Entrevista con inés estévez

“A mí no me decepciona nada”

La notable actriz argentina recorrerá Uruguay con Estévez & Magic3

Inés Estévez
Inés Estévez en Montevideo. Foto: Francisco Flores

Es un sofisticado show porteño y recorrerá Uruguay, presentándose en Montevideo y en seis ciudades del Interior. Y lo protagoniza una de las grandes figuras de la escena, el cine y la televisión de Argentina: Inés Estévez estará de gira por los escenarios uruguayos en su faceta de cantante, con su espectáculo Estévez & Magic3. En el que ofrece un exigente repertorio vocal, en el que hay jazz, swing, blues y bossa. En Montevideo estará el sábado 14 de julio en la Sala Balzo, y el 18 de agosto en Tractatus, cerrando la gira. Tan talentosa como comprometida socialmente, la actriz habló con El País sobre un amplio espectro de asuntos.

-Todo este caso de Ricardo Darín y las denuncias públicas de maltrato por parte de Valeria Bertuccelli, reafirmadas por Érica Rivas, ¿vos cómo lo ves?

-Prefiero no pronunciarme puntualmente sobre eso porque son todos amigos míos. Todos. Con todos trabajé, a todos los aprecio. Y me parece que pronunciarme sobre ese caso, con nombres y apellidos, es desviarnos del tema central, que es intentar propiciar la igualdad, reconociendo las diferencias. Creo que el principio de la inclusión es que la verdadera igualdad presupone el reconocimiento de las diferencias. Ese es el principio de la inclusión. Hoy tenemos que buscar incorporar a las personas con discapacidad, a las personas con diversidad sexual, y hay que incorporar a las mujeres, y a los hombres. Hay un trabajo muy duro, muy difícil al respecto, en donde la necedad y el miedo, atenta contra esa paz que traería aparejada la consideración de las singularidades.

-Tú que sos actriz, y directora: cuando se habla de maltrato, en el ámbito artístico, y más referido a un ensayo de un drama de Ingmar Bergman. ¿Dónde está esa línea del maltrato?

-En la actuación, y en otras ramas del arte en las que la interacción creativa requiere de la interacción con otros, ocurre una cosa: el que se manifiesta artísticamente está muy abierto, muy vulnerable. El actor padece temores que nadie que no haya transitado por esa profesión puede imaginar. Entonces, creo que los humores y las emocionalidades están muy a flor de piel. En ese camino, el maltrato es algo frecuente. Yo lo he padecido muchas veces. Y no por eso he juzgado a la persona como mala persona.

-En el ámbito actoral ese es un tema muy delicado.

-El actor atraviesa instancias de grandísimos temores, y más en un país como el mío, en el que no hay estructura que contenga a los actores a futuro. Es decir, un actor probado, sigue rindiendo examen a diario. En otros lugares del mundo, un actor que ha hecho la carrera que yo hice, tendría su propia productora, produciría sus propias películas. Y tendría el futuro asegurado. En Argentina eso no sucede. Por eso abandoné esa profesión como mi única profesión. La tengo como una profesión más. Porque no me gusta depender de eso.

-También en este momento en Argentina hay un clima tenso al respecto.

-Creo que nos está pasando a las mujeres, que sentimos la fuerza de un millón de mujeres apoyándonos. Y empezamos a darnos cuenta que hemos naturalizado cosas que hay que desnaturalizar. En este caso coincidió con un compañero varón, pero puede llegar a suceder con una compañera mujer también. Yo lo he padecido de hombres y de mujeres. Tal vez eso convergió en un momento de mucha unión entre las actrices argentinas, luchando también por la legalización del aborto. Tema sobre el que también hay una gran confusión: lógicamente no estamos a favor del aborto. Ninguna mujer en su sano juicio está a favor de esa práctica. El aborto no es un método anticonceptivo. Se trata de evitarlo: por eso estamos hablando de educación sexual. Y de legalizarlo para que sea visible. Si es visible, es factible de ser controlado. Y dejaría de ser tabú.

-Te paso a un tema más leve. ¿Cómo ves hoy la cinematografía en la que tu participaste de joven?

