MÚSICa

Milongas importadas con un cariño especial

El brasileño Bebeto Alves presenta disco el viernes en el CCE.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El músico brasileño Bebeto Alves. Foto: Difusión.

El disco que el músico brasileño Bebeto Alves viene a presentar a Uruguay se llama Milonga Oriental, y por el nombre se podría inferir que hay influencia rioplatense o específicamente uruguaya. Pero no nació desde allí, desde esa inspiración, sino de un momento personal complejo.

"Para ser honesto, es un disco que trae reflexiones profundas de un momento por el cual pasé con dudas sobre si iba a estar vivo por más tiempo", cuenta vía mail a El País en medio de una gira regional. La grabación de Milonga Oriental fue interrumpida por un trasplante de hígado, suceso que de un modo u otro está en la temática de sus nuevas composiciones.

Con esas canciones y su banda, los BlackbagualNegoveio, Alves llegará este viernes al Centro Cultural de España, para dar un concierto con entrada libre a las 19:00. La capacidad de la sala es limitada.

Alves, un músico casi de culto que se ha convertido en un referente para otros artistas brasileños (sus canciones han sido grabadas por Belchior o Ana Carolina, por ejemplo) con propuestas siempre originales, reconoce que hay "ansiedad" por presentarse en Montevideo. Tocará canciones de varios discos, cuenta, y algunas nuevas "que intentan traducir este momento complicado que estamos viviendo en Brasil".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Esta conjunción de canciones de su repertorio tiene que ver también con que el año pasado el cantautor se reencontró para hacer un DVD con un disco que tiene casi 20 años, Mandando Lenha, que lo llevó a revisar parte importante de un trabajo grande que viene haciendo ya desde la década de 1970. Tiene más de 20 discos.

"Ahora me veo con más lucidez y más capacidad de organizar los sonidos y las informaciones que desembocan en mí", dice pensando en cómo ha repercutido el paso del tiempo en él. "Todavía me entusiasmo con el descubrimiento de un proceso creativo, con esa excitación casi juvenil. Siento que hice cosas importantes y que todavía puedo hacer otras", dice.

También reconoce que le genera curiosidad saber qué estará haciendo a los 80 años (tiene 61) y que, ante todo, lo importante de su música es que sea "lo más honesta posible".

Identidad.

Los abuelos de Alves eran uruguayos, lo que lo ha llevado a tener una relación de inevitable afecto con este país. "Recuerdo la frontera y Bella Unión, la tierra de mis abuelos paternos. Me acuerdo de un pequeño lugar donde fui a tocar una vez, Tomás Gomensoro, ¿puede ser?", pregunta mientras recuerda las primeras imágenes que se le vienen de Uruguay.

No todo es tan grato, tampoco. "Traté de sacar la ciudadanía uruguaya y, según la información que me dio el consulado, los nietos no tienen la ciudadanía directa. Qué pena, quería ser ciudadano uruguayo", comenta Alves.

Al menos el viernes se reencontrará con un país cercano y se conectará con un público, que bien podría ser su familia, a través de las canciones que viene componiendo hace décadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)