Debut

La música que nació del hambre y las ganas de comer

Con su primer disco, el rapero Gula le da otro matiz a la escena uruguaya

Gula. Foto: Matías Jara
Gula. Foto: Matías Jara

Los momentos bisagra en la vida de Rodrigo Gularte como artista se resumen en un dicho popular, que al menos dos veces aparecerá en esta charla: se juntaron el hambre y las ganas de comer. El primero tiene que ver con el instante en el que se topó con el rap. El segundo, que vino poco después, con su descubrimiento del freestyle y de amigos interesados en esa movida. Y el tercero, con su reunión con los aliados correctos para darle forma a su disco debut.

Que Gularte se presente como Gula y que su ópera prima, estrenada hace días, sea Un joven con hambre, son dos señales obvias de que en la vida de este veinteañero de Jardines del Hipódromo, todo marcha en función del hambre y las ganas de comer. Que son muchas.

Gula, pura voracidad, dice que siempre fue malo para los números, y por oposición le encantaban las letras. Escribía, y se dejaba llevar por una familia, sobre todo la materna, muy musical. En esa línea empezó a estudiar música, aprendió a tocar la batería y un día, escuchando unos temas de salsa, se le apareció el rap casi como una revelación divina.

“Y ahí me di cuenta que se juntaron el hambre y las ganas de comer”, dice a El País, “porque cuando tocaba en la academia, en festivales, nunca me imaginé al frente, con el micro. Mi lugar en la banda era tocando la bata, regateando un poquito de bajo; mi lugar era ese. La pasaba bien, lo hacía como hobby, pero no era algo que me volvía loco: lo que me gustaba era escribir, y cantar con una guitarra no era mi lugar ni ahí”.

Gula. Foto: Matías Jara
"Cansada de lo obvio", corte de difusión del disco de Gula

Ya enganchado con el género, Gula entendió por qué le gustaban tanto los temas más raperos de Gorillaz (“Clint Eastwood” y “Rock The House”), conoció el freestyle o improvisación, y luego a un par de amigos que lo acompañarían en una aventura musical: Seba Jones, hoy en Los Buenos Modales, y Simón Nasser.

“Y desde el momento en que me di cuenta que había un género musical que estaba tan relacionado con las letras, partí los palos de la bata”, sentencia Gula que hoy, sin batería y con mucho rap, abre el show de Dostrescinco en La Trastienda, desde las 21.00.

El camino

Improvisación y poesía

Para Gula, el freestyle fue su mayor herramienta en el camino que lo llevó hasta Un joven con hambre, un disco que no pone en evidencia ni la influencia de la improvisación ni la de los cantantes de salsa, pero que sí incluye canciones de estribillos incendiarios, un flow diferencial y una búsqueda musical que tiene mucho que ver con la evolución que está teniendo hoy el género a nivel mundial, y que pasa por el trap con fluidez.

“Estás en una ronda, escupís ahí, es recallejero y ahí está la piedra, el diamante en bruto”, dice hablando de la improvisación, y sigue: “el freestyle te sirve para perder el miedo, ser recareta, estar más hábil, pulir el flow porque vos te vas subiendo al beat del momento. Es tremenda herramienta”.

Sin embargo Gula, que en su momento trabajó muy duro por el estilo organizando las batallas Knock Out junto con Seba Jones y Milans, hoy casi no usa esta herramienta. En el fondo, siempre quiso hacer canciones, y Un joven con hambre es la obra en el que las plasmó.

“Fue un proceso relargo, yo soy bastante exigente conmigo”, dice Gula sobre este camino, en el que fue clave el trabajo del productor Dubchizza (Guillermo Beschizza, de Los Buenos Modales), quien puso todos los beats del álbum; y el respaldo de Rolo Borrazas y la plataforma Pure Class Music.

“Este disco me representa, me gusta cómo suena, está bien rapeado y suena cálido”, dice Gula, quien apuesta fuerte por la versatilidad musical y el contenido, “porque pienso que alguien tenía que hacer algo más en esto”. En el debe, Gula tiene la intención de mejorar en el canto, en lo melódico como un recurso que le aporte a su trabajo. “Porque con el rap chamuyo bien”, dice entre una sonrisa, “y no hay nadie que me lo enseñe”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º