CARLOS VIVES

"La mujer me motiva a hacer canciones"

Antes del show que dará el 15 de marzo en Uruguay, el cantante habló con El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Vives se presentará en Uruguay el 15 de marzo. Foto: Difusión.

Los problemas de señal que tiene en Córdoba, a donde llegó esa mañana para participar del festival de Villa María, no hicieron mella en el humor de Carlos Vives, que al momento de la entrevista se muestra tan simpático y sencillo como se lo ve en el escenario. Dice que hace tanto tiempo que quiere venir a Montevideo que ha perdido la cuenta, y admite que no conoce demasiado de la ciudad aunque sí está al tanto del carnaval y de que es "de los pocos lugares en el sur donde quedó una historia que dejaron los esclavos, que hay un sonido histórico y propio de eso".

Está entusiasmado porque, se sabe, este año saldará esa cuenta pendiente con el público uruguayo: el 15 de marzo a las 21:00 estará en el Teatro de Verano, en el marco de su gira La fiesta de todos, y quedan las últimas entradas en locales de Red UTS, Redpagos y Tienda Inglesa desde 800 pesos. Y porque dentro de poco editará su nuevo disco de estudio, Vives, del que ya se conocen los dos primeros adelantos: "La bicicleta" y "Al filo de tu amor".

Con "La bicicleta", el dueto que hizo con Shakira, el colombiano volvió a un lugar de popularidad que había cosechado con éxitos como "Pa Mayté", "La gota fría" o "Fruta fresca". Un lugar del que se había alejado después de El rock del pueblo, el disco de 2004 y tras el que todo su sistema de trabajo se resquebrajó. Le llevó ocho años volver a dar pelea, impulsado por su pareja Claudia, pero no demoró en reposicionarse con su vallenato simpaticón, del que conversó con El País.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Llegás a esta gira a punto de lanzar un nuevo disco. ¿En qué etapa está?

—El álbum lo estamos trabajando hace un año y se llama Vives. El primer sencillo fue "La bicicleta", el segundo "Al filo de tu amor", y me tiene muy contento porque más que pensar si es o no es muy comercial, lo que quise fue volver a tocar lo que tiene que ver con la diversidad que hay en mi país, nuestras vertientes musicales que van desde el Caribe hasta el Pacífico. Siento que tiene esa búsqueda de mis primeros álbumes y eso me gusta; me tiene un poco ansioso porque además de las canciones más comerciales, las que son más rumberas, que conectan muy bien con los sonidos de hoy, hay muchas historias.

—¿Hay una fórmula para lograr que el vallenato suene actual, moderno?

—Siempre es muy fácil hacer un vallenato como "La bicicleta" y conectarlo con lo urbano, o la cumbia conectarla con lo urbano como hizo Calle 13. Está eso, no sé si es fórmula, pero es un sonido muy nuestro que curiosamente lo podemos vestir con los sonidos urbanos que se aprecian tanto hoy en la radio. Es fácil hacer esa conexión, pero el álbum tiene historias que para mí eran importantes de contar, que tiene que ver con mi país.

—¿Por ejemplo?

—Por ejemplo el deporte, con el caso de "La bicicleta". Tú sabes que para los colombianos el ciclismo es el deporte nacional, el que más títulos y premios le ha dado al país, por encima del fútbol que es el que más se promociona. Es el deporte que une al país, lo practica la gente más humilde y la gente más encopetada. Entonces la bicicleta siempre está presente, pero también hay canciones que tienen que ver con las realidades de la mujer de hoy de Latinoamérica, que como artista yo quiero cantar en contra del feminicidio. Hay muchas temáticas, y la diversidad me permite hacer un álbum así, con diversidad de temáticas, ritmos y sonidos.

—Todo ese concepto parece ir en contra del reggaetón, un género predominante hoy y el que más está saliendo de Colombia al mundo.

—No quiero perder la naturaleza de lo que hago, y si hay canciones que denigran o cosifican a la mujer, el vallenato está del lado contrario: es la adoración absoluta de la mujer. Existen canciones que desvalorizan a la mujer, y por eso me quiero acordar del vallenato que ha sido himno de la mujer. La mujer me motiva a hacer canciones, claro que sí.

—Es una línea temática que viene de tu disco anterior, Corazón profundo, que estaba dedicado a las mujeres de tu vida.

—(Se ríe) Y se seguirán haciendo. En este álbum vas a encontrar cosas así, muy especiales sobre ese tema, combativos.

