Entrevista

Mick Jagger habla de pandemia y qué canción de los Stones debería elegir Donald Trump 

El cantante habla desde su confinamiento en Francia sobre la película que acaba de estrenar y su vínculo con el cine, de los Rolling Stones y que piensa de los políticos que usan su música

Mick Jagger
Mick Jagger de estreno en pandemia

Hay muchos niveles de fama y celebridad que incluyen: casi famoso, más o menos famoso, famoso famoso y más. Cualquier lista debería incluir en la cima “famoso como Mick Jagger”. Durante más de 50 años ha sido el centro de su propio universo como líder de los Rolling Stones, y fácilmente es una de las personas más reconocibles del mundo.

Además de su trabajo cotidiano como músico, Jagger desde hace mucho ha participado también en el cine. Sus primeros papeles incluyen a una estrella de rock solitaria en Performance de Donald Cammell y Nicolas Roeg, y un forajido australiano en Los hermanos Kelly, de Tony Richardson. Como productor ha estado involucrado en películas como Bent y James Brown: el rey del soul, así como Vinyl, la serie de HBO.

The Burnt Orange Heresy que volvió a los cines de Estados Unidos después de un fugaz periodo de exhibición este año, marca el primer papel con crédito en pantalla de Jagger desde El hombre de los campos Elíseos (2001). La nueva película fue dirigida por Giuseppe Capotondi y se basa en una novela de Charles Willeford a partir de un guion de Scott B. Smith (nominado al Oscar por Un plan simple) que muda la acción de Florida a Italia.

La película en un principio se estrenó a principios de marzo justo cuando los cines estaban a punto de ser cerrados. Ahora está de regreso en carteleras de todo Estados Unidos.

Desde Francia, Jagger conversó sobre la vida durante la cuarentena, su larga relación con las películas y qué canción pondría en un mitin político.

—¿Cómo ha sido el confinamiento para usted?

—Donde estoy ahora en realidad no hay confinamiento. La gente simplemente toma medidas de seguridad y mantiene su distancia. Además, usan tapabocas si salen de compras o a cualquier lugar. Si vas a una tienda, hay gel antibacterial en la puerta, después sales por otra puerta, si hay otra puerta. Todo está muy organizado.

—El lanzamiento de The Burnt Orange Heresy tuvo que suspenderse y ahora se está retomando, además de que los Rolling Stones tuvieron que posponer una serie de fechas de gira. Supongo que su vida generalmente es muy ocupada, así que estos últimos meses debieron parecerle un verdadero cambio.

—Soy igual a los demás. Todos hemos tenido que cambiar nuestras vidas en muchos aspectos. Y aunque las cosas han mejorado mucho en Europa, con las aperturas y todo eso, fue un impacto para el sistema. Hablando de la película, fue muy decepcionante que jamás la estrenaran de verdad porque el confinamiento ocurrió en su semana de lanzamiento. Y después tuvimos que posponer la gira de los Stones, así que ese es un factor un poco desconocido en cuanto a qué ocurrirá el próximo año, en realidad para todos los sectores del negocio del entretenimiento. Creo que se están filmando películas en algunos lugares y es muy difícil hacerlo, porque hay muchas medidas para mantener seguros a todos. La vida en un set de filmación siempre es un poco tensa de cualquier manera, a menudo en un espacio pequeño, con estrés y ese tipo de cosas. Por eso estoy seguro de que ahora filmar es aún más difícil, con todas las restricciones involucradas. Sin embargo, los espectáculos en vivo son otra cosa, los conciertos de todo tipo: rock, música clásica y el teatro, todo tipo de negocios de espectáculos en vivo, por así decirlo, obviamente serán de las últimas cosas que regresarán a la normalidad. Simplemente no es posible desde el punto de vista financiero montar una ópera con 50 personas en el teatro. Así que no sé cómo serán los espectáculos en vivo de música pop o de rock n’ roll el siguiente año. No creo que ocurra gran cosa. Quizá este año en algunos lugares, pero no sé qué pasará.

—The Burnt Orange Heresy es el primer papel de cine que ha tenido desde 2001. ¿Esa pausa fue intencional? ¿Por qué se alejó tanto tiempo de la actuación?

