “Tenemos un grupo de Whatsapp con uruguayos que están Buenos Aires y nos juntamos cada tanto”, dice. En el grupo, liderado por Osvaldo Laport, figuran Maxi de la Cruz, Nicolás Cáceres, Sebastián Almada, Álvaro Navia, Nicolás Furtado, Emiliano Brancciari y Gastón Silva. “Tratamos de darle una mano a todos”.

Una de las reuniones de los uruguayos en Buenos Aires. Foto: Pichu Straneo.
Una de las reuniones de los uruguayos en Buenos Aires. Foto: Pichu Straneo.
JULIETA RADA

Encontrar Montevideo en Villa Crespo

“Hace tiempo amenazaba con que me iba a ir a Buenos Aires, pero nunca me iba”, dice a El Pais Julieta Rada. “Me quería ir porque en Argentina trabajo mucho más que acá y la música que hago yo es mejor recibida, quizás porque hay más gente y más lugares para tocar”. Desde principios de año, la cantante está radicada en la capital argentina. “Hace un tiempo que empecé a viajar más seguido como para ir visualizando lo que es vivir allá”.

A partir de esos viajes le surgieron varias oportunidades. Una de las primeras fue participar de la banda de Fito Páez, quien la invitó a los shows de presentación de su último disco, La ciudad liberada, en el Luna Park y en el Teatro de Verano. También empezó a cantar con Micky’s, una banda tributo a la música de Luis Miguel y fue invitada por Ciro y Los Persas para grabar “Por cel”, una de los éxitos de Naranja persa 2, el último disco del excantante de Los Piojos. “Después de grabar con él, me invitó a salir de gira con la banda. Me sorprendí mucho”, dice.

Formar parte de la banda del argentino la ayudó a decidirse por radicarse en Argentina, pero también le sorprendió que los músicos de allá conocieran su obra. “Me llamaba muchísimo la atención de que se me acercaban a decirme que les gustaba Corazón diamante, y eso que no lo toqué tanto allá. Es como un disco medio de culto entre músicos”, comenta. A partir de ese disco, que se publicó en 2015 y que incluía canciones como “Densa”, “El surco de tu mano” y “Dombe”, empezaron a invitarla a participar de varios proyectos musicales. “Pasaron cosas relindas con ese disco”, asegura.

Al mirar el perfil de Spotify de la cantante, se puede confirmar el interés de músicos argentinos por su voz. Desde finales del año pasado, la hija de Ruben Rada grabó en los discos de Emmanuel Horvilleur, Lo’ Pibitos, Huevo y Acus. “En Uruguay yo tocaba dos veces por año. Eso me bajoneaba bastante”, explica la cantante. “Allá todos los días hay una grabación y un show; es increíble. A pesar de la crisis que se vive en Argentina, hay una cosa de efervescencia musical de nuevos proyectos que te obliga a estar actualizándote todo el tiempo”.

Julieta Rada. Foto: Darwin Borrelli
Julieta Rada. Foto: Darwin Borrelli

Rada también admite que la decisión de radicarse en Buenos Aires está relacionada a temas sentimentales. Cuando la cantante cumplió 18 años se fue a vivir a Buenos Aires para estudiar en una escuela de música durante dos años. “Me puse de novia con Nicolás Ibarburu y me volví a Uruguay; ahora me separé de Nico y me fui a Buenos Aires de nuevo”.

Actualmente, Rada vive en Villa Crespo, un barrio que le recuerda a Montevideo. “Buenos Aires tiene algo encantador que me enamora. Es como mi casa también porque durante toda mi vida fui y vine todo el tiempo”, dice.

cecilia cósero

Una actriz que lleva a Uruguay en sus papeles

Cecilia Cósero da vida hoy a Trinidad Guevara.
Cecilia Cósero. Foto: Difusión.

La actriz uruguaya se radicó en Buenos Aires hace 10 años. “En 2008 me había ido con mi compañero a México para presentar Mi muñequita, la obra de Gabriel Calderón. Ya habíamos terminado la EMAD y queríamos probar en otro lado, así que nos fuimos para allá”, explica. “Cuando llegamos, me escribe el director de El cuarto de Leo para decirme que había quedado en el personaje de la película. Además allá no habíamos encontrado lo que estaba buscando”. Así que a finales de 2008 se volvió a Uruguay.

Lo que la ayudó a darse cuenta de que quería radicarse en Buenos Aires fue la experiencia de haberse cruzado con los elencos de Claudio Tolcachir y Daniel Veronese durante la gira latinoamericana de Mi muñequita. “Además de que nos quedaba cerca de Uruguay, nos dimos cuenta de que nos gustaba lo que se hacía en Argentina. Así que a principios de 2009 armamos las valijas”. Apenas llegó a la capital, ambos vivieron en el apartamento de un amigo que estaba ubicado en el barrio Once. Al poco tiempo empezó a trabajar en Nada de Dios, una obra de Silvio Lang, que estaba inspirada en poemas de la poeta uruguaya Idea Vilariño.

La actriz explica a El País que desde que se radicó en Buenos Aires ha tenido varias oportunidades de hacer teatro contando historias de uruguayos. Trabajó con una directora canadiense para El Portero de la Estación Windsor, la historia de un exiliado uruguayo en la dictadura. Más adelante encarnó a Trinidad Guevara, una actriz uruguaya que en el 1800 se animó a cruzar el charco. “Había algo de la historia de luchar por hacerte un lugar y de salirte de tu país para ampliar tus horizontes, que me hacía sentirme muy identificada con el papel”, dice.

“Buenos Aires tiene muchísima oferta”, comenta Cósero. “Apenas llegué me sorprendió que aprovechaban cada espacio para algo cultural. Había un buen gusto y una dedicación que no se necesitaba mucho para convertirlo en un espacio de encuentro. La parte cultural siempre estuvo muy presente hasta el 2015, con el cambio de gobierno”.

Cósero, que al igual que Julieta Rada vive en Villa Crespo, asegura que es un barrio “muy uruguayo”. “Nos damos cuenta en los mundiales porque la gente sale con camisetas a festejar. Villa Crespo tiene algo muy de Montevideo”. La actriz, que está presentando las obras Piel de cordero y Los días más felices, explica que en Buenos Aires hay una idea muy romántica de lo que es Uruguay. “Se dice que Montevideo es lo que era Capital Federal hace 30 años. Es verdad que somos más tranquilos en Montevideo, pero también hay una imagen idealizada de lo que somos”.

La actriz, que también trabajó en televisión, considera que en Uruguay falta apoyo para proyectos. “No hay ficción nacional. Se tiene que apostar a eso porque hay mucho material de calidad”, asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)