—¿Cómo has vivido el éxito de "La bicicleta"?

—Tiene ese sentimiento vallenato, pero si le quitas un poquito los patrones urbanos, vas a encontrar un vallenato muy típico hecho por mí. Hay mucho del efecto Shakira, nunca mi música ha sonado en mercados donde Shakira suena y entonces nos abrió a lugares donde no saben quién era Carlos Vives. Pero creo que al poder, al final, está en las líneas melódicas del vallenato: es entrañable, se queda en los niños y en los grandes, y esta canción las mantiene aunque parezca vestida de reggaetón.

—Ya estás al tanto de que la hinchada de Peñarol la incorporó a su repertorio.

—Vi un video de alguien que estaba ahí, y es impresionante. Yo les agradecí y les mandé un mensaje (se ríe), es muy emocionante.

—¿Esas líneas melódicas son responsables de que canciones como "Pa Mayté" o "La gota fría" sigan vivas, incluso en tiempos en que los éxitos son tan efímeros?

—Sí, hay canciones que no se olvidan. Pienso que es el espíritu de la música. Cuando yo grabé "La gota fría", ya 40 años atrás la habían grabado 20.000 veces. Nosotros la hicimos con patrones más modernos, fue como una canción nueva y la seguimos tocando, la gente la sigue bailando.

—Estuviste varios años alejados de la industria, y cuando regresaste lanzaste "Volví a nacer". ¿Cuál fue ese momento de tu renacimiento artístico?

—Tiene que ver con una mujer, para variar. Cuando terminaron mis contratos, se acabó la empresa con la que trabajábamos, el equipo mío se disolvió, toqué puertas y no había oportunidades, y me quedé solo. Y te confieso que soy medio conformista, entonces me quedé en mi localidad, con un musical para niños que tengo hace ocho años. Pero mi esposa Claudia, aunque disfrutaba mucho de eso, no podía entender que después de 15 años de trabajo se terminara todo eso. Empezó a buscarme espacios, un día llegó con un manager nuevo, un día con una compañía, y mira lo que me pasó con "Volví a nacer". Y ya no he parado otra vez (se ríe).

—¿Cómo te encontraste de vuelta en la industria?

—Encontré una industria más complicada, más cerrada, pero al mismo tiempo con unas redes sociales que afectan mucho más, y es algo que no había tenido en mis primeros años. Encontré un mundo un poquito diferente, pero que no cambia la esencia de la artista.

—La alegría constante de tus canciones, ¿de dónde viene?

—De nuestra gente, es la expresión de nuestro mestizaje. Vengo de un pueblo que ha sufrido mucho, pero que tiene una expresión de alegría a pesar de eso. Mi pueblo es de donde vienen los mejores poetas populares, los mejores artistas, con necesidades pero que siempre tiene un gesto de cariño con su público. Un día yo elegí tratar de ser como ellos en su expresión, en su trato siempre caballeroso, ingeniosos en la composición. Cronistas que contaban historias. Vi que esos valores no solamente estaban en Julio Iglesias, sino que había gente en mi pueblo que lo hacía, y quise hacer eso para acercarme a ese lugar como persona, por encima de cualquier cosa.

—¿Te enorgullece ser hoy un artista popular?

—Me encanta, porque es una manera de hacerle ver a la gente la situación de nuestro pueblo, y la deuda que tenemos con ellos.

Por fuera y por dentro

Con este disco debutó Carlos Vives en 1986, impulsado por la fama que había conseguido actuando en telenovelas. Quizás por su condición de galán de ficción, el primer recurso al que apostó fue al de las baladas románticas y con un sonido propio de la época, del que después no quedarían ni rastros en su propio repertorio. Prácticamente no tuvo repercusión.

La tierra del olvido

La consagración absoluta de Vives vino con su disco de 1995, para el que renovó el vallenato que ya había incorporado y que lo empezó a hacer famoso. En ese álbum estaban dos de los temas más conocidos del repertorio del colombiano: "La tierra del olvido", que le da nombre al disco y fue uno de los cortes de difusión, y "Pa Mayté". Las dos canciones son de autoría del propio Vives.

Corazón profundo

Es el último disco de estudio editado por Vives y su vuelta a las bateas tras ocho años sin editar. Marcado por el amor, es un trabajo que puso al colombiano a sonar una vez más en las radios y que lo llevó a ganar reconocimientos por sus ventas. "Volví a nacer", dedicado a su mujer Claudia, y "Bailar contigo" fueron los temas que más repercusión tuvieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados