MÚSICA

Mirar hacia atrás para inspirarse

Robbie Williams se ha convertido en un clásico del pop británico, como Elton John o George Michael.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Robbie Williams. Foto: Wikimedia

Aunque se siga hablando de sus años salvajes, lo cierto es que Williams tiene unas cuantas canciones para defender ese título, más allá de sus escándalos y de que su mejor producción está en los comienzos de su trayectoria en solitario.

En aquella época, fines de los años noventa y principios de la década de 2000, Williams trabajaba entre otros con Guy Chambers, compositor y productor con quien grabó varias de sus más conocidas canciones.

Ahora, para este disco, volvió a colaborar con Chambers y aunque en los créditos del disco hay muchos más productores y socios, el álbum tiene un marcado aire nostálgico y retrospectivo, que remite a los primeros pasos de Williams en el pop, que muchas veces tenían como punto de partida el piano, uno de los instrumentos característicos del estilo de Williams. Obviamente, lo primero que se escucha cuando empieza el disco es ese piano.

En cierta manera Williams se repite a sí mismo y el nivel de las composiciones no es tan alto como "Strong", "Better man" o "Millenium". Pero más allá de eso, Williams suena mucho más vigoroso e inspirado que en sus últimos trabajos, que a excepción de Take The Crown (2012) fueron asuntos poco memorables.

Robbie Williams

Disco: The Heavy Entertainment Show

¿Está online? Sí, y en disquerías

¿Está bueno? Es un disco mejor que los que venía haciendo y da esperanzas de nuevos logros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados