MÚSICA

Mirada moderna a lo más clásico

El grupo argentino Amores Tangos, hoy en la Sala Zitarrosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diferentes: Amores Tangos aborda el tango de otra manera. Foto: Difusión

Aunque la banda nació en 2008 y desde que empezó a editar discos le está yendo muy bien (estuvo nominado a premios, ganó algunos) y ya giró tres veces por Europa, siendo parte de distintos festivales, hasta ahora nunca se le había dado la oportunidad de actuar en Montevideo.

Amores Tangos cumplirá entonces un pendiente hoy, cuando a las 21:00 se presente en la Sala Zitarrosa. Quedan entradas en venta en Tickantel y boleterías, desde 300 pesos.

"Por cuestiones de organización, hubo algunas posibilidades para ir que lamentablemente no se concretaron, así que decidimos no esperar más e ir por nuestra cuenta. Por lo cual pedimos una fecha en la Zitarrosa, nos compramos siete pasajes en el alíscafo, y allá vamos. La expectativa es ser felices, hacer lo que hacemos y disfrutar del encuentro con la gente", dice a El País el director y guitarrista del grupo, José Teixidó.

Parece obvio que esta llegada finalmente se esté concretando. Porque más allá de la tradición que el tango tiene en Uruguay, el repertorio de esta banda argentina también incluye al candombe, un ritmo que es propiamente de acá.

"En mi caso, escucho candombe desde muy chico. Mi viejo tocaba mucho temas de Los Olimareños y también de El Sabalero. Después escuchamos mucho a Rada, Jaime, Mateo, y la lista sigue", dice Teixidó. "Entonces a la hora de elegir qué tocar o cómo componer, el candombe siempre aparece. El desafío es tratar de tocarlo siempre un poco mejor", agrega. Igualmente, el abordaje de Amores Tangos está lejos de parecerse al típico de cualquiera de estos géneros nombrados. En líneas generales, su impronta tiene ese ribete circense de la obra de Emir Kusturica, lo que hace que el ánimo festivo atraviese todo.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"El estilo fue apareciendo naturalmente, no fue premeditado. Siempre pensábamos en las cosas que nos gustarían tocar el día que tuviésemos un grupo, y así entró la música de las pelis de Kusturica y tantos otros temas que sentíamos que iban muy bien con los tangos", explica el director.

Esa mirada que en Europa fue señalada como "revolucionaria", hace que el público que atrae Amores Tangos no sea demasiado específico. Teixidó asegura que a sus conciertos van tanto jóvenes como adultos, y adeptos a cualquier tipo de música.

"Viene público tanguero que se encuentra con clásicos, cosas nuevas y hasta escucha una cumbia y disfruta mucho del show. También viene gente que piensa que no le gusta el tango y salen cantando Los cosos de al lao", comenta. Habrá que ver si acá pasa lo mismo.

Una anécdota.

Entre tanta cosa buena que le ha pasado a Amores Tangos últimamente, resalta una de este año: dieron un show privado para los Rolling Stones en su último paso por Buenos Aires. "Eso nos dejó una muy buena sensación y un recuerdo imborrable", admite Teixidó. "En un momento de la noche estábamos charlando con Mick Jagger acerca de cómo era el tango, la milonga, cómo se bailaba, cómo funcionaba el bandoneón. Se dio una charla de músicos y fue increíble".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)