-Aquel era un cine de fílmico, de rollo de película. Entonces, el set de filmación era un templo, improfanable. Había un alto nivel de concentración, bello, que tenía algo de romántico. Equivocarse en una toma, o no tener la letra perfectamente sabida, era una pérdida de dinero para el productor, y quizá hasta atentar contra el resultado de la concreción de la película. Tenía algo de rito, muy hermoso. Ahora, con el cine digital, podés corregir tanto sobre la marcha, e incluso en la posproducción, que se ha banalizado un poco la vida en el set. Noto que a veces tenés a un compañero con el celular mandando un mensaje segundos antes de decir ‘acción’. He llegado a pedir en voz alta, ‘por favor, podemos hacer como antes, hacer silencio cuatro segundos antes del luz, cámara, acción’. Para concentrarnos más. Recuperar un poco esa ceremonia impoluta que era hacer cine.

-El actor vive situaciones difíciles, que el público no imagina.

-Sí, el actor tiene una sobreadaptación. Por ejemplo, Matar al abuelito fue una película que se filmó en Tandil, en el invierno más crudo que hubo en la Argentina. Hubo una nevada en pleno rodaje, y mi personaje andaba descalzo con un vestido de verano. Un día quedé con tortícolis del frío: era muy difícil rodar en esas condiciones. Y el teatro también exige sobreadaptación. Un celular sonando, y yo en la escena más dramática de llanto más profundo, y el público comenzó a chistar. Justo era una escena de un juicio, y el actor que hacía de juez aporreó con su martillo gritando, silencio en la sala. Hasta que el acomodador no se llevó a la persona que tenía el celular yo no pude retomar. La gente no se imagina hasta qué punto el actor requiere de toda su concentración, su temple. Su mente clara, su precisión, su memoria. Eso es algo que con la música no sucede. La música tiene una bohemia hermosa.

Estévez & Magic3
Estévez & Magic3. Foto: Difusión

-¿Te decepcionó del amor separarte de Javier Malosetti?

-No, de ninguna manera. A mí no me decepciona nada, y mucho menos una relación que me aportó lo mejor que me pudo haber aportado un hombre en toda mi vida. Estamos en constante contacto, y es una persona a la que le voy a estar agradecida para toda la vida. Creo que fuimos, hasta el momento, el amor más importante en la vida del otro. Somos muy compañeros. Él me instó a seguir con la música. Él me asesora, y hasta suele cuidar a mis hijas cuando me voy de gira. La verdad que a mí no me decepciona nada, y siempre pienso que lo que está por venir es lo mejor. No puedo decepcionarme de algo que me hizo tan bien. Me dejó el legado de la música, algo que yo no planeaba desarrollar, y que en este momento me está dando unos frutos increíbles: en Buenos Aires agotamos localidades siempre. Y estoy absolutamente abierta a volver a enamorarme. Aunque suena a una frase fatal de Para Ti.

el show

Una pasión nueva de una artista de gran trayectoria

Inés Estévez es bien conocida por su camino de 30 años en la actuación en cine, teatro y televisión, con hitos tan recordables Zona de riesgo y Vulnerables, entre una larga lista. También recorrió la senda de la creación literaria, la dirección teatral, la docencia en interpretación, y a fines del 2015 desembarcó formalmente en el universo de la música.
En su faceta de cantante profesional se presentó en 2016 junto a Javier Malosetti en Montevideo, en Sala Zitarrosa, con un elogiado espectáculo de jazz.
El año pasado se lanzó como solista con un exitoso show en el Teatro Sony. En tan solo cuatro meses, y luego de una serie ininterrumpida de conciertos con localidades agotadas en los Clubes de Jazz mas importantes de Buenos Aires, llenó un ND Teatro acompañada de sección de vientos, cuarteto de cuerdas y músicos invitados, presentación que fue grabada en vivo con miras a convertirse en su primer disco, actualmente en proceso de edición. Ahora, entre julio y agosto, tiene siete fechas marcadas en Uruguay, a donde traerá su espectáculo Estévez&Magic3, con el que se presentará en Colonia (12 de julio), Canelones (13 de julio), Río Negro (19 de julio), Rocha (16 de agosto y Treinta y Tres (17 de agosto).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)