Laura y los Branigan tiene un nuevo disco, “La Misión”

Micromundos que pierden oscuridad

Un laberinto puede ser una pesadilla, un lugar que con su sola presencia implica el riesgo de perderse, quizás para siempre. También puede ser un refugio, un sitio en el que esconderse y protegerse de lo demás.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para la cantante, el nuevo disco es más rockero y menos oscuro que los anteriores. Foto: L. Aguirre.

Un laberinto es, además, el nuevo disco de Laura y los Branigan: esas ideas se sugieren desde el arte y terminan dibujándose con las canciones, pequeños micromundos cargados de misterio y sensualidad.

La misión se llama el tercer trabajo discográfico de la banda que lidera Laura Gutman, que se presenta con un laberinto de un tenue color verde dibujado por Alfredo Ghierra. Desde el arte se marca una primera diferencia con los dos discos anteriores, Disco negro y No me acordé de mirar.

"Apareció el color podríamos decir, más que perdió el negro. Veamos el vaso medio lleno", comenta entre risas Gutman a El País. La decisión de salirse del negro fue consciente; también el vínculo que se generó entre la imagen del laberinto y el concepto de misión.

El color también apareció en la música, otro punto de contraste con los álbumes anteriores. "El beat subió un poquito, está un poquito más rockero; yo estoy un poco más feliz, no es todo tan oscuro", dice.

Si no puede ver el video haga click aquí.

La misión no es un disco luminoso ni mucho menos, pero es como si la niebla que ha acompañado a los Branigan se hubiera disipado un poco. Y eso tiene que ver directamente con el presente de Gutman, que termina influyendo en la banda que completan Mario Davrieux, Manuel Rilla y Manuel Souto.

Los cuatro son confesos "fans de las capas" de sonidos y eso está latente en su música. La misión, que llevó dos años de composición, es una muestra más de ese gusto: los largos tiempos entre discos (cinco años) "tienen que ver directamente con las miles de capas".

"Igual me parece que cinco años entre cada disco no es tan tremendo acá en Uruguay. Lo que nos pasó es que veníamos tocando muy bien, y un día nos cansamos de tocar lo mismo. Entonces decidimos parar para componer y eso estuvo largo en general", admite Gutman.

La pausa se sintió, pero el resultado es quizás el disco más logrado de la banda. Lo presentaron en el Centro Cultural de España en septiembre y el 26 de noviembre harán parte de las canciones en Cinemateca, en el ciclo Aut Out con Pompas.

Gutman, una mujer que tuvo "10 vidas", fue baterista de Buenos Muchachos y acompaña a Garo Arakelian en su proyecto solista (entre otras cosas), está feliz con La Misión, aunque prefiera pensar en "mini misiones" vitales: "no sé si venís con una misión a la vida pero la vas adquiriendo. Además soy artista, y ni siquiera tengo bien claro qué pasa con este arte".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)