entrevista

"Montevideo siempre estuvo presente en mis composiciones"

Tras haber sido declarado Ciudadano Ilustre de Montevideo, Fernando Cabrera habló con TvShow.

Fernando Cabrera, ciudadano ilustre. Foto: Darwin Borrelli
Fernando Cabrera, ciudadano ilustre. Foto: Darwin Borrelli

Ayer en la sala Delmira Agustini del Teatro Solís, Fernando Cabrera fue declarado Ciudadano Ilustre. Minutos después de haber recibido la medalla de manos del intendente Daniel Martínez, habló con TvShow. 

—¿Cómo te tomaste el reconocimiento al Ciudadano Ilustre?

-Es algo desproporcionadamente hermoso. Todo el tiempo que duró la ceremonia fue una emoción detrás de la otra. Todas las palabras de colegas de mis comienzos, las personas con las que yo empecé: Daniel Magnone, Pacho Martínez, María Julia Camaño, Mayra Hugo, Estela Magnone, toda la gente de Rumbo, Gustavo Etchenique, Popo Romano... Me olvido y pido disculpas, pero son todos los compañeros de la música. 

También está toda la gente de los coros, porque yo empecé cantando allí y luego arranqué con la canción popular, pero la gente que me acompañó en ese camino también venía de los coros; entre ellos estaba Mariano Arana, que era barítono.

—Al principio de tu discurso nombraste que el 22 de noviembre era un día especial porque se cumplían 50 años del White Album, de The Beatles. ¿Qué impacto tuvo ese disco en tu música?

—Ese álbum y todos los de The Beatles me inspiraron. Me acordé de que hoy era la fecha de lanzamiento del disco, pero toda la obra de ellos, desde el primero hasta el último, fue de lo más inspirador para mi vida, y lo sigue siendo. Me inspira todo: el formato, estructuras, timbres, voces, la búsqueda musical, el ánimo de tirarse al agua. Ellos tuvieron un ánimo vanguardista que me inspira siempre.

—Recién nombraste que en este reconocimiento participó mucha gente que te acompañó en tus comienzos, y recordé que en una entrevista comentaste que Jorge Lazaroff fue el que te alentó a mostrar tus canciones. ¿Cómo recordás esos primeros momentos?

—Con Jorge éramos compañeros de conservatorio, que hoy es la Escuela Universitaria de Música, en la clase de composición. Un día le mostré mis dos primeras canciones, “Vidalita fea” y “Paso Molino”, sin ánimo de dedicarme a la canción porque yo pensaba en ser arreglador y compositor de música instrumental. Cuando las escuchó me dijo: “Está bien que tengas la intención de hacer arreglos, pero vos tenés que dedicarte a esto; hacé canciones”.

—El año pasado editaste el disco 432, que tuvo muy buenos comentarios del público y de la crítica; además esta semana te presentaste en Argentina. ¿Cómo analizás la recepción del público de tu obra?

—Increíblemente es cada vez mayor. Mi trabajo ha crecido, en lo que tiene que ver con la recepción de la gente, ha ido en ascenso cada vez más. Empecé con poco reconocimiento pero eso fue creciendo y creciendo hasta el día de hoy, y no para.

—En el discurso de agradecimiento hablaste sobre tu relación con Montevideo. ¿De qué manera te inspira la ciudad al momento de componer?

—Quiero mucho a esta ciudad. Desde niño la recorrí siempre de arriba a abajo. Al comenzar a hacer canciones, al momento de poner una calle, de poner una referencia, siempre me surgían lugares que yo conocía. Algunos eran de mi infancia, otros no. Montevideo siempre estuvo presente en mis composiciones. Mi relación es amorosa: yo amo a esta ciudad con sus virtudes y sus defectos. Es mi ciudad.

agradecimiento

El discurso de Fernando Cabrera

"Hoy 22 de noviembre es una fecha muy especial para nosotros, los músicos, y para todo el mundo porque se cumplen 50 años de la edición del "Álbum Blanco", de Los Beatles. Mi amada ciudad me honra con este nombramiento, y me he preguntado, lógicamente, cuál podría ser el motivo. Por más de seis décadas he sido un hijo atento y servicial; no produzco humo ni tiro basura, no he vandalizado parques, plazas ni esculturas. Como persona curiosa, [de Montevideo] la he recorrido minuciosamente desde un barrio a otro, desde Santiago Vázquez hasta Paso Carrasco, desde el puerto hasta Manga o Melilla. Primero en mi bicicleta, en épocas adolescentes; luego en mi taxi, en el que trabajé con mis hermanos durante un largo tiempo, después en mis propios vehículos, de segunda o tercera mano, hoy a pie o en transporte público.

Cuento esto para decirles que conozco a la ciudad, la vivo con sus virtudes  y defectos, que quizá son similares a los míos. La vida breve de este país y su capital es quizá la explicación de nuestra común inmadurez, aunque esta idea no tiene por qué ser compartida. Breve dedicatoria a mi madre, Nora, que me llevó a estudiar guitarra a los seis años aunque no lo había pedido. Me dejó en manos de otra categoría de madre, que fue mi su profesora de guitarra, Noemí Porrati, que me puso en contacto con la canción hasta el día de hoy.

La ciudad que tanto quiero me regala hoy la alegría de este orgullo que llevaré como una escarapela prendida en el alma. Gracias Junta [Departamental] y gracias Municipalidad. Un abrazo para todos ustedes".   

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)