Carnaval 2018

La Mojigata y Los Choby's son firmes candidatos liguilleros

La comparsa La Carpintera Roh mostró un buen trabajo, mientras que la murga La Línea Maginot tuvo altibajos

La Mojigata
La Mojigata en el desfile inaugural. Foto: Marcelo Bonjour

La Mojigata volvió a la segunda rueda del Teatro de Verano con un muy buen espectáculo, basado en un libreto sólido y muy bien interpretado, con un coro de notoria superación en comparación con años anteriores, aunque el canto lució con mayor eficacia en la primera rueda.

La mayor fortaleza del grupo son sus textos jugados y originales, cuya base está en la combinación de humor y reflexión para interpelar un tiempo presente de injusticias, desequilibrios, utopías diluidas y revoluciones por hacer.

El tono del espectáculo analiza con humor las acciones del individuo, del que trazan una caricatura completa; una radiografía de actualidad que habla de sus posturas conformistas y sus modos de negociación e interacción con el sistema y sus lógicas hegemónicas.

La Mojigata habla del presente, pero visto a través de una sucesión de viajes imaginarios hacia el pasado y el futuro, tiempos a los que la murga se transporta a través de cuplés breves, que son propuestos en escena de modo vertiginoso.

La potencia del libreto tiene su punto de mayor contundencia en el cuplé “Mi Revolución”, uno de los posibles candidatos a figurar entre los mejores de la temporada. Un concepto similar le corresponde al pasaje sobre la emancipación laboral, un extenso relato que habla de las virtudes de romper la dependencia y los vínculos con los patrones, cuyo genial giro de espiral transforma al individuo en un “socio” de sí mismo, con todos los vicios y discursos propios de las corporaciones, a las que se refieren con ironía y sarcasmo.

El remate de la propuesta denuncia la destrucción del planeta, en otro cuplé de muy buena factura, al que sigue otro de carácter festivo, denominado “La Rotonda del Pensamiento”, que describe alegremente a un conjunto de ideas circulando de modo caótico, como en el convulsionado tránsito de Montevideo, que es también una posible mirada autorreferencial sobre los modos de creación del grupo, donde las ideas están en permanente movimiento.

Lo mostrado por el grupo posee sobradísimos méritos para volver a la liguilla, a pesar de una sanción de seis puntos por superar el tiempo máximo de actuación.

El cierre de la noche fue protagonizado por los humoristas Los Choby's, que repitieron una muy buena performance humorística.

Sus méritos son indiscutibles, ya que pudieron superar una noche fría y ventosa, de poco público, al que igual movilizaron a través de sus escenas. Martín Prado comandó notablemente a un elenco juvenil, que pisó firme en escena, interpretando un texto a la medida de un grupo que se juega por escenas largas y explora las contradicciones y contrasentidos del los individuos, donde ellos, en primera persona, resultan los implicados.

Las humorada central sobre El Papa tuvo gran respuesta.

La típica humorada del jurado, un tema recurrente del grupo, tuvo un menor puntaje y volvió a presentarse un poco larga, al tiempo que la del pesebre, que había sido la más floja en la primera rueda, ganó dinámica y obtuvo alta devolución de la platea.

Sus méritos le aseguran un regreso liguillero, para buscar una buena posición final.

Más

Candombe y murga

La apertura de la noche la realizó la comparsa La Carpintera Roh, un grupo en ascenso en la siempre difícil categoría del candombe. Lo hizo con un espectáculo bien resuelto, de libretos interesantes, que mejoró en el plano musical, coral y de interpretaciones solistas, un área donde todos los grupos del género han presentado dificultades.

Se trata de una comparsa en desarrollo, que apuesta fuerte por el despliegue escénico, acaso la clave para buscar un lugar entre las finalistas.

La historia sobre la vida de José Antonio “Macho” Lungo, emblemático personaje de los carnavales de antaño, está narrada con amplitud y delicadeza. Allí se destacan sus vínculos con el barrio, su familia, la creación artística y la política. No es seguro su regreso liguillero, pero tampoco es imposible.

A segunda hora actuó la murga La Línea Maginot, con un espectáculo de nivel intermedio. Su propuesta Máster Murga va de más a menos, encontrando momentos más atrapantes que otros en su libreto.

Tuvo buenas interpretaciones, pero le costó la comunicación. Sus canciones de presentación y despedida fueron los pasajes de mayor efectividad. Es difícil su vuelta a las instancias finales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)