Entrevista

"Hacemos la música que nos gusta"

Yotuel Romero, de Orishas, habla del nuevo disco de la banda, Gorumet, que logró una nominación en los Grammy

Orishas. Foto: Miguel Martínez
Orishas. Yotuel Romero, Roldán González e Hiram Riverí Medina vuelven a la música con un disco nominado al Grammy. Foto: Miguel Martínez

Son una de las bandas más conocidas de Cuba. Creadores de un estilo musical que mezcla la crítica social con ritmos urbanos y letras poéticas. Después de siete años separados, los integrantes de Orishas (Yotuel Romero, Roldán González e Hiram Riverí Medina) volvieron al ruedo con un potente disco, Gourmet, que lanzaron el pasado mayo y que este viernes fue nominado al Grammy en la categoría de mejor álbum alternativo latino. Así, la banda consigue su tercera nominación al Grammy, y la primera desde 2005.

Lo hace con un disco en el que demuestra la vigencia del trío, acompañados por varios nombres importantes de la música como Franco de Vita, Lila Downs y Silvestre Dangond, entre varios más.

El País habló con Yotuel Romero, integrante del trío cubano y responsable del resurgimiento de la banda. Un músico que ha traspasado la frontera de la composición para adentrarse en la producción y hasta la dirección de videos musicales.

Uno de los primeros cortes de Gourmet en ser presentados fue “Every Day”, cuyo video está protagonizado por la actriz cubana, Ana de Armas y que dirigió Romero. “Filmar a Ana, para mí es muy fácil, porque como le decía a ella, en cualquier ángulo eres bella. Entonces hacía todo fácil”, dice el cantante y director del video, que no ha perdido esa galantería cubana tan característica.

Imagen del video Every Day de Orishas
Video de la canción "Every Day" de Orishas

Esta nueva faceta como director, afirma Romero, comenzó cuando la banda decidió tomarse un tiempo, hace casi una década. En ese momento “me volqué en todo lo que es producción, dirección, escritura” y "Every Day" es el cuarto videoclip que dirige. “Me gusta estar detrás y mostrar mi creatividad”, dice Romero y agrega que “eso es algo que me apasiona”.

Si bien parece que nunca se hubiesen ido, Orishas está de regreso y tiene para festejar, una nueva nominación al premio más importante de la música.

—Comenzaron con un sonido más cercano a Buena Vista Social club, sobre todo en “Represent Cuba”, pero han encontrado un diferencial, haciendo hip hop e inclinándose hacia la crítica social. ¿Siempre sintieron que era su estilo?

—Nunca marcamos un estilo. Hacemos la música que nos gusta, esa era la idea. En los primeros discos se hablaba de la añoranza de estar lejos de La Habana y de nuestra tierra, Cuba. Y lo que siempre quisimos era que, cuando escucharas Orishas, supieras que venimos de allí. Esa fue la meta nuestra desde el inicio. Nunca copiamos un estilo y no queríamos parecernos a nadie. Ahora hay mucha música urbana, pero no sabes de qué parte del mundo vienen, no sabes quién es quién. Tú escuchas Orishas y sabes que viene de Cuba. Y de hecho, hasta creamos un sonido, porque cuando salió la canción de Camila Cabello, “Havana”, la gente decía que era Orishas. Sin darnos cuenta creamos un sonido único y una tendencia musical, y eso es algo que pasarán los años y me seguirá llenando de orgullo.

Imagen del video Represent Cuba de Orishas
Video de la canción "Represent Cuba" de Orishas

—Hay mucha música urbana, pero todo suena un poco igual.

—Es como McDonalds que sabe igual en cualquier parte del mundo. Con la música está pasando lo mismo. Llegas a Argentina y escuchas trap o música urbana y parece que fuera un músico de Santo Domingo o de Cuba. Se ha perdido la identidad, es lo que siento.

