MÚSICA

Monsieur Periné, la banda que pasó de tocar en casamientos a ganar un Grammy, llega a La Trastienda el 20 de mayo

Antes de la primera visita del grupo colombiano a Montevideo, Santiago Prieto charló con El País 

Monsieur Periné. Foto: Difusión.
Monsieur Periné. Foto: Difusión.

Los 12 años que pasaron desde su formación, la banda colombiana Monsieur Periné pasó de tocar versiones de clásicos del bossa nova y de los boleros en casamientos y fiestas privadas, a presentarse en festivales como Lollapalooza y hacer giras por Estados Unidos. Cuando ganaron el Grammy Latino a mejor artista nuevo en 2015, el trabajo de Catalina García (que participa en el último disco de No Te Va Gustar), Santiago Prieto y Nicolás Junca empezó a resonar por toda Latinoamérica, y lo que había comenzado como un chiste se terminó convirtiendo en un proyecto de vida. 

El detonante fue el álbum Caja de música (2015), producido por Eduardo Cabra -el ex-Calle 13, también conocido como “Visitante”-, donde ofrecían una serie de canciones inspiradas en la cruza entre el gypsy jazz y varios ritmos latinoamericanos, y en el diálogo entre la dulce voz de García y creativos arreglos de vientos. De allí surgieron éxitos como “Nuestra canción”, “Viejos amores” y “Tu Ma’s Promis”, y la banda -cuyo nombre se inspira en ellibro Las partículas elementales, de Michel Houellebecq- salió de gira por Europa y toda América buscando expandir su universo sonoro.

Estas experiencias influyeron en el sonido de su tercer disco, Encanto tropical, donde apuestan a retratar la diversidad musical del continente. Allí aparecen canciones como “La sombra”, “Encanto tropical” y “Veneno”, que son un fiel reflejo del interés del trío por hacer dialogar las raíces latinoamericanas con el sonido actual. Para presentar el álbum, anunciaron La sombra, una gira que los llevará por 12 países y que incluirá una escala en Montevideo el 20 de mayo, donde llegarán por primera vez para presentarse en La Trastienda. El guitarrista Santiago Prieto charló con El País sobre esta visita.

—Monsieur Periné comenzó en 2007, cuando tocabas con Catalina tocando en matrimonios y fiestas privadas. Ahora están empezando una nueva gira por Latinoamérica y Estados Unidos ¿Les sorprende este cambio radical?

—Es una locura porque cuando empezamos la banda nunca pensamos que nada de esto iba a suceder. De hecho, el nombre que le pusimos era un chiste y se terminó convirtiendo en nuestro proyecto de vida. Nos hace sentir muy afortunados y agradecidos y darnos y darnos cuenta de que ha habido mucho trabajo de tomarse esto trabajo en serio y hay mucha resistencia. Siento que con esta gira, sumada a los conciertos en Lollapalooza y Rock In Rio, esto es una cosecha de lo que hemos sembrado en estos últimos años. Nos da orgullo, gratitud y, sobre todo, la certeza de que queda mucho por aprender.

—En Encanto tropical se incluyen colaboraciones con Vicentico, Julieta Venegas y Leonel García. ¿Cómo analizan esa unión entre músicos? Por ejemplo, Catalina cantó junto a No Te Va Gustar en Otras canciones.

—Creo que es algo que ocurre últimamente y quienes lo pusieron de moda fueron los artistas de música urbana que, inteligentemente, han creado como un gremio de músicos. Esta debería ser una constante porque la música es un arte evidentemente colectivo. En este disco tuvimos la fortuna de darnos cuenta de que es bueno colaborar con otros para aprender y las participaciones de Julieta, Vicentico y Leonel nos ayudaron a nutrirnos; creo que a ellos les pasó algo similar porque es bueno trabajar con gente diferente que tiene cosas nuevas para decir.

—¿Sientes que hay una nueva corriente de unión en la música latinoamericana? Además de las colaboraciones, varios artistas están generando un interés por acercarse a los sonidos de raíz.

