Crítica - Música

Una mujer en el podio de la Ossodre

En el pasado cuando se hablaba de directores de orquesta siempre se pensaba que dicho cargo debía ser ejercido por hombres. En la actualidad cada vez más es frecuente la presencia femenina delante del podio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ben Dor, una de las pocas directoras uruguayas.

Nuestro país fue como siempre muy adelantado en materia de derechos teniendo como primera directora de orquesta a la compositora nacional Elizabeth Saunders (1877-1951) que desarrolló una relevante carrera en los Estados Unidos. La segunda en empuñar la batuta fue la violinista Beatriz Tusset (1918-1981) que fundó en Montevideo su propia orquesta "Anfión" integrada mayoritariamente por instrumentistas mujeres. La última generación de directoras de orquesta está conformada por la tríada compuesta por Renée Pietrafesa (1938), Cristina García Banegas (1954) y Gisèle Buka Ben Dor (1955). Esta última al no haberse dedicado a ningún instrumento en especial como las anteriores, pudo brindarse exclusivamente a la dirección de orquesta, realizando una brillante carrera internacional donde su prioridad es la difusión de compositores latinoamericanos como Ginastera, Piazzolla, Ariel Ramírez, Revueltas y Villa-Lobos.

De allí que eligiera la "Bachiana Brasileira nº 2" de este último para iniciar este concierto. Esta obra fue compuesta en 1930 y fue el compositor Alfredo Casella quien la estrenó en septiembre de 1934 durante el Segundo Festival Internacional de Música de Venecia. Si bien la versión que ofreció Ben-Dor fue correcta, su dinámica fue excesivamente débil, lo que hizo que pasara desapercibido el espíritu vivaz que tiene la tocata final conocida como "Trenzinho do Caipira".

Luego se escuchó el famoso "Concierto de Aranjuez" de Joaquín Rodrigo a cargo del guitarrista compatriota Álvaro Pierri. Nuevamente este prestigioso músico poseedor de una sensibilidad extraordinaria, de un sonido de singular belleza, de un fraseo espontáneo y de una técnica perfecta nos deslumbró con su interpretación. Lamentablemente en el último movimiento la orquesta impuso un tempo más lento contra lo que tuvo que luchar Pierri. No obstante, los calurosos aplausos del público hicieron que el artista ofreciera como bis el virtuosístico "Estudio nº 12" de Villa-Lobos. Fue realmente una pena que no hubiera interpretado el hermoso segundo movimiento de la "Sonata nº 4, Italiana" de Santórsola que fuera dedicada a él. Como cierre de este concierto se escuchó la "Sinfonía al Nuevo Mundo" de Dvorak.

Si bien la interpretación que ofreció Ben-Dor de esta sinfonía fue más convincente que las obras anteriores no dejó de ser una versión discreta.

Orquesta Sinfónica del Sodre.

Directora: Gisèle Buka Ben-Dor. Solista: Álvaro Pierri. Programa: Bachiana Brasileira nº 2 de Heitor Villa-Lobos, Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo y Sinfonía nº 9 "Del Nuevo Mundo" de Antonin Dvorak. Auditorio Nacional del Sodre, 26 de septiembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)