—En realidad no lo sé. No me ofrecieron ningún papel decente. Esa es la típica historia de la mayoría de los actores, supongo. Me alegra no tener que vivir de la actuación, si no viviría en un ático de una sola habitación. Me ofrecen papeles, pero a menudo no son muy interesantes o estoy de gira y no puedo actuarlos. Cuando leí el guion pensé: “Aunque no es un papel muy grande, no hay muchos papeles en la película de cualquier manera”. Así que no fue un papel muy grande, pero fueron un par de escenas muy decentes, así que pensé que podría tener algún tipo de impacto.

—¿Qué hay en el cine que te gusta tanto como para volver?

—Cuando era niño, no era experto en películas. A veces leo sobre directores de cine que pasan su vida aislados viendo películas. Cuando lo pienso, en retrospectiva, era un poco experto en películas cuando estaba en la universidad y me expuse a distintos tipos de filmes. Veía películas europeas. Recuerdo haber visto El cuchillo bajo el agua, por ejemplo, cuando estaba en la universidad y pensé: “Ah, hay otros tipos de películas, no solo lo que veía de niño”. Pero después me atrajo la música por completo. Luego, cuando estaba en la música, la gente empezó a decir: “Podrías interpretar un papel” en todas esas películas estúpidas, la mayoría, solo proyectos que no quería hacer. Y después, en las películas de los sesenta, comenzaron a usar música pop, cada vez más. Y, para mí, los medios comenzaron a entrelazarse un poco más, cuando comienzas a conocer a gente del cine… Así que siempre me interesó, pero obviamente no fue mi primer interés. Fue un interés secundario, supongo, en el que disfrutaba participar. No actúo mucho, pero siempre estoy involucrado en las películas. El problema con las películas es que resulta muy difícil. Es un medio muy difícil porque requiere mucho tiempo. Es extraordinario cuando algo ocurre rápidamente. Quizá puedes hacer un documental con bastante velocidad, pero hacer una película, tener un guion, y todo eso, es un proceso largo. Muchas veces puede ser frustrante. Pero es muy satisfactorio ver el resultado final.

—El Mick Jagger de los escenarios que todos conocemos… ¿Considera que ese es un personaje? ¿Esa es una forma de actuación?

—Si estoy en el escenario, puedo ser personajes distintos dependiendo del humor y la canción o la emoción que quiero transmitir. Obviamente, si estás frente a 50.000 personas, eres un personaje a lo grande. Tampoco soy así todo el tiempo, obviamente. No soy un personaje escénico superextrovertido. No es agradable ser así todo el tiempo. Si fuera así, todos los que te rodean enloquecerían, y tú también lo harías.

—Hace poco puso su nombre en una carta de Artist Rights Alliance que busca el consentimiento de los artistas para la música que se usa en las campañas políticas. ¿Por qué crees que hay algunos candidatos, obviamente uno es Donald Trump, que simplemente insisten en usar música en contra de los deseos de los artistas que la crearon?

—No lo sé. La pregunta es esta: ¿ellos eligieron la música? ¿Hay un DJ o una persona de Relaciones públicas que se encarga de eso? No sé cuál sea la respuesta. Es decir, Angela Merkel usó “Angie” mucho cuando estaba haciendo su campaña. Simplemente es lo que hace la gente, lo creas o no, aunque yo diga: “Ah, no estoy afiliado a esa campaña política”, cuando lo escucha en televisión, la gente cree que sí querías que tu música estuviera ahí. Por eso creo que es bueno que la gente pregunte si pueden usar canciones así en un contexto político. Eso es justo. Creo que sería lo más sensato. Además, la gente puede aceptar o negarse, en vez de solo poder hacerlo. Es una ley arcaica de Estados Unidos. En la mayoría de los países no puedes hacerlo. Solo es en Estados Unidos; es como si tocaras música en un restaurante. Es algo similar. Puedes reproducir lo que quieras. No puedo evitar que pongas “You Can’t Always Get What You Want” en tu restaurante local, ni quiero hacerlo. Es más o menos la misma ley que aplica en un estadio, y en otros países no puedes hacerlo de cualquier manera. A mucha gente y a muchos artistas les molestó mucho, porque ha pasado durante mucho tiempo. Ojalá que todo salga como queremos.

—Cada vez que Donald Trump usa “You Can’t Always Get What You Want”, me pregunto qué cree que significa la canción. Siempre me parece una elección muy extraña.

—A mí también me lo parece. Si fuera el DJ, no elegiría esa. Quizá elegiría “Start Me Up” u otra cosa. No lo sé. Es extraño. Pero no tiene importancia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados