CRÍTICA - MÚSICA

Música para iluminar días grises

Hasta que no encontramos el exacto color que tiene que tener cada tema no paramos", le había dicho Germán Daffunchio a El País en una de las primeras charlas después del final de la grabación de Brindando por nada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las pelotas. Foto: Difusión.

Hace algunos días Las Pelotas lanzó su nuevo material, de colores tramposos: no es tan oscuro como parece, y está bastante bien como camino a lo más luminoso.

El cambio de Las Pelotas, obligado y elegido, ha sido tan constante a lo largo de estos años que es difícil pensar en un estilo, un perfil, un sonido.

Más bien Germán Daffunchio y sus músicos se han acostumbrado a darle a cada álbum una identidad, que en el fondo mantenga la esencia de esa banda que elige la tranquilidad de las sierras cordobesas para darle forma a lo que tiene que decir.

¿O acaso la canción "Víctimas del cielo" no es ideal para cantarla desde un lugar alto, llenándose los pulmones de aire y mirando alrededor?

La poesía de Daffunchio es una belleza, y en Brindando por nada tiene unos momentos muy buenos. La tremenda "Quizás no puedas", que cierra el disco, con un teclado triste y una voz suave pero desgarrada, es un precioso final para un interesante recorrido.

Para un sector del público de Las Pelotas, este disco puede decepcionar. Le falta potencia, le faltan temas para el show en vivo y, además, hay una búsqueda pop que aparece en "Era", por ejemplo, que desconcierta un poco.

Pero para otro sector, el que disfruta de la canción como unidad y de la variedad de paisajes sonoros, Brindando por nada no está nada mal.

Volviendo a los colores, Las Pelotas se despachó con un disco ideal para iluminar días grises.

Brindando por nada [***]

Banda: Las Pelotas. Sello: Pop Art. Duración: 38 minutos. ¿Dónde? En Spotify. ¿Está bueno? Bastante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)