La propia discoteca

Música para gente rara en los noventa

Una columna con un canon musical personal. Esta semana: "Pablo Honey" de Radiohead

Radiohead, 1993
Radiohead, con toda la pinta para cantar "Creep"

No es que sea su mejor disco (probablemente ese honor le corresponda a OK Computer) pero siempre es bueno ver cómo una banda, para el caso Radiohead, empezó a construir un sonido que, a la larga los transformó en una de las entidades más importantes de la música de su generación.

Está claro que en Pablo Honey, su primer disco, Radiohead, estaba buscando su personalidad, enredado en la pretenciosidad que, originalmente, lo hacía parecer una versión grunge (y por lo tanto degradada) de U2. Aunque no perdieron cierto componente épico, esa influencia se fue desvaneciendo hacia territorios más propios.

En todo caso, el disco será siempre recordado por incluir “Creep”, el primer gran éxito de la banda y uno de los grandes himnos para varones con poca autoestima o demasiado nerds. La letra le venía al pelo al aspecto desvalido de Thom Yorke, cantante y líder.

Aún hoy el rasgueo de guitarra que interrumpe los devaneos melancólicos de Yorke en ese canción sorprende y llena de energía. Interrumpir una balada con un bramido electrónico generaba un aire ominoso que está detrás del tremendo éxito de la canción.

Esa magia no se repite en Pablo Honey pero escucharlo a 25 años de su salida, es un buen ejercicio para descubrir caminos que luego se concretaron en la banda y otros que, afortunadamente fueron dejados de lado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)