—Yo siento que sí. Lo que más se siente ahora es que lo urbano está tomando el mundo, pero también siento que en la música latina hay un acercamiento hacia la raíz, que, por poner una antagonía con lo urbano, se trata de música campesina. Casi todos estos géneros de la música latinoamericana provienen del canto y están muy relacionados con la naturaleza de los lugares. Por ejemplo, la cumbia nació en la costa del caribe colombiano, y que nace como ecosistema de voz que es ecotropical del cual la gente empieza a crear tambores y flautas con maderas del lugar y le generó un color característico a la música. Creo que hoy hay muchos artistas que hoy en día están acercándose a explorar la raíz latinoamericana, porque si uno vive en las ciudades y no tuvo una educación de estos sonidos, puede desconectarse del interior.

—En el disco Encanto tropical apuntaron a interpretar canciones centrándose en distintos sonidos latinoamericanos. ¿Cómo fueron trabajando el sonido?

—Con este álbum buscamos retratar la diversidad de la música del trópico. Cuando uno habla de lo tropical, siempre lo asocia con la música bailable, caribeña y quisimos hacer algo así. Buscando referencias e investigando, nos encontramos con un libro que escribió [Alexander Von] Humboldt cuando vino acá y estudió los distintos climas del trópico con un mapa. Nosotros quisimos hacer algo parecido para que cada canción tuviera un viaje asociado a un ritmo diferente. Para lograrlo, grabamos en vivo en Bogotá con la colaboración con 45 músicos; preferimos eso en vez de utilizar samples. Nos dimos el lujo de grabar ensambles de la Orquesta Sinfónica de Colombia e incluimos varios percusionistas y flautas andinas, y todo el proceso estuvo acompañado de la producción de Eduardo Cabra [ex-Calle 13].

—En canciones como “Encanto tropical” y “Me vas a hacer falta” se percibe la importancia de los arreglos de vientos. ¿Qué posibilidades les brinda ese sonido?

—Desde que empezamos con Periné estuvimos relacionados, en cierta forma, al jazz y al swing. Por eso, el lenguaje de los metales ha sido muy importante en la música que hacemos. El arreglo de Big Band para “Encanto tropical” fue el primero que hice en mi vida para este tipo de formación y tuve que estudiar bastante. Para hacerlo me inspiré en un artista colombiano de los años 50 que se llama Lucho Bermúdez; él fue uno de los grandes compositores de Colombia y dio a conocer mundialmente el ritmo de la cumbia y el porro. De hecho, su primera grabación la hizo en Argentina porque no tenía dónde grabar y se llevó a las partituras y a la cantante a grabar en Buenos Aires y así se empezó a mover el género por el mundo. Él copió el formato de Big Band de Glenn Miller, pero en formato de la música colombiana, y así nació la cumbia de salón. “Encanto tropical” trata de rescatar ese sonido, pero traído al presente.

—Esta será su primera visita a Montevideo, ¿cómo va a ser el recital?

—Somos una banda grande y todavía tratamos de persistir en la realidad de tocar. Hoy en día hay mucha gente que tiene la costumbre de tocar con secuencias: Cada vez más, los grandes actos están acompañados de DJ set. Vamos a presentar canciones de nuestros tres álbumes en un show que tiene un poder importante en términos escénicos, coreográficos y musicales. La gente va a poder ver un show muy rico. Todos dicen que el show es más chévere que el disco grabado. Nuestra música tiene que ver con un ritual y cada vez que tocamos estamos transformando emociones. Creo que la gente de Montevideo que vaya al show va tener la chance de disfrutarlo.

santiago prieto

Montevideo, una primera visita con expectativas

Si bien la cantante Catalina García visitó Montevideo en diciembre del año pasado para participar de la grabación de Otras canciones, de No Te Va Gustar, el concierto del 20 de mayo significará el primer encuentro de Santiago Prieto con la capital uruguaya. “Estoy muy contento de tocar allá. Cata conoce las playas de Uruguay y me contó que es increíble”, explica el músico. A su vez, Prieto se declara seguidor de la obra de Eduardo Mateo, Jorge Drexler y No Te Va Gustar. “Tengo la impresión de que es la Suiza de América, como dicen ustedes, y amo la cantidad de arte que ha llegado hasta acá”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)