—Y esa identidad ustedes nunca la quisieron perder.

—No, y nunca la vamos a perder, porque cuando la perdamos, nos perdemos nosotros.

—¿Cómo son a la hora de componer?

—Nos juntamos entre todos pero a la musa no hay que obligarla. Me he dedicado a componer mucho y en este disco tengo un gran porcentaje de composición y también lo produje. Es que el plato de comida no se crea en la cocina, se crea en el avión, después de un show, tomando una copa con los Orishas en una playa de Tenerife, y llevamos esta receta y empezamos a prepararla en la cocina. Así surge este disco que se estuvo cocinando a fuego lento por dos años. Y cuando encontramos la inspiración ahí plantábamos y escribíamos la receta. Después íbamos a la cocina y empezamos a elaborarla.

—10 años pasaron desde que lanzaron su último disco, Cosita buena, ¿qué estuvieron haciendo en esta década?

—En 2009 decidimos separar la banda porque teníamos criterios diferentes y distintos en base a conceptos musicales. Lo que hicimos con eso fue que cada uno comenzó a emprender su camino como solista. Y entonces me dediqué a la producción y composición. Siete años después decidí juntar la banda de nuevo y arrancar de nuevo con Orishas.

—Así que sos el responsable del resurgir de Orishas.

—Sí, fui yo quien llamó a los chicos, armó la estructura de trabajo para empezar de nuevo a batallar en este camino de la música.

—Me decías que dos años les llevó armar el disco. ¿Por qué tanto tiempo?

—Arrancamos una gira “el regreso de los Dioses” como la bauticé. Pensamos hacer un par de fechas que se tradujeron en 95 presentaciones. Es una locura, se reventó el teléfono porque todo el mundo quería a Orishas. Nosotros contentos porque el público no nos olvidó. Y cuando anunciamos el regreso no paramos de trabajar, y eso me parece una bendición.

Gourmet tiene muchos artistas invitados, más de lo que acostumbran. ¿Cómo fue la selección de los colaboradores?

—Las eligió la propia canción. Queríamos hacer algo distinto pero no diferente. Durante más de 15 años hicimos solo Orishas, así que sazonar nuestra música con otros ingredientes es lo que ha puesto la diferencia a este disco. Además, quisimos elegir artistas gourmet, que tengan la misma filosofía que nosotros. Que sintiéramos respeto y admiración por ellos, y a partir de allí dejamos llevar la imaginación de este disco.

—Entre los colaboradores de Gourmet aparece Franco de Vita, un cantante que uno no asocia a la música urbana.

—Sí, y le sale bien. Lo respetamos en su performance, por eso no le pusimos una base de rap, sino que lo dejamos con su pop tradicional. Hicimos un híbrido para crear un equilibrio que suene coherente.

—Eso será de lo más difícil de lograr.

—Sí, es lo más difícil de hacer, es lo complicado. Ahí es donde se separan los niños de los adultos.

Orishas. Foto: Difusión
Orishas. "Sazonar nuestra música con otros ingredientes es lo que ha puesto la diferencia a este disco", dice Yotuel Romero Foto: Difusión

—¿Cuál es la clave para mantenerse vigentes durante tanto tiempo?

—Trabajando mucho, intentando rescatar lo que suena en la calle porque somos un grupo urbano descendiente de Cuba. Entonces escuchamos cómo suena la calle y lo sazonamos con nuestro soul, merengue y rumba. Esos ingredientes, que son nuestros de raíz, lo mezclamos y hacemos un plato rico de comer.

—Este año cantaron en Cuba, ¿cómo fue esa experiencia de volver después de tantos años?

—Tocamos en marzo, después de 18 años afuera. Fue increíble ver a la familia y a los amigos llorando de emoción. Son canciones con mucha profundidad de letras y cuando las cantas en Cuba, es cuando realmente cobran más sentido. Es como cuando el agua llega a la raíz de la planta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)