ESTELA MAGNONE

"Este es mi disco más personal"

Hay pocos que pueden hacer alarde de algo así: Magnone debutó artísticamente en un escenario de Monte Caseros, el lado argentino de la triple frontera artiguense.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estela Magnone. Foto: Francisco Flores

Desde entonces pasó mucha música para esta cantautora al piano, que ahora tiene disco nuevo (Telón, editado por Bizarro) y que el sábado está en la Hugo Balzo del Auditorio Adela Reta (a las 21:00, $ 400) con un show con invitados presentando su disco y y otros momentos de una carrera que empezó en un coro familiar en Monte Caseros.

—El otro día escuchaba el disco de Travesía que es de 1982, y ahí estabas vos, Mariana Ingold y Flavia Ripa. ¿Cómo recordás esa época?—A mí me encanta ese disco, pero de hecho me gustan todos los discos que hice. Y ese es muy delicado, con mucha elaboración de arreglos. Teníamos limitaciones (tocábamos más o menos, por ejemplo) pero hicimos un disco muy elaborado. Estaba bueno eso de que hacíamos de todo.

—¿Sos nostálgica?

—No, para nada. A mí me han ido gustando, desde el punto de vista musical, todas mis etapas.

—También formaste Las Tres, Seda. ¿Te sentís cómoda acompañada?

—Sí, y siempre con mujeres. Nos hemos juntado ahí con distintas generaciones, y a mí me encanta hacer cosas con otros músicos. Ahora, en diciembre vamos a hacer un recital con Florencia Núñez y Mariana Lucía, que también son más jóvenes que yo.

—La "movida"de las cantautoras es cada vez más populosa.

—Hay muchas más mujeres, pero también hay mucha más gente haciendo música. Salen músicos de abajo de las piedras. Es increíble. En aquella época había mucha menos gente trabajando. Pero ha habido un incremento, es cierto.

—Hablando de tiempos viejos. Acaba de editarse tu disco a medias con Jaime Roos, Mujer de sal junto a un hombre vuelto carbón. ¿Cómo lo escuchaste ahora?

—Lindo. Me pareció buenísimo. Lo tenía bien presente, pero sentarte a escucharlo todo entero es todo un experiencia. Quedó espectacular, suena muy bien, está muy bien cuidado el arte. Es una buena idea y de rebote ligué yo porque ese disco no se reeditó nunca.

—No tenés muchos discos solistas. ¿Por qué pasó eso?

—No sé. En los primeros discos que los producía Jaime estaba un poco limitada por su posibilidad de tiempo. Como era tan prolífico y estaba en tantos proyectos, ese fue el período más largo entre dos discos; entre Vals prismático y Bruma de abril pasaron como 12 o 13 años. Y ahí empecé yo a producir con otros músicos y me sentí más confiada.

—¿Cuánto te llevó sentirte más confiada?

—Un montón. Confiada en la parte del estudio, digo. Yo empecé a aprender en las sesiones de grabación de Siempre son las cuatro (de Roos) que fue la primera experiencia con un estudio de grabación. Y grabando —más allá de un disquito que les grabamos a mis padres con mis hermanos cuando tenía cuatro años— la primera experiencia fue con Travesía en 1983. Fui aprendiendo un montón, pero recién en los últimos años me metí de lleno en la parte de arreglos y producción.

—¿Qué buscabas con Telón?

—Quería hacer un disco todo mío en letra y música. Siempre tuve coautorías y tenía ganas de hacer un disco de canciones íntegramentre mío, salvo una canción que es letra y música de Eduardo Mateo ("Lago") a quien siempre me gusta recordar porque tuvo mucho que ver en lo que siempre hice. Todas las canciones refieren a algo concreto de mi vida y tengo cosas muy personales como una canción para mi padre, dos para mi hija, una para mi nieta. Es mi disco más personal.

—En eso también te sentiste más confiada.

—En realidad como que desnudo mucho con las letras: todo el pudor que tengo en mi vida civil, no lo tengo en las canciones y a veces cuento cosas que son muy íntimas. Pero si están bien contadas y funcionan en la canción, no lo pienso.

—Y en Telón, además, hay una búsqueda de un sonido...

—Sí, más electrónico. La culpa la tiene Fabián Marquisio (que se encarga de las programaciones rítmicas) pero también lo busqué yo. Igual, es una electrónica muy sutil, medio climática. Y que queda bien en estas canciones.

—Su familia es muy musical. Hasta estuvo en Cantando en familia, aquel programa de televisión.

—Mi padre era director de coro y de orquesta, mamá era pianista y cantaba y teníamos un coro, cantábamos todo el tiempo. Ibamos mucho a Bella Unión y esos viajes largos los pasábamos cantando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)